De Oaxaca para el mundo; el hijo predilecto de Espinal

Oaxaca, Oax. 14 de abril de 2018.-  A sus 35 años de edad, Héctor Alejandro Cabrera Fuentes se ha convertido en uno de los hijos predilectos de Oaxaca, un orgullo para su país que es reconocido por el mundo por su aportación a la medicina aportando a la ciencia un tratamiento contra infartos.

El medico recibió en el 2016 el premio Servier, otorgado por la Sociedad Internacional para la Investigación del Corazón. Es originario del municipio de Espinal perteneciente a la región del Istmo de Tehuantepec.

Es especialista en enfermedades Cardiovasculares, graduado con “Summa Cum Laude”. Actualmente, es jefe de la red de laboratorios de investigación en Cardioprotección Kazan-Giessen-Singapur.

Está adscrito a la Duke-NUS y al Instituto Nacional de Cardiología en Singapur; fue acreedor al premio Servier-International Society of Heart Research Award  (2016), W.H. Hauss-Preis ortorgado por la Sociedad Alemana de Investigación en Aterosclerosis (2014); Young Investigator Award de Rusia (Investigación Cardiovascular – 2014), premio otorgado por el Presidente de Rusia Vladimir Putin.

Estudió como “Técnico Laboratorista Clínico” en el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios número 91, (CBTis) de Ixtepec. Más tarde inició la licenciatura de Medicina en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), pero dos meses después obtuvo una beca para estudiar en Rusia, donde comenzó las investigaciones sobre su gran aporte.

Su descubrimiento logra impedir una muerte por infarto, se trata de aplicar con un baumanómetro una presión de 200 mililitros de mercurio, durante 5 minutos, después liberar la presión, dejar descansar el brazo por 5 minutos; y así por 4 veces. Esta técnica, que ya se aplica en varios países de Europa, disminuye el tamaño del infarto y brinda al paciente mayor probabilidad de sobrevivir.

Con Maestría en Microbiología Molecular, el oaxaqueño, habla español, zapoteco, ruso, alemán e inglés; y en Europa es considerado como una eminencia por sus aportaciones al campo de la cardiorespiración molecular.