“Cuidado con aquellos embriagados por el poder, porque actúan como gorrinos”  Manolo

Es un relato del Jesuita Tony de Mello: No podía dar crédito a mis ojos cuando vi el nombre de la tienda: La tienda de la verdad. Así que allí vendían la verdad. La correctísima dependienta me preguntó qué clase de verdad deseaba yo comprar: verdad parcial o verdad plena. Respondí que, por supuesto, verdad plena. No quería fraudes, ni apologías, ni racionalizaciones. Lo que deseaba era mi verdad desnuda, clara y absoluta. La dependienta me condujo a otra sección del establecimiento en la que se vendía la verdad plena.

El vendedor que trabajaba en aquella sección me miró compasivamente y me señaló la etiqueta en la que figuraba el precio. “El precio es muy elevado, señor”, me dijo. “¿Cuál es?”, le pregunté yo, decidido a adquirir la verdad plena a cualquier precio. “Si usted se la lleva”, me dijo, “el precio consiste en no tener ya descanso el resto de su vida”. Salí de la tienda entristecido. Había pensado que podría adquirir la verdad plena a bajo precio. Aún no estoy listo para la Verdad. De vez en cuando ansío la paz y el descanso. Todavía necesito engañarme un poco a mí mismo con mis justificaciones y mis racionalizaciones. Sigo buscando aún el refugio de mis creencias incontestables.

Este cuento va concatenado a la puntual respuesta publicada en el periódico Reforma, en el que hace mención de la cancelación de un contrato por parte del INFONAVIT denominado: “Programa de movilidad hipotecaria”, con las siglas CAMBIAVIT con la empresa Telra Realty, cuando fungió como director de ese Instituto Alejandro Murat Hinojosa dando a conocer que lo verdadero fue que se presentó una propuesta con dicha empresa, propietaria de la plataforma de informática, por el cual se incrementaban las opciones de movilidad en la vivienda de los acreditados evitando la mayor parte de los trámites administrativos y legales que imposibilitaban dicha movilidad.

Dicha propuesta fue aprobada por el Consejo de Administración, cuya ventaja en favor del organismo como de los derechohabientes no habría erogación económica alguna de esas partes, y que la empresa proveedora cobraría un diez por ciento de porcentaje de cada operación celebrada a cargo de los beneficiarios del servicio, aportando a cambio los derechos derivados de la propiedad de la tecnología, su implementación, operación, promoción y el riesgo ante el fracaso de su implementación haciendo del conocimiento el aludido que ese programa no implicaba la privatización de los servicios que presta el INFONAVIT, ya que el programa contratado únicamente facilitaba la posibilidad de acceder al intercambio de vivienda entre los acreditados y derechohabientes, la comercialización de vivienda nueva y usada, así como el arrendamiento, siempre bajo la rectoría de dicho organismo.

Y en forma distorsionada el 29 de agosto del año cursante dicha institución dio a conocer que con el fin de evitar “contingencias jurídicas” se había celebrado una transacción con la proveedora Telra Realty mediante un pago de 5 mil 88 millones de pesos para que el INFONAVIT continuara con la implementación del programa.

Enfatizando el ex director del INFONAVIT que durante su administración no se erogó cantidad alguna y además no existía contingencia legal con la aludida empresa siempre actuando a favor de los intereses de los derechohabientes.

Así mismo el día de ayer sábado primero de septiembre el mismo periódico Reforma publicó que el contrato entre el INFONAVIT  y Telra Realty, no establece sanciones por su terminación por lo que el actual director del instituto, David Penchyna, no estaba obligado a pagar 5 mil 88 millones de pesos, que contraviniendo o extralimitándose al contrato sí autorizó ese pago indebido denotándose la violación por parte del actual director del INFONAVIT, David Penchyna cuyo motivo de fondo es apabullar la impoluta trayectoria de su antecesor Murat Hinojosa, por pretender que su estado natal de Hidalgo sea adjudicado la denominación de origen del mezcal, que como oaxaqueños sabemos y entendemos somos los realmente creadores de esa bebida de los dioses.

Le ha ocasionado escozor a Penchyna que Alejandro Murat saliera a las calles  encabezando protestas de los mezcaleros frente a las oficinas del IMPI para exigir que revoquen la entrega de denominación de origen a más municipios, defendiendo a capa y espada nuestra bebida propia y exclusivamente de Oaxaca.

Amén de caracterizarse David Penchyna en obtener recursos multimillonarios que ha logrado consolidar con negocios turbios desde el INFONAVIT y que es voz petite desde que arribó a dicho organismo obtendría lo más que pudiera en dinero, porque Peña Nieto no lo hizo gobernador de su estado de Hidalgo y que él compensaría sus ingresos a través del organismo que actualmente sigue dirigiendo. Esa es la verdad que ahora como en el cuento inicial de este libelo, seesta engañando el perverso hidalguense. Ergo, se denota que está Penchyna perdido por el mezcal.

Jugadas de la Vida.

Porfirio Muñóz Ledo ha servido a dos presidentes de México de apellidos López, el primero José López Portillo, y el segundo Andrés Manuel López Obrador.

Twitter: @ldojuanmanuel