Católico instruido, no será confundido

“La ira de Dios se provoca cuando la gente busca al Demonio en lugar de buscarlo a Él”

(Padre Darío Betancourt)

Continuamos con la entrevista al Padre Darío Betancourt. ¿Qué es lo que cura: la fe, la oración, la imposición de manos?
Ni la fe cura, ni la oración cura, ni la imposición de manos cura; esos son medios que Dios utiliza para Él curar, pero el que cura es Él, Él, Él, Él directamente, utilizando estos medios que acabo de decir; claro que la fe ayuda mucho, pero no es la fe la que cura, no por favor, eso es quitarle a Dios su poder de sanar.

Usted no llama milagros a las curaciones, sino bendiciones, ¿verdad?.
Sí, inclusive a esas cosas extraordinarias que me han tocado ver, yo no les llamo milagro, porque milagro es una declaración que hace la Iglesia de un acontecimiento que Dios ha hecho a través de un individuo, de un Santo; entonces llamar a eso milagro me parece falta de delicadeza, yo diría bendiciones; porque si es una curación que lo digan los médicos y si es un milagro que lo diga la Iglesia, yo digo mientras tanto “bendiciones”.

¿Qué siente el Padre Darío en su corazón, en su mente cuando ocurre una de estas “bendiciones”?
La alegría de ver a Dios presente, Dios dejándose ver, oír y tocar, así es como Dios muestra su gloria y su poder; Él no se muestra como un ser humano, como estuvo hace dos mil años, estuvo y se fue; y ahora se quedó en forma de Pan y Vino, y no es pan y no es vino, sino que es Él; como en el Antiguo Testamento que vino en forma de una nube y la nube no era Dios, sino que Dios tomaba figura de nube para poder dejarse ver, oír, tocar y mostrar su gloria; o como de noche que se mostraba en una columna de fuego y el fuego no es Dios, sino que tomaba la figura de fuego para dejarse ver; o como todas las 10 plagas de Egipto tan increíbles, todas esas cosas tan poderosas, así es la maravilla de Dios para mostrarse y dejarse ver.

En sus libros habla usted de “un baño de luz”, ¿en qué consiste esto?
Bueno, como todos los Sacerdotes no alcanzamos a atender a tanta gente, el baño de luz es un método de oración mediante el cual le pido a Dios que me diga por qué yo estoy sufriendo de amarguras, tristezas, depresiones, enfermedades, por qué sufro de mal genio, por qué soy tan pesimista, tan negativo; eso normalmente lo tratan los psicólogos, pero como no todos los psicólogos son cristianos, ni tienen fe, entonces yo le digo a la gente: “vaya al Sagrario, báñese en la Luz de Jesús, porque Él dijo yo he venido al Mundo para sacar de las tinieblas a todo el que creé en Mí”, de eso se trata, bañarme en Jesús para que Él me saque de la tiniebla, de la tristeza, de la depresión, de las enfermedades; y Él mostrando la causa, se va al efecto.

¿Qué puede decirle a aquellas personas que en su necesidad, en su desesperación o en la ignorancia de la verdadera fe, acuden a brujos, a la mal llamada “santa muerte”, etc?
¿Qué les digo? Léase el capítulo 18 del Deuteronomio: “la furia de Dios”, pero la “ira de Dios” de que la gente vaya a buscar al Demonio en lugar de buscarlo a Él. Todas esas cosas están prohibidas en la Biblia, vaya a la Biblia y lea el capítulo 18 del Deuteronomio, del verso 9 en adelante, vea lo que dice de la adivinación, de la hechicería, de la brujería, de los signos zodiacales; lea el capítulo 44 del Profeta Isaías, que dice “yo destruiré todo lo de los adivinos”, en el capítulo 47, lea lo que Dios dice acerca de los horóscopos, de los signos zodiacales: “la furia de Dios” ¡y lo grito!: “Ay de usted que se ha hecho adivinar la palma de la mano, ay de usted que se ha hecho adivinar y ha ido donde estos brujos, ay de usted que ha ido donde esta gente que le dice cosas, son unos mentirosos y cobran carísimo por esta mentira; si usted supiera, la furia de Dios, arrepiéntase y pídale perdón”.

Nos unimos a la alegría de los hermanos de la Prelatura de los Mixes, que han recibido con júbilo a Mons. Salvador Cleofás Murguía Villalobos, como su IV Obispo, quien fue nombrado por S.S. Francisco el 13 de junio y recibió la Ordenación Episcopal este 2 de agosto en Ayutla, Mixes. Dios haga fecundo su Ministerio Episcopal y María Santísima lo cubra con su manto maternal. ¡Así sea!

LUBIA ESPERANZA AMADOR.
lubia_ea@hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."