Ciudad de México. Los trabajos de restauración arquitectónica de la Catedral Metropolitana registran hoy un buen avance, según informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En un comunicado, el instituto indicó que esas labores tienen lugar desde que fueron concluidas las tareas emergentes para atender las afectaciones que esa histórica edificación sufrió por el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

Añadió que se han adoptado medidas preventivas en favor de la integridad del recinto ante la próxima conmemoración de la Independencia de México en la Plaza de la Constitución (Zócalo) donde se levanta el monumental templo, el mayor de su tipo en el hemisferio.

El coordinador nacional de Monumentos Históricos del INAH, Arturo Balandrano, precisó que desde los días posteriores al fenómeno natural y hasta ahora han tenido lugar diversas acciones para la atención de los daños de la Catedral, la cual sufrió una afectación moderada y es totalmente reparable.

Entre las afectaciones más visibles están el desfasamiento de los sillares de cantería en los vanos de ambas torres-campanario y el agrietamiento de bóvedas y muros en los costados oriente, poniente y sur.

También la caída de las cruces que coronaban la torre poniente y la fachada del Sagrario Metropolitano, así como el colapso de la escultura Esperanza, que junto con las obras Fe y Caridad integra un conjunto escultórico sobre las tres virtudes teologales creado por el artista Manuel Tolsá.

En cuanto a bienes muebles e inmuebles, los daños se concentraron en el Resplandor del Sagrario Metropolitano, que se desplazó algunos centímetros en dirección sur, y en la caída -dentro de la nave mayor– de la escultura conocida como Señor de la Columna, añadió el comunicado del INAH.

La Jornada