Trabajaré hasta el fin del sexenio a tambor batiente: Peña Nieto

Encabezó en Manzanillo la apertura del túnel ferroviario

En su cumpleaños número 52, que celebró con Las mañanitas y pastel en forma de locomotora, el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a trabajar hasta el final de su mandato y mantener la actuación de su gobierno a tambor batiente en temas como la salud, los programas sociales y la educación.

Contra su recurrente costumbre de hacer una gira justamente el día de su onomástico a su natal estado de México, para esta ocasión el mandatario eligió Colima porque, aseguró, aquí ya cumplió todos los compromisos contraídos con sus habitantes durante su campaña electoral en 2012.

Esta vez encabezó la apertura formal del túnel ferroviario para cambio de vía construido con 786 millones de pesos y de 450 metros de longitud, con el cual se evitará el paso de ese medio de transporte por el centro del puerto. Con diversas obras complementarias se hizo una inversión de 2 mil 540 millones de pesos.

Recibido con prolongados aplausos, Peña Nieto se confesó emocionado por celebrar aquí mi cumpleaños pero, sobre todo, hacerlo cerca de la gente a la que me debo, a los mexicanos que han depositado en un servidor su confianza para servir como Presidente de la República, el mayor privilegio que alguien que tiene por vocación la política puede tener en su vida.

Insistió en su convicción de que dejará un México mejor y distinto al de hace seis años y de varias décadas, debido a los esfuerzos de varias generaciones y la gestión de distintos gobiernos.

Hasta el 30 de noviembre este gobierno seguirá trabajando por los mexicanos y brindando atención diaria a un millón de personas en la infraestructura de salud pública. Asimismo, 42 millones de mexicanos seguirán recibiendo los programas de la Secretaría de Desarrollo Social y los militares y la Policía Federal continuarán cerrando filas con las autoridades locales para poder mejorar las condiciones de seguridad, tranquilidad y paz para los mexicanos.

Además, adelantó la entrega, como parte de la reforma educativa, de más de 200 millones de libros de texto gratuito al inicio del próximo ciclo escolar.

Con aires de evocación y siempre insistente en que junto con la sociedad vamos modelando día a día, no en un momento, no en fecha determinada, una mejor nación, Peña Nieto deseó bendiciones para los presentes y agradeció a Dios la oportunidad y el privilegio de cumplir un año más de vida.

Al finalizar la ceremonia, el mariachi de la Universidad de Colima interpretó Las mañanitas y el mandatario cortó el pastel, en el que se leía Ferromex.

El mandatario explicó que la obra contará con capacidad para movilizar 750 mil contenedores de carga en operación continua. Ratificó que en Manzanillo se duplicará la capacidad operativa, mientras la de carga se triplicará, lo cual forma parte de la estrategia de esta administración para ampliar las áreas de recepción de mercancías en aquellos puertos del país que estaban saturados.

En su discurso de bienvenida, el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta, resaltó y agradeció a Peña Nieto por ejercer un gobierno tolerante, respetuoso de la libertad de expresión y favorable a la deliberación pública de las ideas. Añadió que gracias a ese estilo personal de gobierno existió la fortaleza para un modelo democrático que hemos elegido los mexicanos y que acaba de ser confirmado en la reciente jornada electoral.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y el director de proyectos corporativos de Ferrocarriles Mexicanos, Lorenzo Reyes Retana, explicaron los detalles técnicos de la obra –gracias a la cual el paso del tren en medio de la zona urbana dejó de afectar a la población– y las adicionales.

Sobre el malecón de Manzanillo, habitantes del lugar desplegaron una manta en la que se leía que las obras de la laguna de Cuyutlán, la regasificadora y el desvío ferroviario han impactado las actividades de los pescadores de la zona.

La Jornada