"Pensar que el Demonio no existe o que no ataca, es un error" (Padre Ernesto María Caro)

Católico instruido, no será confundido 

Oaxaca, Oax.-En la entrevista que nos concedió el Padre Ernesto María Caro, le hicimos llegar la pregunta de un Sacerdote Oaxaqueño, a quien le tocó presenciar el caso de un joven poseído por el Demonio; su pregunta fue: ¿Por qué me habrá tocado este caso a mí, un indigno “Cura de pueblo”, y no a alguno de mis compañeros más preparado en el ámbito espiritual y académico? El Padre Ernesto dice que Dios no escoge a los preparados, prepara a los que escoge. No es por méritos propios, no es porque soy “más estudiado, más bueno y más santo”; Dios ve algo en ti y si tú respondes, hará de ti un gran exorcista, hará de ti un santo; “todos elegidos, muchos llamados, pero no todos responden”.

    ¿Qué tan importante es que haya un exorcista en cada Diócesis? Es fundamental que haya uno, dependiendo de la cantidad de casos pueden requerirse más, pero al menos que haya uno para que ayude al que tenga un problema con el Demonio. Incluso es un pecado grave de un Obispo no proveer a su Diócesis de un exorcista, porque es como no proveer de un médico. Pensar que el Demonio no existe o que no ataca, es un error; en un mundo donde prolifera el tema de los hechiceros, de los brujos, de los adivinos, donde hay una gran ausencia de Dios en el corazón de los hombres, es ilógico pensar que el Demonio no está haciendo nada; y aunque para atacar de forma extraordinaria necesita un permiso, yo creo que hoy lo tiene concedido con mucha amplitud.

   ¿Y por qué hay personas, incluso católicas, que domingo van a Misa, pero martes y viernes acuden a consultar al brujo? Pues el caso de las posesiones diabólicas claro que hay que atenderlas, pero el problema es que nuestros católicos son de Misa, Confesión, Comunión, pero van a ver a un adivino, creen en los horóscopos, si tienen algún problema llegan con un brujo, un chamán; y estas son prácticas terriblemente graves, condenadas por el capítulo 11 del Levítico: no consultarás adivinos, ni agoreros, ni a quienes hablan con los muertos; todas estas son prácticas condenadas, pero el pueblo de Dios (antiguo y nuevo) no aprende.

    ¿Qué pensar sobre nuevas filosofías, terapias alternativas o “estilos de vida” como Yoga, Reiki, Feng Shui, Constelaciones Familiares, Meditación Trascendental, etc. y que incluso se promueven dentro de algunas Parroquias? Que el Obispo no está atento y que tiene que hablar con sus Sacerdotes y empezar por instruirlos. “El mal de la Iglesia se llama Presbiterio” y mientras no se corrija el Seminario para que de él salgan Sacerdotes santos, ¿cómo va a pedírsele santidad al pueblo?. Si no empezamos por ser discípulos, ¿cómo discipular a alguien? Si no crees en el Demonio, si no eres santo, si no tienes vida de oración, si no entiendes cuál es la función del Demonio, cómo opera y no estás interesado en proteger a tu pueblo, si no eres el buen pastor, sino que eres el asalariado, ¿cómo vas a poder ayudar a tu pueblo?. Pero hoy se procura mucho el tema intelectual y poco el pastoral, entonces mientras eso no se corrija, mientras no haya una vida mucho más ascética y espiritual en los Seminarios, seguiremos teniendo curas que no creen en esto, que permiten aquello y que hasta dejan que en sus Parroquias haya clases de Yoga, de Constelaciones, como ocurre con muchos centros Jesuitas.

    Si Dios permite, la próxima semana seguiremos hablando sobre estos temas; mientras tanto, no olvidemos orar y obrar por nuestros hermanos que sufren a causa de los fenómenos naturales, como nuestros hermanos Guatemaltecos, para quienes los Obispos de México han expresado su solidaridad y cercanía, por ello el próximo domingo 17 de junio se hará en todas las Parroquias una colecta, para enviarles ayuda humanitaria a través de Cáritas Mexicana; si queremos hacer desde ahora una aportación, estos son los datos: “Cáritas Mexicana IAP, Banco: Bancomer, Cuenta: 0123456781, Clabe interbancaria: 012180001234567815. Que el Sagrado Corazón, infinito en misericordia, bendiga y fortalezca a nuestros hermanos Guatemaltecos y haga nuestro corazón semejante al suyo, para que expresemos nuestra fe a través de la caridad fraterna. ¡Que así sea!

LUBIA ESPERANZA AMADOR.

lubia_ea@hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."