"Dos grandes acontecimientos para nuestra Iglesia"

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) tuvo su CV Asamblea Plenaria del 9 al 13 de abril, con la asistencia de al rededor de 150 obispos, 20 sacerdotes, 4 hermanas y hermanos religiosos. El principal objetivo de esta Asamblea fue concluir el documento del Proyecto Global de Pastoral 2031-2033 y aprobarlo en el pleno; se trata de un proyecto que tiene a largo plazo la celebración de los 500 años del acontecimiento Guadalupano (en 2031) y los 2000 años de la Redención Cristiana (en el 2033); para su elaboración los Obispos se han dejado interpelar por la realidad, contemplándola con ojos y corazón de pastores, tal como el Papa Francisco les pidió en su visita a México en 2016. En esta Asamblea Plenaria también recibieron a los jóvenes mexicanos que participaron en el reciente Pre-Sínodo en Roma y designaron a los 4 Obispos que representarán a la CEM en el Sínodo de los Jóvenes. Los últimos 2 días de la Asamblea se tuvo un encuentro privado con cuatro candidatos a la Presidencia de la República, con la intención de escucharlos y dialogar en torno a desafíos nacionales como la impunidad, la corrupción, la pobreza y desigualdad social, la inseguridad y la violencia.

Por otra parte, este 9 de abril ha sido publicada la Exhortación Apostólica “Gaudete et exsultate” del Papa Francisco, sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. En ella nos recuerda que el Señor no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada; sino que nos quiere santos, por eso la Biblia desde sus primeras páginas, contiene de diversas maneras el llamado a la santidad. Dice el Papa que esta Exhortación no es un tratado sobre la santidad, sino un humilde llamado a ser santos en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades.

Este documento contiene 177 puntos, divididos en 5 capítulos: El llamado a la santidad, dos sutiles enemigos de la santidad, a la luz del Maestro, algunas notas de la santidad en el mundo actual; así como combate, vigilancia y discernimiento. Es, además, el primer documento de este tipo dirigido en primera persona al lector, donde el Papa hace preguntas como: “¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales”. “En la Iglesia, santa y compuesta de pecadores, encontrarás todo lo que necesitas para crecer hacia la santidad”, asegura el Papa, quien nos recuerda a “los santos de la puerta de al lado”, es decir, a aquellos que no han sido beatificados o canonizados, sino que son miembros del Pueblo de Dios que viven día a día su santidad y que forman la llamada “la clase media de la santidad”.

¡No tengamos miedo a ser santos!, dice el Papa, pues la santidad no nos quitará fuerzas, vida o alegría, sino todo lo contrario, porque llegaremos a ser lo que el Padre pensó cuando nos creó. Por su parte, los Obispos de México nos piden “volver al Evangelio, porque solamente desde allí podemos comprender quiénes somos y a qué estamos llamados como Iglesia Redimida”. ¡Que así sea!.

LUBIA ESPERANZA AMADOR.
lubia_ea@hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."