No necesitamos ser amigas para ser aliadas

 

Estamos en los últimos talleres de reto4mil,tan solo a varios días de llegar a la meta. Esta nota es para contarles un poco de lo que no se ve detrás de cada taller. Quise hacerla para visibilizar lo divertido e incierto que llega ser trabajar en comunidad y lo poderosas que son las alianzas entre nosotras.
La semana del 9 de abril tuvimos grandes retos que vinieron de la mano con grandes satisfacciones. La semana empezó con grandes sorpresas e incertidumbre. Llegué a Oaxaca de Juárez el domingo en la tarde noche, en cuanto tuve señal llovieron los mensajes que no recibí una semana por haber estado en la montaña sin señal. Algunos eran triviales, otros no. Entre los importantes había un par que me inquietaron muchísimo. Al parecer los dos talleres masivos que estaban organizados en Oaxaca se cancelaban. El lunes en la mañana se confirmó, aunque se abría la posibilidad de reprogramar para Junio 2018 estaban cancelados por ahora. ¿Cuál era la gravedad del asunto? Que se habían cancelado los dos talleres planeados  para mostrar nuestro trabajo y la evolución del proyecto a la Embajada de Estados Unidos en México (la entidad donante para este proyecto) !!!!
En cuanto supe la noticia dos grandes aliadas, Ili Ana y Tori Regalado del CECYTEO, me apoyaron a buscar entidades educativas que estuvieran dispuestas a apoyarnos a dar un taller a sus estudiantes, sin conocernos, sin saber de qué trataba, ni nada. Lunes a las 11.00am salían mensajes y llamadas para todos lados. Por mí parte mande mensajes a todas nuestras aliadas que tomaron el taller de reto4mil. Rápidamente llegaban nombres, teléfonos y referencias a mi celular. De pronto estaba en el teléfono con colegas, de las colegas, de las colegas. Sumamente conmovida por la respuesta, aunque todas las respuestas fueron positivas y cálidas, ninguna confirmaba. Era casi imposible convocar a las alumnas después de vacaciones y hacer un evento así con tan poca anticipación.
Hablé con Madhu, fundador de la metodología de reto4mil alrededor del mundo, y le decía que se me caía la cara de vergüenza de pedirle al personal de la Embajada que no tomaran su avión y que se cancelaba la visita en Oaxaca. Madhu nos dió todo su respaldo, de manera muy cálida dijo que no había nada de que sentirse avergonzada si habíamos hecho todo lo posible y aún así no se había podido concretar.
Mientras yo hacía llamadas y mandaba mensajes de WhatsApp por aquí y por allá, Cristina Azuara estaba en la ciudad de México, de arriba para abajo, esperando con la maleta la instrucción de a donde viajar. Una posibilidad era que viajara de vuelta a Nuevo León, ya que el miércoles y jueves de esa semana estaban programados en Escobedo dos talleres masivos (200 participantes cada uno), la otra posibilidad era que se lanzara a Oaxaca (una moneda al aire). Por un momento no me hacía sentido que viajara a Oaxaca. Entonces cercana a las 5pm (tiempo que pedimos para que nos dieran oportunidad de confirmarles o no a la embajada su visita) le llamo a Cristy y le digo que el mejor escenario es que se lance a Monterrey. Terminé de decir ese enunciado y se cortó la llamada (ella andaba en el metro). En eso me entró un mensaje que dice que SÍ arma un grupo grande en la prepa de la UABJO, aprox 100 alumnas. Esto gracias al contacto que nos hizo Camelia Gaspar con Eli Olvera (a Camelia la conocí porque Berenice Morales me puso en contacto con Edita Alavez Ruiz para presentar mi libro y ella la eligió para presentar mi libro en Oax el año pasado <3) Le vuelvo a llamar a Cristy para decirle que resulta que siempre sí se lance a Oaxaca.
En la noche me escribe una aliada de CBTIs 123, la Dra. @Lety Tamayo, muy emocionada acogiendo el taller. ¡Nos apoyarían con una convocatoria de 100 alumnas! ¡Problema resuelto! Teníamos la misma cantidad de alumnas que el compromiso inicial y aún mejor, dos entidades educativas distintas. Ahora el dilema era, ¿en qué horario dar los talleres sin que se empalmaran pues como se perdió un día en planeación? Tenían que darse los dos talleres el miércoles
Me escribe Cristy en el aeropuerto y bromea que “ya sin arrepentimientos” viene para Oaxaca. Nos reímos. Pasa una hora y veo un mensaje de Cristy diciendo que perdió el vuelo. Jajaja!!! Quuuéeeeeeeee cosaaaaaa???!!!!! Ahora el problema era distinto: dos talleres masivos en dos lugares y una sola facilitadora. Pues a fluir!!!! Pensamos “por algo pasan las cosas”. Le dije a Cristy, “querida, a donde se te haga más fácil”. Ya estaba ella imaginándose en Monterrey (se veía lo más fácil), cuando la tía le dice que su primo acaba de ir a Oaxaca en ADO y que muy cómodo y más económico que regresar a Monterrey. Súper Cristy viajo por autobús y llegó! UF!! Todo a la normalidad.
El martes a las 6.50am recibo una llamada para cancelar el taller en el CBTIs. ¡Ni modo! Después más tarde ese día, hablando con Iliana le cuento que el CBTIs nos canceló, lo cual le extrañó muchísimo. Después de desmenuzar el asunto, me ayudó a darme cuenta que en realidad lo que se canceló fue un tercer taller (¡menos mal!). Fue un día largo de preparativos.
Al día siguiente listas muy temprano en cada sede. Cristy en la UABJO y yo en el CBTIs 123. Impartir el taller fue una gran experiencia. Las chavas eran MUY participativas, tenían ideas muy creativas y creían en sí mismas. Pudimos mostrar a la Embajada nuestro trabajo. ¡Gracias Dra. Lety por todo su profesionalismo! Sin todas sus gestiones el taller no hubiera sido posible.
El cierre del taller en el CBTIs fue muy especial, ya que Carolyn Turpin, le dijo a las estudiantes “nosotros somos quien pagamos este taller”. ¡Después de 16 meses tanto el taller por primera vez nuestra entidad donante tenía cara! 🙂
Al finalizar el taller pudimos hacer una llamada con nuestro equipo en Escobedo y presentarlas con la Embajada. ¡Fue muy especial! En la llamada estaba Angie Soriano, quien fue la que empezó todo esto. Ella nos puso en contacto con Madhu. También estaba @Diana Alcaraz, quien fue la primera que creyó en nosotras y nos apoyó reuniendo el primer grupo de mujeres que tomó el taller (costureras). A ellas les tocó ver la versión del taller de Uganda y Kenya y fueron las que empezaron a adaptar el contenido para México. Estuvieron Lidia Vera y Roxana Sandoval Peñaloza, las facilitadoras que más talleres han facilitado. Quienes nos han dado su apoyo, talento, tiempo y conocimientos desde que arrancamos en Enero 2017. Estaban Liz Nuñez Lopez y Margarita, quienes primero tomaron el taller como participantes y ahora son facilitadoras. Las estudiantes de la UDEM y el TEC, @Andrea Rojas, Itzel y Laura, gracias a ellas pudimos visibilizar la alianza que hemos hecho con estudiantes a través de servicio social. Estuvo Lolis, a través de su presencia explicamos el fenómeno de las voluntarias de reto4mil, mujeres que por Facebook se enteran del taller y se apuntan para apoyar (sin importar que tan temprano o lejos sea el taller!). Graciela Pereyra – Relationship Coach no salió a cuadro en la llamada pero aprovechamos para explicarle a la embajada que emprendedoras como Grace hacen que el taller sea sostenible, pues ella al igual que otras emprendedoras, han puesto sus instalaciones como sede replicadora de reto4mil. Ali Olascoaga también estuvo en la llamada, visibilizando toda la gestión logística que se necesita para movilizar voluntarias y facilitadoras a los talleres.
Al día siguiente nos fuimos tempranito al aeropuerto. Con el corazón contento, apapachado. Nos seguía sorprendiendo todo lo que nos pasó. Nos sentíamos muy seguras, nos dimos cuenta que la red de apoyo que nos acompaña es extensa y fuerte. Cristy me preguntó que hace cuanto conocía a Tori Regalado(nuestra aliada que hizo nuestra visita a Oaxaca posible) y le dije que 20 minutos. Ili Ana me la presentó el día que presenté mi libro en Oaxaca. Solo la había visto una vez y esa vez nos bastó para empezar articular esfuerzos juntas. ¡Gracias Vitoria por la confianza, gracias Ili por conectarnos!
Confirmamos que no tenemos que ser amigas para ser aliadas, todo esto (reto4mil) empezó sin saber quiénes éramos. Todas nos dimos el voto de confianza, credibilidad. Actuamos en función de una causa colectiva. Así es que ha sido posible llevar reto4mil a 10 estados y lograr la meta en 16 meses.

¡Gracias a todas las aliadas! Las que conocemos y las que pronto conoceremos.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."