Oaxaca, Oax. Al menos 300 tortugas murieron al ser atrapadas en redes de barcos atuneros, sin embargo la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) hace “mutis” y prefiere evadir su responsabilidad.

El delegado en Oaxaca de esta dependencia federal rehuye de las entrevistas y asegura que no emitirá un posicionamiento sin “autorización”.

Las 300 tortugas quedaron atrapadas y las instancias no hicieron presencia, sólo la Coordinación Estatal de Protección Civil quien brindó el apoyo para revisar el estado que guardaban, sin embargo al sólo encontrar una viva, procedieron a preparar lo correspondiente para que estas fueran enterradas.

Hasta el momento nadie ha dado alguna información sobre las sanciones que corresponden a los responsables de esta situación.