El incidente que tuvieron Agustín Marchesín y el juvenil Arturo Sánchez durante la práctica del pasado martes en Coapa no fue indiferente para la directiva de las Águilas y el arquero no podrá evitar una sanción interna.

El guardameta azulcrema perdió la cabeza al ser presionado por el canterano en una jugada y soltó una patada que lo mandó inmediatamente al césped.

Por su parte, Sánchez no será castigado, ya que no respondió a la agresión, además de que se quedó callado. En el caso contrario, la multa económica habría sido inevitable.

El técnico Miguel Herrera tiene la última palabra si desea también aplicar una sanción deportiva, aunque hasta ahora sólo permanecerá en lo económico y labor social.

 

Record