Más allá de que el sellado que Pemex hizo a la toma clandestina de gas halla sido bien hecha o no, el riesgo de explosividad prevalece, advierten.

México.- Fue sellada la fuga de gas que se registró la madrugada de este miércoles en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), en Puebla, que obligó a que miles fueran evacuados, aunque persiste el riesgo.

De acuerdo con el equipo de Seguridad Física de la petrolera, la fuga de gas LP en uno de sus ductos fue provocada por una toma clandestina hecha por huachicoleros.

En tanto, el Sistema Estatal de Protección Civil señaló que ninguno de las personas evacuadas –unas dos mil- pueden regresar a sus casa hasta que se les dé la indicación.

“Se medirán los niveles de explosividad de la nube de gas para valorar en qué momento puede regresar la ciudadanía a sus hogares”, informó la dependencia.

Además, se indicó que la Secretaría de Educación Pública del estado suspendió clases en 77 instituciones educativas, principalmente de educación básica, en las colonias Villa Frontera, Central de Abasto y Camino Tlaltepango, para evitar cualquier riesgo.

En la zona siguen trabajando los bomberos para evitar el esparcimiento del combustible.

El Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) de la Universidad Autónoma de Puebla, dijo que más allá de que el sellado que Pemex hizo a la toma clandestina de gas halla sido bien hecha o no, el riesgo de explosividad prevalece.

Y es que el combustible puede haberse acumulado a ras de suelo, en lugares como drenajes, alcantarillas u otros y que eso evidentemente supone un alto peligro de conflagración, señaló Alejandra López, investigadora del organismo universitario.

Ante ello, recomendó a las personas que han sido evacuadas no retornar a sus hogares.

Pero algunos vecinos hacen caso omiso a las recomendaciones porque temen que ladrones o la propia fuerza pública pudiera robarles.

SDP Noticias /Con información de La Jornada