Literatura erótica: más que un libro, una necesidad

Podría únicamente recomendaros las mejores novelas eróticas de todos los tiempos, según mi visión, pero para eso ya existen grandes críticos literarios. En esta ocasión, quería ir un poco más allá y descubrir, qué es lo que nos lleva a leer o escribir relatos eróticos. Para ello conté con tres personas que viven estos géneros muy de cerca.

Todas tiene mucho que contar, poniendo la erótica y el romanticismo a alcance de los lectores. Serán ellos y no yo, quienes abran sus ardientes corazones.Radiografía de la novela erótica Xaviera hurtado, más conocida como Mimmi Kass, es médico pediatra de profesión, y se lanzó a la publicación independiente en 2016 con ‘Radiografía del deseo’, primera novela de la trilogía ‘En cuerpo y alma’.

Un romance erótico ambientado en el mundo de la medicina que, junto a ‘Diagnóstico del placer’ y ‘Latidos de lujuria’, se mantienen en el número 1 de Ficción Médica de Amazon y dentro de los más vendidos en Ficción Erótica hasta el día de hoy.  ‘La mujer fetiche’ es su última novela.

Un verano aburrido, con 14 años, la llevó a investigar una colección erótica que abarcaba desde la Grecia clásica hasta Henry Miller y Anaïs Nin.

Aprovechó su segunda baja maternal para escribir con mayor seriedad y dedicación al género. “Estaba un poco cansada de literatura erótica llena de estereotipos y clichés mal entendidos. Eso me animó a publicar”. Asegura que “la literatura erótica ofrece todas las ventajas de cualquier lectura, con el aliciente de que puede ser una excelente fuente de aprendizaje y alimento del deseo”, afirma. Aportando excitación de cuerpo y mente, aprendizaje e inspiración en la erótica propia, alimentar deseos y fantasías, aumentar la complicidad en la pareja, potenciar la sensualidad femenina e incluso, aumentar la autoestima, según sus lectoras.

Es un hecho demostrado que las mujeres leemos más en todos los géneros, “y no tenemos los prejuicios sobre las lecturas románticas y eróticas que se dan más entre los hombres”, afirma la doctora y añade que “las mujeres suelen ser las que llevan la voz cantante en la innovación y experimentación erótica de la pareja, e incorporan la lectura en ese crecimiento. Los hombres se dejan llevar, o incluso puede que sean reacios en un inicio, aunque lo que yo veo es que este panorama está cambiando y los hombres leen más o lo reconocen de manera más abierta”.

Ocurre algo similar con el número de mujeres escritoras. Sin embargo, esto ocurre sólo con las novelas contemporáneas, porque grandes exponentes de la literatura erótica son hombres y nadie duda de la calidad de su obra, como ocurre con Henry Miller, “Trópico de Cáncer”, Nabokov “Lolita” o Bocaccio “El Decamerón”, Su consejo para lectores es “que dejen de lado los prejuicios, abran la mente y disfruten”. 

Y, para los escritores noveles, “no tienes porqué buscar publicar nada; escribir erótica es un ejercicio estupendo para alimentar el deseo y la libido, es un recurso muy utilizado en sexología, y estoy segura de que si pruebas a escribir un relato…¡te encantará!”Manías románticas Con 6 libros a sus espaldas y un séptimo a punto de ver la luz, Manuel Montalvo Ruíz pasó de trabajar en seguridad a escribir ‘Cosas y pelo’, una novela erótica escrita sin conocer mucho este género ni haber escrito nunca antes. “Tenía la necesidad de contar una historia que me parecía interesante”, afirma. Fue a través de la redes sociales donde comenzó a inclinarse por la temática romántica ya que no veía muy viable, por cuestiones de censura, dedicarse a mover frases sobre erótica. Pero el romanticismo le ofreció esa visibilidad que deseaba.

Su última novela, “La maldita manía de quererte” (La Esfera de los Libros), en tan solo dos meses vendió más de 15.000 ejemplares obteniendo su mayor éxito como novelista.

Es uno de los pocos hombres escritores contemporáneos que tienen visibilidad. Considerando que, “quizá las mujeres tengan más sensibilidad para trabajar estos géneros. Aunque luego existan muchos genios del género como Antonio Gala, ‘La pasión turca'”, afirma el escritor. Además, considera que la erótica en boca de un hombre es más complicada porque puede resultar más soez para al público.

“Determinadas conductas, según quién las cuente, pueden resultar más o menos violentas, por tanto es un género más arriesgado”, aclara Manuel. Aunque escribe para todas las personas, “el 90% de sus lectoras son mujeres, aunque cada vez lo hacen más hombres”, afirma. Recomienda leer mucho, sobre todo sus novelas, pero destaca “Historia de O” de Pauline Réage, “Las edades de Lulú” de Almudena Grandes y a la escritora Megan Maxwell.A los nuevos escritores les diría que “solo necesitan tener una historia que contar y tiempo”. No sigue reglas especiales y cree firmemente en que lo bonito es que salga lo que se lleva dentro, que se haga por uno mismo y, si gusta y sirve a los demás, mucho mejor. Cómo escribir un relato o novela erótica romántica”Todos mis textos viven un erotismo basado en el deseo romántico del otro ser humano” pues, para Mar Márquez, Mi Yo Salvaje, integradora social, sex coach, bailarina y estudiante de sexología, lo erótico y romántico va unido.

“Escribo desde la necesidad de buscar dentro de la persona en que me había convertido, porque es ahí donde no encuentro filtros ni límites morales que condicionen mi imaginación a través del miedo”, asegura Mar.

“Por eso nunca escribo pensando en el lector”.

Entre las últimas obras eróticas que ha leído se encuentran “La Carne” de Rosa Montero, “El Amante de Lady Chatterley” de D.H. Lawrence y le encantan Bukowsky y los comics de Milo Manara. La escritora novel, ha ganado el premio del público en los “Premios Bonobo 2018” con su relato ‘Querido amante sin tiempo’ y en breve publicará su primer libro. Me confesó las claves para ser escritora de literatura erótica y romántica. O, al menos, lo que a ella parece haberle funcionado, por si sirve de guía a alguien. Su profesor de escritura dijo: “Desenamórate de tus frases que te enamoran, porque quizás solo te gustan a ti y no aportan nada al texto” y ella lo cumple a rajatabla, afirma.

1.- Inspiración. Desde el momento que decides que vas a escribir erótica, ese es tu mayor ángel y demonio. Por lo que atentos, a todo lo que os ocurre, porque del mismo gesto de fregar los platos, os puede salir un maravilloso relato erótico.

2.- Estilo personal. Es muy bueno crear un sello identificativo que muestre tu diferencia.

3.- Composición del texto. Es muy personal. Déjate llevar por lo que deseas. Si prefieres relatos cortos, grandes novelas, algo sencillo o incluso poesía.

4.- Ritmo de las acciones para que el lector no se aburra. Márquez opta por “un principio potente que enganche, pero que no lo de todo, si no que genere curiosidad con frases breves y contundentes, llenas de misterio. Un desarrollo de la acción donde me engalano con palabras y metáforas muy poéticas y, a veces, algo barrocas. Y un final abierto como un ‘continuará’, o muy reflexivo. “Me gusta que los personajes sigan con vida propia en el texto sin que el deseo termine entre ellos”.”Me da pena matar el deseo en el orgasmo y los dejo en el limbo de Dante”, concluye.

5.- Escribir para ti. “Los relatos eróticos no son descripciones de prácticas eróticas, es ir donde a tu imaginación le da vergüenza entrar. Contar desde el sentimiento, el deseo, el misterio y la intriga”, nos descubre la autora.