Crónicas Oaxaqueñas.

Oaxaca, Oax.- Cuando esta columna vea la luz el lunes, ya habrán pasado las elecciones y un nuevo destino para nuestro país inicia, sin lugar a dudas va a haber un cambio profundo y debe ser para bien, si algo estamos seguros todos es que esto no puede seguir así, el derroche y malgasto del gobierno actual ya ha sido suficiente, se cometieron errores que nos han llevado a esta crisis nacional, porque no se puede decir que sea mundial, entonces ¿qué es lo que ha pasado?

El sentimiento popular en los recientes meses recuerda con sus debidas proporciones a lo que sucedió al inicio del milenio, la llegada de Fox llenaba el ambiente de esperanza, ver caer un régimen que había durado setenta años en el poder era impensable, el mundo entero lo celebraba, los abuelos salían a las calles a celebrar algo que no soñaban con ver, la caída del PRI.

En el primer año de la nueva administración todo parecía caminar, solo que el ritmo que se imprimió era muy lento, los cambios en el país no parecieron llegar, el PAN nunca tuvo la suficiente gente para controlar todas las dependencias de Gobierno, las licitaciones siguieron siendo controladas por los que sabían cómo se hacían, es decir, continuaron el cochupo y las comisiones por asignaciones de contratos.

Un poco más bajo el agua al principio pero como seres humanos muchos cayeron en las tentaciones, el pensamiento del mexicano de buscar que le haga justicia la revolución estaba muy arraigado, el deseo de acceder al dinero fácil era innegable, históricamente se decía, “no me des, solo ponme donde hay y yo solito me despacho”, Fox se dio cuenta que no contaba con un Congreso a modo y prefirió meter control férreo en el gasto público y ahorrar lo más posible para pagar deudas.

Felipe Calderón llegó a la presidencia rebasando de último minuto al puntero López Obrador quien en su soberbia y sintiéndose ganador dejó de asistir a un debate público y se negó a contestar preguntas por demás sencillas que le hacía un conductor con alto rating como era Brozo, quien había cambiado la manera de comunicarse con el ciudadano al usar un lenguaje coloquial con el que se identificaba una gran mayoría, son detalles que parecieran no tener importancia.

Calderón tampoco contaba con mayoría de su partido en el congreso ni con gente suficiente para seguir controlando todas las instituciones, decidió seguir la línea de su antecesor y controlar severamente el gasto público, prefirió terminar de pagar la deuda que estaba en condición de emergencia y ahorró lo más posible para no volver a sufrir esas angustias, no tener que pedir dinero al Banco Mundial con condiciones muy desventajosas que siempre han puesto en riesgo la autonomía del país.

Por su parte el PRI nunca desapareció porque siguió controlando mucho dinero vía las dependencias de gobierno, las licitaciones públicas y el crecimiento de la informalidad, empezando por los sindicatos que históricamente deben su existencia a ese partido, sus cuentas no son fiscalizables así que sirven para limpiar mucho dinero, incluido el proveniente del narcotráfico, ese mercado nunca ha dejado de crecer en el tiempo y por lo tanto es muy apetecible para intentar controlarlo.

El PRI se montó en la ola de quienes gobernaban y se mostró flexible para apoyar cualquier iniciativa que enviara el ejecutivo formándose la alianza conocida como el PRIAN, Acción Nacional compartió erróneamente el control político con tal de avanzar en muchas iniciativas aunque las reformas de fondo por supuesto no salieron adelante, esas se las guardaron celosamente los del PRI para cuando recuperaran el poder.

Lo que administraron de manera correcta los Panistas fue el gasto, aplicaron un férreo control en el tipo de cambio, por lo tanto no hubo crisis ni devaluaciones en esos doce años y aumentaron las reservas internacionales de dólares a niveles nunca antes vistos en México, la mesa estaba servida para que volvieran los Priistas, tenían dinero, estructura de gente en todos los niveles, gobernadores en muchos estados y los medios de difusión a su favor, quienes atacaban al gobierno por los muertos que dejó la guerra al narcotráfico con gran sensacionalismo.

Nuevamente hubo una cuestionable elección y colocaron los Priistas al Presidente contra viento y marea, Andrés Manuel volvió a aceptar nuevamente su derrota no sin antes hacer algunas manifestaciones y reclamos que se diluyeron con el tiempo, el gobierno entrante se da cuenta que ya los tiempos han cambiado y no pueden esperar varios años para dar resultados así que de inmediato trabajan en las reformas estructurales haciendo un pésimo cálculo de tiempos, creyeron que en tres años a más tardar estaría el retorno de los ingresos y tendrían dinero de sobra.

Para lograr dicha aprobación tiraron el dinero a lo salvaje comprando conciencias en las cámaras de Diputados y Senadores así como permitiendo saqueos en los estados gobernados por priistas para que las bancadas de esos estados votaran a favor de cada una de ellas, el dispendio fue bochornoso, cada vez vendían más cara su conciencia los legisladores, algunos se hicieron de tanto dinero que cualquiera se sentía con capacidad para ser gobernador de su estado.

Las reformas nunca se implementaron adecuadamente, algunos líderes las detenían, en este país siempre ha habido gente con habilidad para sacar raja a cualquier oportunidad personal sin importar las necesidades del país, las reservas de dinero se gastaron sin haber un retorno gracias a que no se activó la economía formal.

La informalidad siguió creciendo exponencialmente y dejó de estar bajo dominio gubernamental, es evidente que les deja muchísimo dinero y por lo tanto se tolera pero no se controla, ejemplos hay miles, basta voltear para cualquier lado, ahora que estamos en época mundialista, en cuantas esquinas se venden camisas piratas de la selección nacional sin control, podemos hablar de medicamentos, herramientas, cosas para el hogar, todo, ahora es un mercado mucho más fuerte que el formal, los sindicatos siguen siendo el enlace entre el gobierno y esa informalidad.

El Presidente de EEUU ya detectó en las negociaciones del TLC que aunque presione a la Oligarquía o clase social privilegiada hay una fuerza comercial mucho más poderosa con la que no puede sentarse a negociar, por eso le urge cerrar la frontera, ve venir un estallido social enorme cerca de sus fronteras.

Cualquiera que sea el resultado de esta elección, el ganador deberá obtener resultados a la brevedad, menos de un año, no hay tiempo, López Obrador ha jugado el papel de controlador de masas con mucha eficiencia en dos elecciones, la crisis nacional que se avecina hace suponer que ahora seguirá ejerciendo esa función desde el poder y con la anuencia del actual gobierno, plantea que pondrá la muestra de honradez y todos deberán seguirlo, deberá cumplir y hacerlo pronto.

El PRIAN ha terminado y ha nacido el PRIMOR, el PRI es especialista en enquistarse y agazaparse buscando su oportunidad de regresar, de todos depende que eso no vuelva a suceder nunca más, ha costado demasiado, por lo pronto, México va a cambiar.

Los comentarios continuarán la próxima semana.

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Twitter: @jpranz