Oaxaca, Oax. Este 7 de septiembre se cumple un año de aquella tragedia que dejó una devastación en la región del Istmo de Tehuantepec; el terremoto de 8.2 que tiró miles de viviendas y que aún viste de luto los hogares y los corazones de miles de Istmeños.

Nada ha cambiado desde hace un año, los sentimientos aún se encuentran a flor de piel, le lloran a sus muertos y por eso los recordarán hoy con una misa. También sufren porque hay una lenta reconstrucción de sus viviendas y de su vida.

Las mujeres y hombres de los 41 municipios que afectó el terremoto del 7 de septiembre sobreviven entre los escombros, la vigas y con el temor a los 58 temblores diarios que se sienten en esta zona. A la fecha van 19 mil 500 réplicas de este movimiento telúrico que destruyó más de 58 mil viviendas.

La tierra de las fiestas, las velas y de la alegría se vio apagada un día como hoy, cuando el movimiento telúrico empezó a tirar el patrimonio de más de 100 años de los habitantes de diversos municipios como Juchitàn, Unión Hidalgo, Ixtepec, entre otros.

19 mil 500 mil réplicas del terremoto

De acuerdo a los datos de la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca se tiene registrado 19 mil 500 réplicas del terremoto del 7 de septiembre y diariamente se llegan a sentir 58 temblores en el Istmo.

Los daños también alcanzaron las instituciones escolares, 3 mil 242 escuelas de diversos niveles en 41 municipios del Istmo resultaron dañados sólo por el sismo del 7 de septiembre de los cuales 1898 registraron daños menores, 924 fracturadas las cuales se encuentran en reconstrucción por parte deL Instituto Oaxaqueño de la Construcción de la Infraestructura Educativa (IOCIFED) que reporta el 36% de avance promedio en la reconstrucción.

Las calles con olor a tierra, a desesperanza, los árboles sobre los que caen intensos rayos de sol son muestra del agotamiento anímico de algunos habitantes de Unión Hidalgo que reprochan a sus autoridades municipales su abandono y la ambición descontrolada.

Tras un año de la desgracia Don Antonio, de 65 años de edad, quien sufrió los estragos del terremoto comenta que la reconstrucción de las viviendas ha sido lenta, el encarecimiento de la mano de obra y de los materiales han complicado la situación.

La misma Secretaría de las Infraestructuras, reconoce que el proceso va lento que podría tardar años porque tan sólo en este primer año el avance es de apenas el 46%. Solo van reconstruidas 63 mil viviendas de 180 mil que reconoce el INEGI como afectadas.

También se han reconstruido; 11 mercados, 625 edificios catalogados por el INAH buscan ser reconstruidos con más de 699 millones.

EL gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa dio a conocer sobre los 15 mil hornos y 100 millones de pesos que se han entregado para Mipymes.

Por su parte el titular de Sinfra, Fabián Herrera Villagomez señaló que tan sólo para retiro de escombros se destinaron 200 millones de pesos para 900 mil metros cúbicos en 41 municipios del Istmo.

“Ha sido un año difícil; un año de tristezas” concluye la señora Vicenta quien no ha podido hacer sus tototopos por la pérdida de sus hornos y porque en Unión Hidalgo así como en Juchitán las autoridades municipales beneficiaron a su “gente en lugar de beneficiar a los necesitados.

Consideró que esta experiencia ha sido muy dolorosa, pero también costosa porque para ella no hubo un solo apoyo para poder levantarse de los escombros.