La infidelidad consensuada puede salvar el matrimonio

La Psicología Día a Día

Oaxaca.- No estoy segura de que la sociedad oaxaqueña esté preparada para el tema de hoy, muy probablemente pierda a muchos de mis seguidores, pero creo que es un tema que por lo menos, llamará su atención.

Me refiero a la infidelidad en pareja  consentida y consensuada, como estrategia para el equilibrio y permanencia en el matrimonio. ¿Cuánto casos de infidelidad conocen? Seguramente más de uno, y esto sucede en parte, por una ley natural biológica y fisiológica cerebral, cuando nos sentimos atraídos por una persona, nuestro cerebro libera en mayor cantidad dos hormonas primordialmente, la dopamina y la oxitocina, y entonces nos enamoramos, vemos a la persona amada como la mejor persona del mundo, aunque en realidad no lo sea, y esto sucede también por estas hormonas, ya que al producir gran cantidad de estas hormonas, atrofia por así decirlo, la capacidad racional del cerebro, pero la liberación exagerada de estas hormonas, para bien o para mal, tiene un tiempo de duración, alrededor de los 3 años empieza a decrecer la producción de estas hormonas y entonces vamos despertando a la realidad y comenzamos a ver a nuestra pareja de una forma más terrenal y en ocasiones nos damos cuenta que esa persona maravillosa y estupenda no lo es, y podemos recurrir a buscar en otra persona ese subidón hormonal. También puede suceder que al ver racionalmente a nuestra pareja, nos guste, la aceptemos con sus cualidades y defectos, tengamos una adecuada comunicación, objetivos en común y sigamos con nuestra pareja de forma más racional.
Sin embargo es bastante común que recurramos a la infidelidad en estas ocasiones, pero es en la mayoría de los casos, a escondidas, no lo hablamos abiertamente con la pareja porque es muy probable que se dé la separación, lo cual sería, en el mejor de los casos, la medida más adecuada, pero entran en juego muchas otras variables, como los hijos, la religión, la familia, la sociedad, etcétera…y del otro lado está la contraparte, es decir, la pareja a la que se le es infiel, en ocasiones hace lo mismo y es infiel a escondidas, o se reprime y conforma con la situación que le ha tocado vivir, y sufre y llora pero sigue en la relación.
Por eso digo yo ¿no sería más fácil hablar con nuestra pareja de este descenso de enamoramiento y llegar a una solución compartida? Tanto como si es la finalización de la relación o la continuación en la misma pero con algunos ajustes. En sociedades más liberales existe el intercambio de parejas por ejemplo, o la infidelidad consensuada y consentida, acordando las condiciones de cómo se llevaría a cabo, y los resultados son favorables para la continuación del matrimonio, y son  psicológicamente, más sanos.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."