Obcecados

“No hay peores invidentes que los fanáticos” Manolo.

En este proceso electoral se pueden encontrar varios episodios que demuestran conductas sectarias, el ejemplo mas grotesco sucedió en una sesión del Senado cuando la perredista que preside la Comisión de Derechos Humanos presentó una moción con objeto de censurar a Ernesto Cordero, actual presidente del Senado, ex secretario de Hacienda y aspirante presidencial panista, por la reiteradas acusaciones que le ha hecho al candidato de su partido Ricardo Anaya de recibir “moches” , realizar operaciones de lavado de dinero y de enriquecimiento sospechoso.

La ignorancia jurídica sorprende de los legisladores que avalaron el intento de prohibir públicamente al presidente del Senado ya que en el artículo 61 de la Constitución, verdadero vértice de la inmunidad parlamentaria y primera garantía reconocida históricamente para los parlamentarios se establece que “los diputados y senadores son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos, y jamás podrán ser reconvenidos por ellas”.

La solicitud de reconvenir al presidente del Senado, no obstante ser manifestante inconstitucional y políticamente un ejemplo de sectarismo rampante, se discutió durante casi tres horas, sometida a votación sólo 21 senadores la avalaron, 11 se abstuvieron y 58 votaron en contra (varios frentistas no se alinearon con la intransigencia de los coordinadores).

Ese mismo día los diputados del Frente  exhibieron pancartas en todo el recinto de la Cámara con fotografía del candidato del PRI a quien le hacían señalamientos de desviar recursos públicos, ese acto de propaganda electoral realizado en horas de sesión es una muestra de lo sectaria de una contienda electoral.

Ricardo Anaya de manera sectaria , ha centrado su campaña en atacar al PRI , y directamente ha acusado al presidente Peña Nieto y a “sus empleados de gobierno” de haber cometido actos de corrupción, y desafiando las reglas básicas de la política y de las contiendas democráticas ya personalizó este conflicto, esta estrategia no le ayudará mucho pues ha roto la elemental civilidad que los contendientes deberán observar en los procesos electorales. Ya vivió el viernes pasado un mal momento Anaya en el aeropuerto de Acapulco, donde estaba Meade, y estuvo incómodo, al ver que la gente buscaba a José Antonio Meade para una “selfie” y Anaya no fue tomado en cuenta por las personas, y éste tuvo que ir a saludar al candidato del PRI.

Anaya debería tener cuenta el dicho vulgar “Para tener la lengua larga hay que tener la cola corta” ya que él mismo ha sido señalado como parte de los diputados que recibían “moches”, su gestión como presidente de su partido ha sido muy cuestionada, el origen de su fortuna personal y familiar está en entredicho, constituyó una Fundación para hacer negocios inmobiliarios.

Las investigaciones de la PGR sobre la adquisición de terrenos en los que construyó naves industriales que vendió a empresas fantasmas que pagaron con recursos que provenían de fuentes presuntamente ilícitas como se demuestra con el origen y recorrido del dinero en diversos paraísos fiscales no son meros ataques políticos sino actos jurídicos que se deben esclarecer con pruebas plenas de manera inobjetable, pero el señor Barreiro y los supuestos prestanombres que adquirieron han interpuesto amparos para evitar comparecer ante el ministerio público  a aclarar los hechos, y en su caso deslindar de esta turbia operación a Anaya demostrando ante las autoridades la licitud de su dinero y la legalidad de las operaciones realizadas.

La animadversión que un grupo de intelectuales y dirigentes de organismos han mostrado en contra del presidente de la República los ha llevado a declarar la inocencia de Anaya y lo han elevado a la categoría de perseguido político y aplicando aquello de “que el enemigo de enemigo es mi amigo” demuestran sectarismo injustificado y poco inteligente.

Eso si tiene razón cuando señalan la premura de la PGR lo cual también es sectarismo. En un acto personalista, despreciativo de la historia y más por la soberbia que por ignorancia, Lìopez Obrador declaró que no piensa reelegirse “ ya que trabajará 18 horas diarias lo que equivale a dos sexenios” (tiene dos operaciones en el corazón, no se mide el lenguaraz) ¿ah si, y el articulo 83 de la Carta Cimera16, Porfirio Díaz, la Revolución, y Álvaro Obregón no significan nada? Esta confesión mesiánica exhibe a Liópez como alguien que siente ser un hombre providencial, un ser humano que bajó del cielo para salvar a la  patria.

La palabra sectario significa “fanáticos e intransigentes de una idea, esta forma de pensar y actuar, de unos y otros, en nada ayuda a fortalecer las instituciones ni a mejorar nuestra convivencia, obstruida por los obcecados.

Jugadas de la Vida

Cuba podría cambiar al régimen democrático en abril al terminar el período de Raúl Castro, se escucha ello en esa isla.

Twitter: @ldojuanmanuel

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."