Antes de salir al escenario del Auditorio Nacional, hablamos con el bailarín mexicano sobre la importancia de la cultura en México.

Isaac Hernández ya no necesita presentación. La imagen que proyecta es la de quien acaba de recibir hace dos meses uno de los premios más importantes de la danza, el Benois de la Danse 2018 que otorga la Asociación Nacional de Ballet de Moscú.

Si alguien le hubiera dicho, “en el 2018 tienes asegurado el premio al mejor bailarín del mundo” su rendimiento y compromiso habrían bajado porque sabría que lo tendría. Pero no fue así. A los 18 años sufrió una lesión y lo que le dijeron fue que ya no podría bailar más. Era la segunda lesión que vivía desde que inició su carrera —a los 9 años—, la primera fue a los 16.

“Estás un día bailando, te sientes invencible y minutos después no puedes enderezarte. Pierdes la fuerza en la pierna izquierda y sientes que el mundo se acaba en ese instante”, comentó en entrevista a HuffPost México.

Por eso nunca se ha conformado con lo que ha logrado. Sabe que para destacar en las bellas artes, la disciplina es fundamental y para él, hacer bien su trabajo no es mera cuestión de ‘cumplir, sino una necesidad personal. Después de pasar seis meses en terapia tras su primera lesión y retomar la danza, cuando sufrió su segunda lesión tuvo que dejarla un año. Contó que estaba en el Ballet de San Francisco en ese entonces, y el temor a no recuperarse se juntó con la posibilidad de perder su lugar en la compañía.

“Yo no quería que mi carrera terminara de esa manera. Es un sentimiento de terror lo que te entra en ese momento”.

Además de las terapias que recibió, cuenta que fue voluntario en una casa de retiro de adultos mayores mientras se recuperaba. Los ayudaba en sus tareas diarias, los acompañaba a sus pendientes, pasaba tiempo con ellos. Hacer otras cosas para despejar la mente, darle tiempo a las lesiones. Descansar el cuerpo combinado con la paciencia y pasión que tiene hacia la danza rindieron frutos.

Eliminar los prejuicios

Isaac Hernández actualmente vive en Londres, Inglaterra, lugar donde ha aprendido otras disciplinas como el teatro, al cual asiste constantemente durante su tiempo libre. El ambiente cultural que vive allá anhela pudiera replicarse en México, cuenta. Para él, ese factor debería estar en todos los espacios, desde las casas hasta los lugares públicos en el que todo gira en torno a la cultura.

“Por muchas razones todavía no es posible que eso suceda en México. Gran parte de eso es por las preconcepciones que tenemos hacia la cultura, que muchas nacen en la familia. Me ha tocado escuchar muchas historias de personas que me dicen ‘mi papá no me dejó dedicarme a la música porque me decía que me iba a morir de hambre’, ‘mi papá no me dejó dedicarme al ballet’, creo que lo primero que tenemos que cambiar como sociedad son los prejuicios que tenemos hacia la danza y la cultura”.

A lo largo de su carrera, él también ha sufrido esos prejuicios, sobre todo por parte de terceros, pues su familia siempre fue el principal apoyo. “Nunca me los tomé en serio (los comentarios) porque entendía que era una falta de conocimiento y cercanía hacia mi profesión”, apunta.

Para Hernández, además de cambiar esos prejuicios, la falta de apoyo que existe a la cultura en México también se debe a que las oportunidades no vienen acompañadas de iniciativa privada, pues dice que “no es viable” que el apoyo recaiga en una sola entidad gubernamental, “porque el trabajo no llegaría a todas las personas que se necesitan”.

“La cultural tiene que ser un tema de conversación social, ahí nacen muchas preguntas difíciles, tratas temas más sociales. Me encantaría normalizarlo (el ballet) y que la gente pudiera consumirlo de una manera natural, y después debatirlo y hacerlo un tema de conversación”.
Impulsando el talento mexicano
Este año, además de presentar Despertares, en dos fechas en el Auditorio Nacional, Isaac Hernández creó Despertares Impulsa a través de Soul Arts Productions, la compañía productora de espectáculos y promoción cultural que fundó junto a tres de sus hermanos en 2014. Despertares Impulsa nació con la finalidad de crear espacios en el que las personas pudieran conocer de cerca el trabajo de otros destacados artistas.

Asistir a conferencias, talleres, firmas de autógrafos y, además, audicionar para el Programa Académico de tres años del English National Ballet, del cual Isaac es el bailarín principal, fueron otras de las actividades que se pudieron realizar, todas de manera gratuitas.

Hernández se ve viviendo por y para la danza. “En el momento en que dices ‘ya, estoy satisfecho’ dejas la ambición y, hasta cierto punto, la imaginación por crear nuevas cosas. Estoy tratando de cambiar realidades y vidas aquí en México a través de la cultura. Eso es lo que me ilusiona más”.

HuffPost