Columna 93. Variadito y no tan buenas.

Crónicas Oaxaqueñas.  

Oaxaca, Oax.- El Gobernador del Estado disfruta las tradiciones de Oaxaca aunque es evidente que desconoce algunas, por ganas de participar no para y eso habla  bien de él, quiso parar la botella tal como se hace en uno de los bailables sin éxito y posteriormente aceptó cargar una de las marmotas que acompañan en las festividades a las chinas oaxaqueñas.

Lo que no sabía Alejandro es que es sumamente difícil, pesan al menos 50 kilos y aparte de mucha fuerza se requiere maña para mantener el equilibrio, por poco se viene abajo con todo y marmota, rápidamente reaccionaron sus allegados e impidieron el desaguisado, bien por la actitud aunque no debería arriesgarse tanto en ciertas actividades

Desplome de aeronave.

Esta semana la nota nacional fue el desplome de un avión de Aeroméxico, ya tenía algún tiempo que no sabíamos de un accidente aéreo de esa magnitud, afortunadamente no hubo fallecidos, vino a mi mente un par de accidentes ocurridos en territorio oaxaqueño, en tiempos del Gobernador Heladio Ramírez López, en marzo de 1992, se cayó su helicóptero por mal tiempo cerca de Huautla de Jiménez, muriendo uno de sus colaboradores cercanos, se Secretario Privado Mario Álvarez Lucas.

Mario fue un deportista de elite que había representado a nuestro país en las Olimpiadas de México 68 en la especialidad de basquetbol, su altura así lo descubría, su esposa, Queta Basilio fue quien encendió el pebetero en esas olimpiadas, la primera mujer atleta en tener ese honor en la historia, fue una dolorosa pérdida, murieron diez personas en esa caída.

En tiempos más recientes, en septiembre del 2010, se desplomó una avioneta cerca de Huatulco falleciendo seis personas, entre ellas dos diputados federales, uno era representante de Guanajuato y el otro de Oaxaca, Guillermo Zavaleta, era una promesa del panismo en el estado, originario del municipio de Juquila en la Costa oaxaqueña, también fue muy llorado, algunos de sus primos son los propietarios de la pastelería Carmelita.

Desafortunada neumonía.

Dos personas muy conocidas y apreciadas en Oaxaca fallecieron en los últimos diez días, el diagnóstico del padecimiento final fue el mismo, neumonía, el primero fue el deceso del Dr. David Marrufo, su esposa fue doña María Elena Tenorio, ella realiza una gran labor en favor de esta ciudad, logra embellecerla gracias a la hermosa actividad de pintar vírgenes en troncos de algunos árboles de Oaxaca.

La hija mayor del Dr. Marrufo es María Elena, directora del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón de Oaxaca, siempre con extraordinarios resultados para muchas familias oaxaqueñas que dependen de lugares como este para sacar adelante a sus hijos que tienen alguna capacidad diferenciada, para toda su familia en fuerte abrazo solidario.

Gran sorpresa causó saber que había fallecido doña Mercedes Migoya, la neumonía hizo estragos y en pocos días le cobra irremisiblemente, gran labor social realizó en vida con su esposo don José Gómez, primero en la Escondida que tuvo que cambiar de nombre al Sabor de Antequera y también en Santa Martha de Bárcena, donaron miles de comidas en favor de quien más lo necesitaba.

A don Pepe y a sus hijos Carmen, Pepe, Lucía, Enrique, Mere y Alejandro, les envío el más sentido pésame, todos ellos son mis amigos, estudiamos y crecimos juntos, don Pepe y doña Mere eran un caso extraño de hijos únicos por lo tanto sus hijos no tienen primos hermanos, ellos se encargarán de seguir con la labor humanitaria de su señora madre.

Extraño atentado.

Oaxaca se ha visto envuelta en tiempos recientes en mucha violencia, varias personas muy conocidas en la capital del estado sufrieron atentados directos hacia sus personas que les costaron la vida, cada vez sorprende menos escuchar noticias relacionadas, en ninguno de ellos se había hecho público un video grabado en el momento de la agresión, pues hace una semana empezó a circular en las redes sociales el video de un artero atentado.

La acción fue captada por la cámara de vigilancia del negocio denominado Michelandia, se ve a dos personas llegando en una moto, se acercaron a las mesas de calle donde hay diversos consumidores, una porta un bate y otro una pistola, van directo hacia una persona de camisa amarilla que departe con otras personas tranquilamente, el del bate le asesta un gran golpe en la cabeza pues no lo esperaba y estaba inerme.

La agresión continua aunque los golpes son retenidos con manos y brazos, el de la pistola le asesta un par de cachazos, el agredido sale corriendo mientras es perseguido, da la vuelta a un auto y regresa intentando entrar en las instalaciones del local, es alcanzado y derribado dándole nuevamente una golpiza a base de batazos y cachazos.

Los acompañantes de mesa del agredido se mantienen impávidos mientras transcurre parte de la acción, alguien de otra mesa que se ve que conoce al golpeado también da la vuelta al auto y cuando regresa hace un intento por detener los golpes, en ese momento los atacantes accionan su arma y a quien hieren es al que intervino en defensa y no al agredido originalmente.

Los agresores se retiran de inmediato a gran velocidad en su moto, se dice que la persona de camisa amarilla es Juan de la Cajiga, propietario de un taller mecánico y hermano del socio de la cadena de supermercados denominados El Piticó, lo extraño de este atentado es que aunque aparentemente van por él no accionan su arma de fuego, tampoco se ve que sangre de la cabeza a pesar de los repetidos golpes, solo su defensor recibe una descarga de arma de fuego y se retiran despavoridos los agresores, como sea, es positivo que nadie haya perdido la vida, o solo querían darle un gran susto o eran sicarios novatos.

El personaje agredido se retira con paso tambaleante, es evidente que los golpes en la cabeza hicieron efecto, esperemos se reponga y no vuelva a sufrir algo similar en su vida, eso que vimos es el reflejo de lo que estamos viviendo en el estado y por supuesto no nos acostumbramos, ojalá nunca lo hagamos, suerte tendríamos de regresar a esas épocas de tranquilidad a cualquier hora.

Los comentarios continuarán la próxima semana.

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Twitter: @jpranz

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."