La peligrosidad de una bella flor, que combaten héroes de verde olivo en Oaxaca

Mayra Morales

Oaxaca,Oax. De verde olivo uniformados, con sus ideales, temores y orgullo a cuestas, por veredas o laderas, bajo los rayos del sol o del agua; listos diariamente para complir la misión de cuidar su país.
Son los elementos del Ejército Mexicano destacamentado en Oaxaca, quienes no cesan la labor. Un día apoyando a su pueblo en las peores desgracias, pero también recorriendo cerros o montañas para combatir la siembra de enervantes que pudieran llegar más tarde a manos de la juventud.

De Veracruz a Oaxaca “la tropa Mote”
En el 2003, se inició en el Ejército, oriundo de Veracruz, el subteniente de Infantería de la 23 compañía infanteria no encuadrada con sede en Huajuapan de León, con 15 años de experiencia, Desiderio Mote Antonio, hoy coordina a una tropa instalada en la región de Mixes para erradicar la siembra de enervantes.

Desde hace varios meses coordina a este grupo de soldados instalados a las faldas de los cerros, quienes realizan recorridos por aire y por tierra para detectar entre milpas y frijoles aquellas hermosas flores de amapola de cuya vulva se extrae la goma de opio que es procesada posteriormente y convertida en Heroína, una de las drogas más letales.

Derivado de este esfuerzo el Ejercito Mexicano a través de la 28 zona Militar y de la octava Región Militar ha logrado la destrucción de enero a abril de 2 mil plantíos de amapola y de 320 plantíos de marihuana de diferentes extensiones.

El General Brigadier Diplomado de Estado Mayor Alfredo Velasco Flores Jefe de estado mayor de la 28 zona Militar, señaló que en la Región de los Mixes es donde se ha detectado el mayor número de plantíos al igual que en los límites de Oaxaca y Guerrero, aunque el primer punto es considerado de mediana incidencia.

Por ello el Ejército busca de manera permanente la erradicación de estos plantíos. Del primero de abril a la fecha se han detectado en esta región 190 plantíos de los cuales 165 son de Amapola y 25 de Marihuana. Se explica que en esta temporada la siembra de amapola es más constante por el aprovechamiento de la poca presencia de lluvias que llega a afectar las flores y la cosecha se realiza principalmente por mujeres y por niños por la delicadeza de sus manos.

Madrugan los soldados para cumplir la misión

La tropa se levanta a las 5 de la mañana, a las 6 se sirven sus alimentos, toman su mochila con lo necesario y se encaminan por los cerros por varios kilómetros, una vez detectado el terreno se procede al resguardo de seguridad, se camina ciertas áreas y posteriormente llega toda la tropa con las herramientas para destruir estos enervantes.

En sus rostros se dibuja cansancio, su día es duro pero no cesan en la batalla para conseguir erradicar la siembra, después de la quema manifiestan su beneplácito por apoyar a su país de que esta droga no llegue al mercado.

La instalación de los campamentos en las comunidades de Oaxaca se realiza de manera respetuosa, comentan que primero se solicita permiso a las autoridades para poder realizar su trabajo. Después buscan un lugar estratégico en donde no hay comodidad, ni lujos.

Este es el trabajo que realizan en Oaxaca como parte de la campaña permanente contra la siembra de enervantes, una labor cíclica en ciertas regiones que a pesar del peligro alguien debe combatir y esa es la tarea de los héroes de verde Olivo.