Columna 79. 486 Aniversario de Oaxaca.

Crónicas Oaxaqueñas.

Oaxaca, Oax.- La semana que terminó fue de fiesta para la Ciudad de Oaxaca de Juárez, específicamente el 25 de abril, ya que hubo dos importantes celebraciones, por un lado el 486 aniversario de su fundación y por otro la toma de protesta del octavo Arzobispo de Antequera Oaxaca en su historia, este último evento estaba programado de origen para celebrarse el 5 de abril, se retrasó veinte días debido a un accidente de tráfico donde el Nuncio o representante del Papa en México, Franco Coppola, salió lesionado de sus piernas, por esa razón se le vio llegar a Oaxaca apoyado en muletas, como sea, ese hecho fortuito y lamentable permitió que se juntaran las dos celebraciones, para quienes son creyentes fue una gran fiesta, llegaron Obispos y Arzobispos de todo México y de algunos otros países.
Hablar del 486 aniversario significa que algo tuvo su origen en 1532, el 25 de abril es cuando fue expedida una Cédula Real por parte del Rey Carlos I aunque firmado y lacrado por su esposa, la Reina Isabel de Portugal, fundando la “Noble y leal Ciudad de Antequera”, este nombre fue solicitado por los colonizadores españoles que ya habitaban la Villa Segura de la Frontera (la actual Oaxaca) debido al parecido en geografía y clima a esa sureña ciudad española, esa solicitud se hizo a espaldas de Hernán Cortes, Marqués del Valle, aprovechando un viaje que habría hecho a Cuernavaca, como sea, esa Cédula Real se considera el acta de nacimiento de la actual ciudad de Oaxaca de Juárez, pero, quienes fueron Carlos V e Isabel?
Carlos I de España y V de Alemania, tenía en realidad los siguientes títulos nobiliarios, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Rey de España, Nápoles, Sicilia y Cerdeña, Duque titular de Borgoña y Archiduque de Austria, era hijo de Felipe I “el hermoso” y de Juana I de Castilla, conocida en la historia como Juana la loca, era nieto, por la línea paterna de Maximiliano I de Habsburgo y de María de Borgoña, por lo tanto Carlos fue heredero del Trono Imperial germano, de los territorios austriacos y del patrimonio de Borgoña, que vendría siendo Suiza, Bélgica, Países Bajos y parte de Francia, por la línea materna era nieto de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, por lo tanto heredero de Castilla, Navarra, las Indias (América), Nápoles, Sicilia y Aragón.
Carlos amplió territorios a Filipinas y muchos otros puntos, por eso se afirmaba que en su reino nunca se ponía el sol, se casó con Isabel de Portugal, fue su única esposa y por lo tanto fue Emperatriz del sacro Imperio Romano Germánico y Reina de España, Isabel era hija del Rey Manuel I de Portugal y de su segunda esposa, María de Aragón, es decir, era nieta de los Reyes Católicos y por lo tanto prima hermana de Carlos, de hecho hubo un doble matrimonio de primos, un hermano de Isabel (Juan III el Piadoso Rey de Portugal) casó con una hermana de Carlos (Catalina de Austria).
Tener un territorio tan extenso hizo que Carlos viajara mucho dejando sola a Isabel en España, eso sí, ejerciendo las funciones de gobierno con toda la autoridad, está documentado que Carlos no estuvo en España de 1529 a 1532, 1535 a 1536 y de 1538 a 1539, esa es la razón por la que la Cédula Real del 25 de abril de 1532 la extiende el Rey Carlos pero está firmada por la Reina Isabel.
Hernán Cortés nunca estuvo de acuerdo con esa Cédula e inició juicio para revertirla, murió sin haberlo conseguido, lo continuó su hijo Martín Cortés, ese juicio nunca fue resuelto, simplemente Antequera desaparece al momento de firmarse la independencia de México el 28 de septiembre de 1821 y pasa a llamarse Oaxaca, tras la muerte del Presidente Benito Juárez, ocurrida el 18 de julio de 1872, se amplía el nombre de la ciudad a Oaxaca de Juárez, aunque esta ciudad fue habitada desde tiempos remotos, esa Cédula Real es el único documento que puede dar fe de ello, por los tiempos tan convulsos que estamos padeciendo pareciera que Oaxaca apenas está viviendo la adolescencia, veremos si algún gobernante encuentra como hacerla que madure y halle la paz.
Respecto a la otra celebración, Eugenio Gregorio Clemente Gillow y Zavalza, fue consagrado Obispo de Oaxaca el 31 de julio de 1887 y el 25 de diciembre de 1891 le elevan el rango y es nombrado primer Arzobispo de Antequera Oaxaca, cuando don Porfirio Díaz era Presidente de México, Gillow era originario de Puebla, dueño de la Hacienda de San Antonio Chautla, nieto del Marqués de Selva Nevada y por lo tanto legítimo heredero de una gran fortuna y de ese título nobiliario, el cual dejó de tener reconocimiento en México hace mucho tiempo igual que cualquier otro título, pues esta semana, a más de 125 años de ese suceso, ha sido nombrado el octavo Arzobispo de Antequera Oaxaca que se llama Pedro Vásquez Villalobos y viene a sustituir a monseñor José Luis Chávez Botello.
El Derecho Canónigo ordena que al cumplir 75 años de edad, los sacerdotes deben presentar su renuncia a cualquier cargo al que hayan sido nombrados, así lo hizo Chávez Botello con la esperanza de regresar a su tierra, Guadalajara, a acompañar en los últimos años de vida a su señora madre quien ya rebasaba los 95, la respuesta del Vaticano aceptando la dimisión llegó dos años después, demasiado tarde, su progenitora falleció este año días antes de ser notificado y de cumplir los 77.
El nuevo Arzobispo, Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, también es originario de Jalisco, ya radicaba en el estado de Oaxaca hace algunos años, fungió como Obispo de Puerto Escondido desde el 31 de octubre del 2012, donde se hizo querer por su grey, es un hombre afable, de buen carácter, un poco más abierto y personalizado en el trato con los fieles que su antecesor, es bienvenido a Oaxaca, Dios le dé larga vida, y yo me pregunto, ¿cuándo será el día que veamos a un oaxaqueño pastorear a su rebaño desde el Arzobispado de Antequera Oaxaca?
Los comentarios continuarán la próxima semana.
Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com
Facebook: Jaime Palau Ranz
Twitter: @jpranz

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."