Adaptarse o morir

Un meteorito del tamaño de Washington, DC., chocó contra la Tierra en las cercanías de lo que hoy es Chicxulub, Yucatán; un cráter de impacto de 180 Km. de diámetro dan testimonio del catastrófico suceso. El bólido impactó al planeta, desplazándose a 64,000 km/hr.
Los restos de dinosaurios se encuentran en los registros sedimentarios terrestres desde hace 230 millones de años hasta el cretácico tardío; esto es, hace 65 millones de años; tiempo coincidente con el impacto de Chicxulub ¿El meteorito acabó con estas magníficas bestias?
Antonio Camargo y Glen Penfield, descubrieron el cráter a finales de la década de los 70’s, cuando hacían trabajos de exploración para PEMEX.  Luis, y Walter Álvarez, en la década siguiente, le dan forma a la teoría de la extinción masiva del 70% de las especies vivas en el mundo del Cretácico – Terciario, por impacto de meteorito en la Península de Yucatán; hoy conocido como Evento K/T.
Las condiciones de la Tierra cambiaron drásticamente como consecuencia de la tremenda colisión. Nunca volvió a ser la misma ¿Cómo  acabó el reinado los dinosaurios? ¿Fueron las ondas de choque? ¿El calor? ¿Los escombros? Hoy se sabe que fue una combinación de sucesos fatales la que acabó con el dominio que aquellas maravillosas criaturas mantenían sobre el planeta. Palabras más, palabras menos; no pudieron adaptarse a los cambios que significó para el mundo el demoledor acontecimiento.
Después del Evento K/T, se fortalecieron los mamíferos para extender su reinado en este planeta hasta nuestros días.
En el México de hoy, de cara a la elección del 01 de julio próximo, las formas  de hacer política han cambiado. Las figuras, el trabajo,  y sobre todo, la  honorabilidad de los candidatos es harto importante para ganar elecciones. La operatividad de los equipos de campaña es otra parte fundamental en el camino a conseguir un triunfo.
Los procesos electorales son ejercicios de diálogo, quienes pueden concebirlos así, tienen de inicio ventaja sobre aquellos que los ven como terrenos de confrontación.
Considerando muy importantes a los partidos políticos y la fuerza de los contrincantes; no hay nada más dañino en las campañas electorales que la improvisación y los errores. Simple y sencillamente significan: alcanzar o no el hueso.
Vende humos, magos, titiriteros, saltimbanquis y farsantes, son  abundantes en una campaña. En los equipos serios no hay magia, sí hay ingeniería; no hay ocurrencias, sí certezas; no hay los “a ver qué sale”, si hay los “estaba planeado para salir bien”.
Con los cambios que está experimentando este país, los candidatos tienen que considerar todo; hasta aquellos detalles más pequeños: una frase mal dicha, una fotografía fuera de contexto o un meme retuiteado innecesariamente. Quien pueda adaptarse mejor  a los cambios en este México convulso de esta era digital, tiene mayores posibilidades de sobrevivir a ese meteorito de poder descomunal que es la opinión de la sociedad volcada en las urnas, este primer domingo de julio.

Tuíter: @santiagooctavio

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."