En la lucha por las coordinaciones de las fracciones legislativas en el Congreso de la Unión hubo perdedores, pero fueron recompensados de inmediato con otros cargos.

A cuatro años de que obtuvo su registro como partido político nacional, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se constituyó el pasado miércoles como la principal fuerza política en el Congreso de la Unión.

Con la instalación formal de la LXIV Legislatura federal concluyó uno de los primeros forcejeos al interior del partido creado por Andrés López Obrador y base de la coalición con la que ganó holgadamente la Presidencia de la República el pasado 1 de julio.

En la Cámara de Diputados ganó la carrera por la coordinación Mario Delgado Carrillo. En la plenaria previa de ese bloque en el recinto legislativo de San Lázaro, la cual se prolongó por más de cinco horas, los legisladores votaron en secreto y al final se quedaron en el camino Dolores Padierna Luna, Alfonso Ramírez Cuellar y Pablo Gómez.

Mario Delgado obtuvo 175 votos, Dolores Padierna 26, Ramírez Cuéllar 25 y Pablo Gómez cinco.

Producto de esa negociación, que se cruzó con otras protagonizadas con las diferentes fracciones legislativas, el exdirigente estudiantil en 1968, Pablo Gómez resultó postulado para ser el presidente de la Mesa de Decanos, que es la que se instala previo a la elección de la Mesa Directiva.

En tanto Dolores Padierna fue incluida en la mesa directiva como primera vicepresidenta. Mientras, Ramírez Cuellar espera la repartición de las presidencias de las comisiones y podría estar en Presupuesto, Hacienda o alguna relacionada con esos temas.

Entre los primeros acuerdos donde Morena comenzó a hacer valer su mayoría fue en la designación de la presidencia de la Mesa Directiva, uno de los dos órganos de gobierno de la Cámara de Diputados.

La decisión recayó en Porfirio Muñoz Ledo, quien durará en el cargo un año. Él será el encargado de entregarle la banda presidencial a Andrés Manuel López Obrador el próximo 1 de diciembre cuando inicie su sexenio.

Si bien la conformación de los grupos parlamentarios quedará definida oficialmente hasta hoy, 4 de septiembre, el peso de la marca Morena ya se hizo presente.

La mañana de la sesión constitutiva de la LXIV legislatura, Morena informó que su bancada pasó de 191 diputados a 247, pues migraron a ella 31 diputados electos del PT y 25 del PES. Incluso eso generó tensión con su liado el PT, que no le gustó que los militantes morenistas que fueron postulados bajo su sigla se unieran a sus compañeros y debilitaran a su bancada y con ello la posibilidad de acceder a más recursos y escaños en la repartición de las comisiones. Ello sin contar que así pasó de la tercera a la quinta fuerza política en San Lázaro.

De acuerdo con Ramírez Cuéllar, el proceso de selección del coordinador dejó una bancada muy unida y es un grupo parlamentario muy consistente que buscará tener un trabajo de calidad en los próximos meses.

La siguiente discusión es el reglamento y el aterrizaje de la agenda legislativa de la LXIV legislatura.

Trae mucho pegue
Lo destacable es que la fracción de Morena en la Cámara de Diputados se colocó sólo a cuatro escaños de tener más de la mitad de las curules, mientras que en el Senado se erigió como la fracción más grande con 58 legisladores que representan 45 por ciento.

En San Lázaro si se suman los 247 diputados de Morena con los 29 del PT y 31 de, PES, son 305 que representan 61.4 por ciento. Además, prácticamente tendrán a su disposición los votos de los 16 legisladores del Partido Verde y algunos de los 28 de Movimiento Ciudadano.

Por lo pronto, a los 10 minutos de haber comenzado la sesión constitutiva los diputados de la fracción morenista mostraron su convicción con un sonoro “¡¡Es un ho-nor es-tar con Obradooor!!”.

En el Senado, desde la segunda semana de agosto se sabía ya que Ricardo Monreal sería el coordinador, durante una reunión de López Obrador con diputados y senadores electos.

Y si bien Martí Batres perdió esa batalla, se quedó con la presidencia de la Mesa Directiva del Senado y será acompañado por las morenistas Mónica Fernández Balboa como vicepresidenta y Antares Vázquez Alatorre como secretaria.

El Economista