Oaxaca, Oax.- En  el  año  de  1950 el  31  de junio  pueblo y  autoridades de  Oaxaca, rindieron  pleitesía  a  la  memoria  del  presbítero  Ángel  Vasconcelos, fundador del Hospital de Caridad de esta ciudad, al  cumplirse 45 años de  su  muerte,  fue  el  gobernador  Eduardo  Vasconcelos  quien descubrió  la  fiel  imagen  en  busto  de  bronce  del  ilustre  sacerdote Oaxaqueño y  llorado filántropo, debidamente colocado ese  día  en  la hornacina que  fue  construida ex  profeso  en  el  muro  poniente de  la capilla  del sagrado Corazón de Jesús (anexa al  hospital mencionado).

Con ese  motivo se  efectuó una ceremonia cívica  hace 68  años  a  la que fueron especialmente invitados los  familiares del “Padre Ángel” y entre  ellos  el  distinguido filósofo  y  educador don  José  Vasconcelos que pronuncio en dicho acto una espléndida pieza de oratoria. Dijo de la  gratitud  de  Oaxaca  hacia  el  abnegado fundador  de  un  hospital levantado  para  aliviar  el  dolor  de  los  pobres  y  hacia  quienes  lo ayudaron  en  la  nobilísima  empresa,  “Me  refiero  -agregó-  a  las placeras,  puesteras  de  los  mercados  de  Oaxaca,  que  a  diario depositaban en la  cesta del padre mendigo,  ya una legumbre, ya  una pieza de pan, deuda de justicia es la  alabanza de estas mujeres, cuya memoria en este acto se vieron asociadas a  la  gloria del santo, que las miraba con agradecimiento.
Al  descorrer  el  gobernador Vasconcelos  la  cortina  que  ocultaba  el busto y la  placa alusiva a  su inauguración,  se descubrió la  breve pero elocuente leyenda,·  que  dice:
“A don  Ángel Vasconcelos, abnegado servidor  de  la  gente  pobre”.  Hoy  la  calle  de  Tinoco  y  Palacios es ruidosa, con humo y no permite contemplar el Busto.
Este olvidado personaje nació el día 2  de agosto de 1854 y falleció el  2 de  marzo  de  1905,  su  cortejo  fue  impresionante,  los  mercados enmudecieron  y  por  su  voluntad,  sus  restos  fueron  llevados  y depositados  en  el  Panteón  de  San  Juan  Chapultepec,  sus  restos
desde  1912  descansan  después  de  ser  exhumados  del  panteón  de San  Juanito  en  la  capilla  del  hospital,  el  grupo  de  médicos  que coadyuvaron  con  el  padre  hicieron  historia  por  lo  que  los  menciono  y les  muestro  ésta  foto  de  grandes  Oaxaqueños,  que  en  forma  gratuita “Sin  cobrar”,  atendían  a  los enfermos  de  izquierda  a  derecha  de  arriba hacia  abajo:
La  foto  de  principios  del  siglo  XX  ya  nos  muestra  a  personajes  como Ramón  Pardo  que  serían  clave  en  la  academia,  la  política  y  la medicina,  entre  muchas  obras  científicas  solo  citaré  el  opúsculo  que escribió  en  1925,  sobre  la  “Epidemia  de  Tifo  que  invadió  la  ciudad  de Oaxaca  el año  de  1915.
Un  trabajo  reglamentario  que  fue  presentado  a  la  academia  nacional de  medicina  en  la  ciudad  de  México  el día  13  de  mayo  de  1925,  como socio  de  número,  fue  publicado  en  1927,  por Guillermo  lturribarria,  hoy es  una rareza  bibliográfica.
Enseña  los  datos  anotados,  a  propósito  de  los  orígenes  de  la epidemia,  y  nos  dice textualmente: 
A  mediados  de  1907,  un  trabajador  de  la hacienda  de San Nicolás Yaxe,  de  regreso  a  San Baltazar Chichicapam,  su  tierra  natal,  y  a  raíz de  un  viaje  a  la  capital  de  la  república,  enfermo  de  tabardillo, contagiando  a  su  familia,  haciéndose  esta  familia  el  núcleo  de  un  foco de  tifo  que  azotó  al  pueblo  de Chichicapam,  y agregan  los  datos  que  la viuda  de  ese trabajador,  habiendo  muerto  el esposo  y los hijos,  pasó  al pueblo  de  San  Pablo  Huila  del  distrito  de  Tlacolula,  distante  ocho kilómetros  de  Chichicapam,  que  pertenece  a  Ocotlán,  en  aquel  pueblo murió  la  viuda  contagiando  a  sus  allegados  y dando  nacimiento  a  otro foco  que  constituye  la  segunda  etapa  en el  camino  de  la  epidemia.
El  nombre  de  ese  desconocido,  si  existió,  permanece  para  mí,  en  la sombra,  lo  cierto  es  que  la  epidemia  iniciada  en  Chichicapam  pasó  al pueblo  de  Huila,  haciéndose  notar  lo  suficiente  para  que  a  principios de  1908  el  gobierno  del  estado  se  preocupara  por  combatir  ese  foco, para  el  efecto  fue  enviado  a  Huila,  el  Dr.  Reyes,  pero  la  providencia fue  inútil  el  Dr.  Reyes  tuvo  que  regresar  a  Oaxaca,  pues  su  pago  de diez  pesos  diarios,  pareció  un  sueldo  demasiado  fuerte,  para  un médico  que  iba  a  carecer  de  todo,  en  un  pueblo  de  indios  infectados por el  tifo.
Del  pueblo  de  San  Pablo  Huila  el  tifo  se  propagó  al  de  San  Dionisio, donde  residía  la  parroquia  de  Huila  y distante  de  él,  cuatro  kilómetros, el  sacristán  del  señor  cura,  que  fue  su  acompañante  en  una confesión, habría  sido  la  primera  víctima  en  el  pueblo  de  San  Dionisio  que  se encuentra  colocado  sobre  el  camino  que  va  de  Oaxaca  a Tehuantepec,  tiene,  por  un  lado,  la  zona  caliente  en  la  parte  que corresponde  a  Yautepec,  y  por  el  otro  la  zona  templada  de  que  forma parte  el  distrito  de  Tlacolula,  éste  último  fue  el  camino  elegido  por  la epidemia  decidiéndose,  con  ello,  la  suerte  de  la  capital,  Oaxaca  de Juárez.
El  tifo  tocó  los  suburbios  de  Tlacolula,  sin  penetrar  al  corazón  de  este pueblo,  antes  bien,  se  bifurcó,  para  invadir,  como  lo  indica  el  trazo  de uno·  de  los mapas  que  acompaña  este  trabajo,  por  un  lado,  los pueblos de  Santa  Cruz  Papalutla,  San  Sebastián  Abasolo,  San  Juan  Teitipac, Rancho  de  Rojas  hoy  de  Cuauhtémoc,  Santa  María  Guelace,  San Juan  Guelavia  y Santa  Cruz  Papalutla,  distantes  todos  a  24  kilómetros de  Oaxaca  la  capital  que  sería  el  destino  final  y  se  convertiría  en  el centro  de ese foco  epidemiológico.
Ramón  Pardo
NOTA:  en  el  2018  es  difícil  creer  que  en  1915  fallecieran  1007 personas,  en  1916  el  número  fue  de  334  víctimas  y  en  1917  solo  se reportaron  11  muertos,  eso  fue  una  pandemia,  por  las  condiciones  de higiene  de  una  ciudad  que  de  acuerdo  al  censo  de  191 O  tenía  una población  de  35,049  habitantes,  solo  la  estadística  arroja  las diferencias registradas en  los  entierros en  el  panteón general, estas 1352  personas  fueron  en  la  ciudad  de  Oaxaca  y  en  el  distrito  de Tlacolula,  fueron  cientos  no  cuantificados  y  sin  contabilizar  los enterrados  en  el  panteón  de  San  Juanito  y  solamente  resulta espantoso  saber  que  en  el  Lazareto  de  Guadalupe  antiguo  Hospital  de Belén  murieron  167 hombres  y  111  mujeres,  hoy  la  falta  de  asepsia  en la  ciudad,  las  condiciones  del  zócalo,  con  los  Triquis,  la  venta  de alimentos  en  la  calle  y  los  miles  de  ambulantes,  que  proliferan  por Oaxaca,  aunado  a  todo  esto  para  acabarla  de  amolar  los  maestros  se suman  con  toda  la  mala  intención  de  dañar  a  Oaxaca,  sin  comprender que  son  caldo  de  cultivo  para  una  epidemia  y  sin  un  centro  de  salud urbano,  que  desde  el  25  de  abril  del  2015  lo  dejó  el  gobierno  de Gabino  Cue, sin funcionar,  a  que  le  tiras  Oaxaqueño.
A  una  pandemia  a  que  la  ciudad  sea  declarada  en  cuarentena  a  más muertos  por  falta  de  atención  en  los  catorce  Hospitales  tomados,  por el  no  cese  de  cientos  de  aviadores,  por  el  no  pago  a  terceros,  por muchas  anomalías  acumuladas,  en  fin,  la  salud  de  los  Oaxaqueños está  en  peligro.

Continuará….

Oaxaca, Oax., a 18 de Marzo de 2018.
Jorge Alberto Bueno Sánchez.
Cronista de la Ciudad de Oaxaca.
Miembro de la S.M.G.E.
Miembro del S.C.M.