Oaxaca, Oax.- ¿Qué tan involucrado está Gabino Cué Monteagudo en el actual proceso electoral en Oaxaca y México? Mucho, y todo con dinero de por medio. Incluso, desde una cómoda oficina de la ciudad de México, da órdenes, mueve sus piezas, ataca, recula, juega a ser estratega político… a favor del Movimiento de Regeneración Nacional de López Obrador.

Para comenzar, recordemos que AMLO (ahora todo un Dios, un Mesías que redimirá a México de los corruptos, un Juárez, un Madero, un Hidalgo, que salvará al país de la decadencia) apostó por Cué desde que éste era senador y lo trajo a recorrer Oaxaca en una cuasiprecampaña; recorrieron pueblos y comunidades del estado, en un pacto tácito para ayudarse mutuamente.

Finalmente Gabino Cué fue candidato, con el apoyo de Andrés Manuel López Obrador, del magisterio (del que echa mano otra vez el tabasqueño), de organizaciones sociales como la APPO y de sus antiguos líderes, como Flavio Sosa Villavicencio, cuya recompensa de este último fue haberlo hecho diputado, y plurinominal.

En realidad, ha habido un plan perverso para allegarse de recursos financieros, sea como sea, a fin de conquistar ambos el poder, cada quien por su lado, y dos ejes tuvo Cué para mover el dinero a favor de AMLO: Jorge Castillo Díaz, vía obras y contratos de servicios, como los multimillonarios otorgados vía el DIF estatal a Julio Scherer hijo, hoy artífice de la campaña de López Obrador por todo el sur del país y a la vez cosechando los apoyos.

La otra fue Rogelio Hernández Cázares, ex director del Seguro Popular, donde desaparecieron, literalmente, cientos de millones de pesos, y que ahora nada más nadie reclama. Por cierto, a Rogelio no le cayó ni el pétalo de una orden de aprehensión y con parte del mucho dinero que ganó, compró, literalmente, a varios consejeros de Morena y hoy opera a sus anchas en Oaxaca, donde además estableció negocios y compró casas, en pleno centro histórico de la ciudad.

Una tercera vía es Netzahualcóyotl Salvatierra, sí, el multimillonario ex secretario de Sinfra, que ahora vive escondido en los Estados Unidos pues tiene una orden de aprehensión en su contra, pero con mucho dinero para tirar al cielo, y a las campañas políticas, de manera discreta.

Pues bien, a partir de esos ejes corrió el dinero a raudales, que hoy está siendo ocupado a favor de AMLO, sí, el mismo que va a salvar a la patria de la corrupción; sí, el mismo que tiene como apotegma “No mentir, no robar y no traicionar al pueblo”.

Pues bien, a cambio de las carretadas de dinero, Gabino Cué ha pedido también su cuota de poder, con la esperanza de seguir gozando de impunidad ahora a través de los diputados federales y estatales.

Uno de esos candidatos es Luis Alfonso Silva Romo, que luchó y peló para quitarle la candidatura a Heliodoro Caballero, y pretende lograr la diputación, de manera tardía, en el distrito 14 de Oaxaca de Juárez.

Otro es Azael Santiago Chepi, uno de los más beneficiados por Cué y Castillo cuando fue dirigente sindical y que ahora, bajo las siglas de Morena, por tercera vez intenta ser candidato a diputado federal, otra vez por Tlacolula.

La ex directora del DIF de Gabino, también acusada de corrupción, Fátima García de León, aunque por otras siglas partidistas, como el PAN, insiste en querer ser diputada por Tlacolula y derrocha dinero, quizá del DIF, en espectaculares y toda clase de apoyos.

Por cierto, su esposo Fausto Díaz Montes, que encontró una mina de oro, insiste en ser presidente municipal otra vez, por Tlacolula; por cierto, también fue funcionario en el gobierno de Cué.

Uno más es Horacio Sosa Villavicencio, hermano de Flavio Sosa Villavicencio, para recompensarlo de los favores que ha hecho a la lucha social y a los relajos magisteriales que frecuente hace, como ahora con su respaldo a la Sección 22.

Aunque se desligó a tiempo de ello, Othón Cuevas Córdova, ex funcionario de Gabino Cué, también pretende ser diputado por Morena, por el distrito de Santa Lucía.

De manera discreta pero también con mucho poder en Morena, está Haydé Reyes Soto, operando el recurso financiero de un sector de los morenistas.

Multibeneficiado con Gabino Cué, el ex líder magisterial Rubén Núñez Ginez reapareció el pasado sábado en Oaxaca, durante la visita de López Obrador, nada más para decir que sigue vivito y coleando y que ni la cárcel ni las acusaciones federales le dan miedo para apoyar a su Mesías.

¿Qué decir de Salomón Jara? Es un capítulo aparte pero ex secretario de la Sedapa con Cué y después suplente de éste, hoy busca ser senador otra vez, para seguir disfrutando las mieles del poder.

La lista es larga y paulatinamente irán saliendo más nombres, lo que demuestra que Morena y López Obrador es más de lo mismo. ¿Cuál combate a la corrupción? ¿cuál encarcelamiento y juicio a corruptos? Si gana López Obrador el 1 de julio, tenga la seguridad que justicia y castigo para sus lacras, no habrá; en lugar de ello, perdón y olvido. Al tiempo.

NIMIEDADES

1.– Benjamín Robles y Salomón Jara, de capa caída en campañas electorales

Hablando de morenistas y señalados de corrupción, las campañas políticas de SALOMÓN JARA CRUZ y BENJAMÍN ROBLES MONTOYA nada más no levantan; si bien se han encaramado en el efecto López Obrador, ni siquiera eso les servirá; el primero, quiere ser senador otra vez y cada lugar que va, le rechiflan y le gritan corrupto; el segundo no se quita la marca de Gabino Cué, aunque lo niegue, a pesar de que se haya cambiado de partido político muchas veces. Ni siquiera el dinero del Senado le ha servido para posicionarse; ambos van directo al fracaso.

2.- Leslie Jiménez, la priista y ex panista que no levanta en elecciones

Al estrepitoso fracaso va también LESLIE JIMÉNEZ VALENCIA, panista que por cierto fue funcionaria de Gabino Cué y diputada local en ese sexenio, además de actual regidora del ayuntamiento, pero como no le quisieron cumplir sus caprichos, se fue ni más ni menos que al PRI, lo que ahora le augura una estrepitosa derrota; no, para nada ganará las elecciones y mucho menos será diputada, y uno de los factores para ello son los pésimos asesores políticos que tiene.

3.- La delegación Oaxaca de la SCT asegura que avanza construcción de supercarretera 

JAVIER LAZCANO está decidido a hacer una limpia en el Centro SCT Oaxaca y lo está haciendo; paralelo a ello, aseguran, trabaja duro para concretar uno de los anhelos por años de los oaxaqueños: la supercarretera Oaxaca-Costa, y después la Oaxaca-Istmo. Paralelo a ello, en la construcción y reconstrucción de caminos y puentes federales; ojalá que así sea, hay una esperanza con este funcionario que tomó posesión del cargo hace casi un año, en que ahora sí haya una dependencia federal dinámica, que dé respuesta efectiva a las necesidades de infraestructura, caminos y carreteras. La vía rápida a la Costa y el Istmo son grandes anhelos y traerán enormes beneficios; ojalá que ahora sí se haga.

4.- Siguen las fallas en la vocería de la Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca

De manera lamentable, funcionarios menores están echando a perder el operativo Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca (FESO), que el gobernador ordenó en el Istmo desde el pasado 3 de junio. Uno es el protagonismo de unos cuantos, por querer informar lo que no deben ni hacen, otro es la vocera, por no informar de lo que sí se hace; en realidad, como comentamos, no se puede esperar mucho de una persona que no conoce ni la función pública ni la actividad periodística, y que sigue representando serios conflictos de intereses tanto en su actual cargo como en la Fiscalía General del Estado, al ahora obtener doble sueldo por esas dos funciones.