En las semanas recientes se ha venido hablando mucho en los medios de la casa ubicada en Chihuahua 216 de la colonia Roma, donde han sido instaladas las oficinas del equipo de transición de AMLO. Los videos muestran a un enjambre de reporteros y fotógrafos en la banqueta esperando la conferencia de prensa del día. ¿Qué hay adentro? Pasando la reja comienza la austeridad. Está el garaje donde tienen lugar las reuniones con los reporteros. Tres grandes posters cuelgan de un muro: Juárez, Madero, Cárdenas. Escalinata arriba, los visitantes llegan a una recepción estilo presidencia imperial, con atención de edecanes. Nop, ni de broma. Es un salón que seguramente en un tiempo fue el comedor y la sala de sus antiguos habitantes. No hay sillones, te ofrecen agua y café. Por ahí andan Carlos Urzúa, Esteban Moctezuma, Gerardo Esquivel. Llama la atención la ausencia de las figuras de la chayocracia que se veían en las oficinas de otros presidentes. A la izquierda, la oficina de AMLO y un comedor. Eso de comedor hay que precisarlo. Es una habitación de usos múltiples (por llamarlo de algún modo) donde caben una mesa y 10 sillas y funciona tanto como sala de juntas como lugar para tomar los sagrados alimentos. Retiran papeles y folders, colocan mantelitos individuales y se convierte en comedor. Es una sencillez natural, sin artificios.

La Jornada / Dinero / Enrique Galván Ochoa