Valores y medio ambiente en riesgo

SENDERO

Oaxaca, Oax.- No pudo haber sido mejor la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente en este año, además de promover la reforestación en diferentes lugares, que acercando al público el conocimiento de la naturaleza  a través del documental denominado  Humboldt en México. La mirada del explorador, actividad de difusión tan valiosa que debe llegar a los diferentes niveles educativos del país y nuestro estado para revalorar lo que aún tenemos.

O bien escuchar a la notable investigadora Martha Turok Wallace, quien describió en una amplia conferencia efectuada en el Claustro del Centro Cultural San Pablo, los esfuerzos extraordinarios que realizan artesanos y comunidades indígenas y mestizas de diferentes partes del país para salvar lo salvable y seguir elaborando sus productos libres de contaminantes químicos que los alteran en su esencia y belleza, y también de las acciones que atentan contra el quehacer artesanal y creativo y quedan generalmente en la impunidad. 
La obra de la cineasta y comunicadora Ana Cruz, exhibida en el teatro Macedonio Alcalá, fue financiada por Producciones Arte y Cultura en Movimiento, el Consejo Nacional para la Ciencia y Tecnología, el Colegio Alemán, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y los gobiernos de Guanajuato y Guerrero. Incluye los trabajos de investigación que hizo el explorador prusiano Alexander von Humboldt en nuestro país durante los años 1803 y 1804; su impresión por la riqueza cultural, natural y material que había entonces en México, el grado de desarrollo alcanzado, sin dejar de reconocer la pobreza extrema y el sufrimiento de los indígenas que existían desde entonces y que sigue siendo ahora una cuenta pendiente por saldar. 
Cómo impactó el corto e intenso período de trabajo realizado por Humboldt en nuestro país, que hasta nuestros días es un referente obligado en las investigaciones científicas para avanzar y profundizar en el conocimiento de la naturaleza. El actor alemán Alexander Holtman hace el papel del explorador y se ve cómo trabajaba con el apoyo de los indígenas mexicanos, observando y registrando cada especie de la flora y la fauna; cómo se introducía en los túneles mineros o bien se detenía admirado ante las piezas arqueológicas tratando de descifrar el mensaje.
Bien vale la pena ver Humboldt en México. La mirada del explorador, con el fin  de  motivarnos a querer más a México, a pesar de todo lo que le hemos hecho. Los comentarios de investigadores y humanistas en el largometraje de la talla de José Sarukhán, ex rector de la UNAM y coordinador general de CONABIO; Roberto Bye y Edelmira Linares, del Instituto de Biología de la UNAM; Omar Escamilla, responsable del Acervo Histórico del Palacio de Minería; Jaime Labastida, director general de Siglo XXI Editores, del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma y del historiador José N. Iturriaga, entre otros, son muy valiosos en torno a la misión que vino a cumplir  el científico y humanista prusiano en nuestro país. No fue precisamente un espía para conocer nuestro potencial en la época, como circuló una versión, puesto que compartió después los resultados de su investigación, aclaran  los intelectuales mexicanos.
En cuanto a la exposición de la maestra Martha Turok, antropóloga reconocida como especialista, promotora y defensora de los textiles tradicionales de México, ella se pronuncia y trabaja en proyectos de desarrollo sustentables al lado de quienes sudan y viven de su trabajo artesanal, creando cosas útiles, bellas y admirables, aunque muchas veces incomprendidos.
Por el trabajo que realiza y la  materia prima que utiliza, el artesano está muy vinculado con el medio ambiente. El grado de contaminación que ha llegado a la naturaleza se refleja también en la baja calidad de la planta, del árbol, del agua o de la tierra misma, de donde el artesano obtiene el material básico para su creación cotidiana. No siempre lo natural que se nos ofrece en el comercio es precisamente sustentable, hay que tener mucho cuidado en ello, recomendó.
Recordando la película estadunidense Cuando el destino nos alcance, ella reconoció que en cuanto al impacto ambiental hemos llegado al límite y el reto por la sustentabilidad es ya de primer orden, hacia el cual las autoridades deben orientar políticas públicas adecuadas y los recursos para que no se nos vaya de mano.
Pero la responsabilidad no recae solamente en el gobierno, donde la continuidad de los planes y proyectos es fundamental, sino también en las organizaciones sociales y privadas. Las comunidades indígenas y mestizas están haciendo la  parte que les corresponde contra los agentes internos y externos, pero es insuficiente. La investigadora destacó el nivel de conciencia forestal que se ha alcanzado en comunidades oaxaqueñas.
Cuidemos los valores que nos identifican y los recursos naturales que nos sustentan porque nadie lo va hacer por nosotros, concluyó.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."