Del olvido a la indiferencia colectiva

Oaxaca, Oax.- Muchas Felicidades a Talía Encinas Barajas y Manuel Pimentel Hernández, y a sus familias, por su casamiento, les deseamos felicidad infinita. ¡Formarán una gran familia!. Con cariño Familia Martínez de Aguilar Velásquez.

En este mes se cumple 1 año de aquel terremoto que devastó Oaxaca y diversos estados del país y al día de hoy, aún quedan muchos temas por resolver como no contar con una lista clara de damnificados, de apoyos entregados, de un monto económico definitivo sobre el costo de la reconstrucción, de la incertidumbre de cientos de personas sobre si podrán volver a habitar sus casas y edificios, y sobre la falta de rigor en la aplicación de las normas de construcción.

El tiempo y la falta de memoria aqueja a los mexicanos; rápidamente se nos olvidan no sólo los terremotos y damnificados del año pasado, sino también problemas que faltan por resolverse en México como la desaparición de los 43, la Casa Blanca, Javier Duarte, Odebrech, etc.

Pero ahora, no sólo es el olvido lo que nos aqueja, es la indiferencia colectiva para no actuar ante actos inhumanos, atroces, como el caso de Amelia, mujer de 22 años quien fue violada en la vía pública sin ser ayudada por ningún transeúnte, sumado a la insensibilidad de las autoridades para brindarle la atención adecuada.

Hay que aprender a ser solidarios no sólo con quienes sufren por desastres naturales, sino también por la violencia, por la delincuencia y por alguna injusticia. Tenemos que estar atentos, participar activamente en los asuntos públicos y contribuir con acciones -desde nuestro campo de acción- para mejorar nuestro entorno.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."