Eleccion presidencial compleja. Las variables de la preferencia ciudadana.

Oaxaca. La elección de presidente de la República, senadores y diputados al Congreso de la Unión a las que se añadieran las de integrantes de los ayuntamientos de los municipios que se rigen por el sistema constitucional legal, forman parte de un proceso electoral considerado como el más grande y complejo que se lleva a cabo en el país sujeto, en su calificación final, al escrutinio judicial que, en estos últimos tiempos ha enfrentado la crítica del Instituto Nacional Electoral en lo que se refiere a decisiones que le han sido revocadas, como ocurrió con el caso del candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón.

De cualquier manera, las preferencias empiezan a moverse de acuerdo con las encuestas respecto de Anaya ubicado en segundo lugar y José Antonio Meade Kuribreña en el tercero y mantienen, hasta ahora a López Obrador, como delantero. Una de ellas coloca a Meade un punto arriba de Anaya en contradicción con el resto de los pronósticos publicados, sin embargo, permite percibir un movimiento favorable en las preferencias a favor de Anaya y Meade.

La permanente e intensa propaganda negativa hacia López Obrador propalada en la redes sociales y en algunos medios de comunicación ha ido penetrando en el sentir de la ciudadanía,  que al menos en Oaxaca, un buen número, muestra su temor hacía un gobierno  presidido por este personaje al que atribuyen poca confiabilidad pues advierten falta de sinceridad en sus expresiones que, por cierto han ido variando: algunos sectores afirman que sería un peligro para el destino político y de desarrollo de la República al que podría hacer caer en un bache de consecuencias imprevisibles para la población; otros reiteran que de perder por tercera ocasión, no solo se irá a su rancho, sino que propiciaría un escenario de violencia y alteración de la paz pública.

A su vez las televisoras hacen lo suyo, sus comentaristas se ocupan de los presidenciables como Meade y Anaya; a este último Loret de Mola y sus colaboradores lo hicieron pasar momentos difíciles con el problema del lavado de dinero y sus negocios; por su parte Carlos Marín, Silva Herzog y el equipo de entrevistadores provocaron a Meade que, en esta ocasión, me pareció más agresivo en sus respuestas en incluso impidió que los mismos lo acorralaran, lo que le abrió la posibilidad de incrementar su puntaje en las encuestas.

Cualesquiera que sean los alcances de las búsquedas en lo que se refiere a la credibilidad e imparcialidad de sus resultados, algunas que se estiman se mayor seriedad, están incidiendo en la orientación del voto ciudadano, reflejando igualmente, que los debates están siendo un factor esencial y que, razonablemente, a partir del segundo encuentro, veremos si la distancia en las preferencias se mantiene o si, por el contrario, como es de esperarse, se meneen en sentido positivo para todos ellos, incluyendo a los independientes que no dejan de abonar las tendencias electorales con los calificativos que dan a los candidatos de las coaliciones.

Margarita Zavala se ha enfocado en la persona de Ricardo Anaya y de López Obrador y Jaime Rodríguez en López Obrador, coincidiendo todos los candidatos que Obrador no representa ningún cambio, destacan lo negativo de su propuesta de pactar con los delincuentes y otorgarles amnistía, así como en lo concerniente a la construcción del aeropuerto y el que pretenda sacar de las labores de seguridad a las fuerzas armadas así como derogar o modificar la reforma educativa y la vinculada a los energéticos.

Estos factores en su conjunto motivan la dispersión del voto del cual jalaran un buen número los independientes lo que favorece a Meade y Anaya que están empezando a ser ponderados como un posible factor de equilibrio de un gobierno que así lo requiere para resarcir a pueblo la confianza en las instituciones y servidores públicos que hoy se encuentra profundamente dañada ante la magnitud de los actos de corrupción e impunidad generalizada en los tres órdenes de gobierno.

Es de esperarse que aún se den a conocer otros datos negativos de los candidatos específicamente en lo que toca López Obrador que es el jinete que buscan bajar del primer lugar en las encuestas y reducir la desventaja del segundo y tercero, lo que empezaremos a visualizar a partir del debate de este próximo domingo en que se advierte, por los temas a tratar, que tendrán ventaja Meade y Anaya, ambos profesionalmente preparados y apoyados en una amplia trayectoria pública que, en el caso de José Antonio Meade Kuribreña, empieza a ser un factor que está impulsando las preferencias hacia su persona no en lo que se refiere al Revolucionario Institucional.

Oaxaca permanece en el olvido de los candidatos a la presidencia de la República, al haber dejado de ser un bastión priista que en las elecciones de presidente se ha volcado en la corriente en que se encuentre López Obrador, a lo que se suma la indiferencia y poca actividad que muestra el PRI Oaxaca sumergido en la intriga interior de sus variados dueños, que ha provocado que el olvido de su militancia y que ésta apoye o emigre a frentes contrarios e incluso al absurdo de postular que  panistas compitan bajo sus siglas, como es el caso de Lesly Jiménez, como muestra de la descomposición y corrupción política que auspicia el sistema electoral mexicano.

La única figura rescatable para el PRI me parece que es la de Raúl Bolaños Cue, candidato al Senado, cuya actividad en el estado, lo hace competitivo frente a Susana Harp de Morena cuya postulación descansa en la cubertura de López Obrador. Ramirez Puga Leyva realiza una campaña de baja intensidad esperando que pueda alcanzar la primera minoría para el Senado.

El voto del ciudadano Oaxaqueño debe sustentarse en la propuesta que hagan los candidatos tanto a la presidencia como al senado en favor del desarrollo, la seguridad, salud y educación del pueblo que necesitan de una cirugía mayor de intensa voluntad política para llevar a cabo acciones que, por menos atemperen, en buena medida el rezago y abandono en que se encuentran estos rubros y cuyos recursos parecen orientarse a las campañas de los políticos.

Como se dice usualmente escojamos lo menos peor de lo que el estrecho embudo de opciones se ofrece al electorado y pensemos que un factor negativo para la niñez y juventud de Oaxaca es la propuesta de retornar el control de la educación a las facciones sindicales, ese sí es un real peligro para nuestro estado.
jfranco_jimenez @hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."