"El que no piensa en el que sufre, al Cielo no va"

CATÓLICO INSTRUIDO, NO SERÁ CONFUNDIDO

“El que no piensa en el que sufre, al Cielo no va”

(Padre Darío Betancourt)

¿Qué nos dice de terapias alternativas, que incluso algunos católicos practican, como el Reiki, la sanación cuántica, etc.?
Algo parecido a lo que está en el Deuteronomio, todos esos son también una partida de mentirosos; inclusive la Santa Sede dio un documento hablando de la mentira que es el Reiki, y si fuera ese solo; igual el yoga, hasta hay quien asegura que el sacerdote de su parroquia le dice que son solamente movimientos, que son simplemente posturas; no, cada postura del yoga es un acto de adoración a Satanás, cada movimiento que si las piernas, que si las manos, todo eso es una adoración al Diablo, eso es el puro Diablo que está engañando hasta a los mismos elegidos de Dios, a los sacerdotes y a las monjas.

Usted ha dicho que “el que no piensa en el que sufre, al Cielo no va”. ¿A dónde se va? ¡Al infierno se va! ¿Por qué digo esto? Porque en el capítulo 25 de San Mateo dice: “tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber”, vengan por eso al Cielo; ¿y yo cuándo le hice a usted todas esas cosas? cuando se lo hizo a los más pequeñitos; y a los otros: ustedes no me dieron de comer; ¿pero cuándo yo no le di de comer?, cuando no se lo hizo al más pequeño, por eso no me lo hizo a mí, entonces lárguese de aquí al fuego eterno preparado para el Diablo y sus seguidores.

¿Qué legado quiere dejar el Padre Darío? Que reciban el Bautismo en el Espíritu Santo, una persona no cambia mientras no tenga el Bautismo en el Espíritu Santo que es una oracioncita sencilla en fe, que uno hace por otro, así de sencillo y ya verá las cosas que le van a pasar; yo le gritaría al mundo entero, inclusive en mi testamento que ya lo tengo escrito, le digo a toda la gente que les deseo que todos tengan la gracia de recibir el Bautismo en el Espíritu Santo como el mismo Jesús lo recibió después de que fue bautizado con agua, como la Virgen María lo recibió el día de Pentecostés, como los apóstoles lo recibieron, todos los Santos de nuestra Iglesia Católica han pasado por esa experiencia del Bautismo en el Espíritu Santo y mientras no lo recibamos no vamos a cambiar de vida.

Un mensaje final: Que Dios los bendiga, que me crean lo que les acabo de decir, esta noche antes de dormir, de rodillas diga: “Jesús me arrepiento, entra en mi corazón, Padre, en el Nombre de Jesús mándame al Espíritu Santo”, y va a ver lo que le va a pasar.

Seguramente habrá católicos escépticos al tema de la “sanación”, debo confesar que yo lo era; sin embargo, leer el libro de “Vengo a Sanar” del Padre Darío Betancourt, sin duda nos cambia la perspectiva, pues en él hace varias aclaraciones al respecto; les invito a adquirirlo, pues las ganancias por la venta de sus libros las destina a la asociación “Positivos por la Vida” que tiene en Colombia y que atiende a niños huérfanos con VIH. Afortunadamente son más las personas en favor de la vida, como quedó claro en Argentina en donde, por 38 votos contra 31, el Senado rechazó este miércoles el proyecto para legalizar el aborto hasta la semana 14, que había aprobado la Cámara de Diputados en junio pasado; apretadamente, pero la mayoría votó por el respeto a lo más valioso de la Creación de Dios y el más fundamental de los Derechos Humanos: la vida humana. Dios quiera que ese y todos los países aprueben leyes y apliquen políticas públicas que eviten que haya abortos, sobre todo clandestinos; por supuesto que no se trata de criminalizar a la madres, si en la mayoría de los casos son también las víctimas; se trata, en cambio, de “salvar ambas vidas”. ¡Que así sea!

LUBIA ESPERANZA AMADOR.
lubia_ea@hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."