Quizás algunos pensarían que el caso de “Las Manuelitas” en Chiapas pasaría desapercibido y se lograría burlar la equidad de género que exige la Ley. Pero cada vez crece más y ayer llegó a San Lázaro y si las mujeres se ponen más picudas podrían lograr que el tema se meta a la agenda nacional. Así que si por ahí pensaban que esta vieja trampa de poner mujeres para que renuncien al puesto o soliciten licencia, les iba a servir. Grave error. Atentos.

VOLUNTAD A PRUEBA
El pleno del Senado aprobó enviar un exhorto para que el INE y la autoridad electoral de Chiapas sancione a los partidos involucrados en la violencia de género en contra de mujeres que ganaron cargos de elección popular, las cuales habrían sido presionadas a renunciar para dejar su cargo a hombres. En la misma sesión, senadoras del PES y del PRI presentaron iniciativas a fin de garantizar que haya paridad de género en la integración y en la asignación de las presidencias de las distintas comisiones legislativas, la cual fue turnada a comisiones. Si lo que pretendían con el exhorto era hacer un llamado por la paridad de género, tienen en su mano poner el ejemplo en la integración de las comisiones, ya lo veremos.

¿POR QUÉ NO?
En este espacio de algo estamos seguros: las prácticas políticas mexicanas están empezando a propagarse por todo el mundo pero principalmente en Estados Unidos. ¿No lo cree? ahí está la muestra: ya tienen a Donald Trump que cada día que pasa desilusiona más a los ciudadanos y ya no sabe reconocer entre sus amigos y sus enemigos. Y ahora resulta que un boxeador como Óscar de la Hoya quiere ser Presidente de nuestro país vecino del norte. Y es que la lógica es, si Cuauhtémoc Blanco puede ser gobernador de Morelos, porque el Golden Boy no puede atender desde la oficina oval. ¡Ah verdad!