Pobladores ingresaron a la fuerza a los separos de la comandancia para linchar a dos sujetos.

Pobladores de Acatlán de Osorio lincharon a dos presuntos secuestradores de niños, al ingresar a la fuerza a los separos de la comandancia y quemarlos vivos.

De acuerdo con los primeros reportes, autoridades municipales detuvieron a los presuntos delincuentes alrededor de las 13:30 horas en la junta auxiliar de San Vicente Boquerón, de este 29 de agosto.

Sin embargo, pobladores no tardaron en acusarlos directamente y exigieron a las autoridades la liberación de los señalados para quemarlos vivos.

Luego de forcejear contras las autoridades, un grupo de vecinos de Acatlán lograron ingresar a la fuerza a los separos.

Los dos sujetos murieron alrededor de las 16:20 horas en el patio de la comandancia, sin que enfrentarán un proceso de investigación.

Desde el pasado 28 de mayo, pobladores de la comunidad de San Vicente Boquerón habían denunciado la presencia de supuestos robachicos.

Aunque dejaron en claro que por ahora no han tenido hechos que lamentar, sí han observado a un hombre y una mujer por las calles de la comunidad, quienes ofrecen dinero a los infantes cuando están solos.

Gobierno Estatal responzabiliza al municipio
Gobierno del Estado lamentó los sucesos en Acatlán de Osorio y responsabilizó a las autoridades municipales de los hechos ocurridos.

El gobierno de Puebla informó que la autoridad municipal no siguió los protocolos establecidos  por la administración estatal, ni en tiempo ni en forma; de igual forma, la autoridad municipal nunca envió negociadores para establecer el diálogo con el grupo creciente de personas, y tampoco informó de los hechos a la SSP y a la SGG para brindar pronto auxilio.

De acuerdo con el reporte policial, aproximadamente a las 15:30 horas del 29 de agosto, policías municipales rescataron a Alberto N., y Ricardo N., de 53 y 21 años de edad, retenidos en la junta auxiliar, quienes eran acusados de robar niños, entre otras versiones, y que fueron trasladados a la comandancia de la cabecera municipal, en donde se congregaron cerca de 150 pobladores enardecidos que rompieron la puerta y sacaron a los dos individuos, prendiéndoles fuego, así como a la camioneta que conducían.

El Popular