El Ejército Ruso

Parte de Novedades

”El uso de nuestras armas en Siria mostró de manera convincente que el Ejército Ruso es uno de los más equipados del mundo”, dijo en diciembre de 2017 el presidente Vladimir Putin.

A pesar que siempre he admirado al Ejército Alemán de la Segunda Guerra mundial, por sus generales, sus estrategias, sus tácticas, su personalidad y su enorme poder bélico, así como saber cuántos ejércitos se tuvieron que defenderse y unirse para enfrentarse a los poderosos alemanes, hubo un ejército que lo derrotó y lo debilitó, logrando lo que muchos no pudieron. Ese ejército fue y es el ruso.

De los muchos enfrentamientos que tuvieron con las fuerzas terrestres y aéreas de los alemanes, tres batallas marcaron la derrota de los alemanes (la batalla de Moscú, Kursk y la más importante Stalingrado: La ciudad que derrotó al Tercer Reich, así lo llamo el escritor alemán Jochen Hellbeck en su último libro.
Stalingrado fue la batalla más feroz y letal en la historia de la humanidad, con una cifra de muertos estimada en más de un millón en apenas seis meses. ¿Cómo fue capaz el Ejército Rojo de imponerse a un enemigo considerado superior en planificación operativa, disciplina militar y técnicas de combate? ¿De qué recursos se valieron los defensores de Stalingrado para parar los pies a los invencibles alemanes que hasta ese momento habían tenido a Europa de rodillas?

Rusia celebro el pasado 23 de febrero el Día del Defensor de la Patria, la fecha que coincide con la creación del Ejército Rojo de Obreros y Campesinos de hace 100 años.

En este periodo, el Ejército fue transformado del Rojo al Soviético y luego al actual, el ruso, que ocupa el segundo lugar en la lista de los Ejércitos más fuertes del mundo, elaborada por la empresa internacional Global Firepower en 2017. (solo por debajo del ejercito de los Estados Unidos y arriba del chino).

Después de la Revolución de Octubre en 1917, el nuevo Gobierno soviético, que a inicios de 1918 salió de la Primera Guerra Mundial, enfrentó la necesidad de crear una defensa militar para protegerse de los adversarios externos e internos.

El Ejército del Imperio Ruso estaba generalmente desmoralizado y desorientado, y en noviembre de 1917 fue disuelto, ya que la única fuerza militar que tenían en su disposición las autoridades soviéticas fueron las unidades de la llamada Guardia Roja.

Aprovechando esta ventaja, Alemania violó la tregua y lanzó una gran ofensiva el 18 de febrero de 1918 en la frontera occidental, mientras desde el sur se acercaban las tropas turcas, en la Primera Guerra Mundial.
Entonces el líder de la Revolución y el jefe del Gobierno, Vladimir Ulianov –alias Lenin–, firmó el 22 de febrero el decreto “La Patria Socialista corre peligro”, y al día siguiente empezó a formarse el Ejército Rojo de Obreros y Campesinos, que luego consiguió detener la ofensiva alemana.

Esta fuerza contó con unos 200 mil militares, entre ellos más de 70 mil oficiales, que además de la lucha contra las tropas extranjeras participaron en la Guerra Civil (1917-1922/23).

Dos años después de su creación, el Ejército Rojo contaba con más de cinco millones de integrantes y 174 batallones de infantería y caballería, 60 grupos de aviación con más de 300 aeronaves, grupos artilleros y de vehículos blindados.

El nuevo Ejército consiguió la victoria en la Guerra Civil y expulsó a los invasores extranjeros (1918-1921). Después de la Guerra Civil, el Ejército Ruso vivió numerosas reformas y recortes.

Entre 1920 y 1924, la desmovilización disminuyó 10 veces el número de los militares del Ejército, a 500 mil.

Los éxitos de la industrialización de la Unión Soviética permitieron modernizar el Ejército, aumentar el número de aviones, vehículos blindados e introducir nuevas armas de artillería.

A la vez, el Ejército adquirió más experiencia en los enfrentamientos con las fuerzas chinas en 1929, en la guerra entre la Unión Soviética y Finlandia (1939-1940), en los combates con las tropas japonesas en 1938 y 1939, y en otros conflictos.

En junio de 1941, el Ejército Rojo fue sometido a su principal prueba cuando las tropas nazis atacaron la Unión Soviética sin proclamar la guerra.

Las fuerzas nazis, aprovechando el factor sorpresa, avanzaron en unos meses hasta Moscú, pero en enero de 1942 las tropas del Ejército Rojo iniciaron el contraataque.

En los próximos tres años la Unión Soviética recuperó todos los territorios ocupados y las tropas del Ejército Rojo llegaron hasta Berlín al derrotar a las fuerzas del régimen nazi en mayo de 1945.
Además, del 9 de agosto al 2 de septiembre de 1945, el Ejército Rojo combatió contra las fuerzas japonesas, cumpliendo los compromisos que asumió la Unión Soviética ante los aliados de la coalición antinazi.

Después de la Segunda Guerra Mundial empezó la Guerra Fría, y el 25 de febrero de 1946 el Ejército Rojo fue rebautizado como el Ejército Soviético, que participó en numerosos conflictos militares en Corea, Vietnam, Cuba, Afganistán, países de oriente próximo y África.

En aquel período, durante la carrera armamentista, el Ejército Soviético también fue sometido a modernizaciones.

En 1946 fueron construidos los primeros aviones militares de reacción, en 1949 el Ejército Soviético se hizo con las armas nucleares.

Tras la disolución de la URSS, el 7 de mayo de 1992 fueron creados oficialmente el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia.

La nueva fuerza fue probada en dos campañas militares para recuperar el control de la República de Chechenia y luego en las operaciones antiterroristas en el Cáucaso del Norte.
En 2008 los soldados rusos protegieron a la población de Osetia del Sur de la ofensiva del Ejército georgiano.

A partir de septiembre de 2015, Rusia lanzó bombardeos aéreos contra los terroristas en Siria por petición del presidente sirio, Bashar Asad, lo que permitió en 2017 poner fin al dominio yihadista en el país árabe.
Los expertos internacionales coinciden en que la potencia de las Fuerzas Armadas de Rusia alcanzó un nuevo nivel.
Así, los autores del informe ‘The Military Balance 2018’ del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, publicado en el mes de febrero, destacaron el aumento del número de los militares rusos y constataron los planes de Rusia de poner en servicio nuevos misiles hipersónicos y sistemas no tripulados.

El documento también apunta al desarrollo de la aviación militar, y en particular a la elaboración del nuevo caza de quinta generación Su-57. Es por eso que el Ejército Ruso es protagonista en el nuevo orden mundial.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."