El 54 por ciento de los capitalinos tienen miedo persistente a un año del sismo del 19 de septiembre de 2017, el cual, dejó al menos 228 muertos en la capital del país, de acuerdo con un estudio realizado por el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México.

“Hicimos un estudio para poder detectar cómo estaba el estado emocional después de un año de los sismos y lo que estamos encontrando es que el 54 por ciento de las personas está presentando miedo, posiblemente hay muchas cosas que trabajar todavía en las personas que lo están viviendo”, indicó Iván Martínez, director de Psicología del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, en entrevista para El Financiero Bloomberg TV.

La evaluación de la condición emocional de los capitalinos se realizó a 2 mil 540 ciudadanos de 15 delegaciones. Los encuestados tenían desde seis hasta más de 60 años de edad; el 58 por ciento fueron mujeres y el resto hombres. Se descartó la delegación Magdalena Contreras, una de las más afectadas por el sismo, para tener un pulso más general sobre el sentir de la ciudadanía.

De acuerdo con los resultados del estudio presentados este domingo en la página del Consejo, el miedo intenso persiste como la principal emoción de los habitantes de la Ciudad de México, a un año del sismo del 19 de septiembre de 2017.

Esta emoción solo ha reducido 11 por ciento a casi un año del terremoto, ya que el año pasado el miedo estaba presente en el 65 por ciento de las personas, de acuerdo con el trabajo realizado por el Consejo en ese entonces.

El miedo se mantiene como la principal emoción, principalmente por la suposición de que se puede presentar un nuevo acontecimiento telúrico.

El 22 por ciento de la población manifestó estar tranquila; sin embargo, esta cifra prácticamente es la misma que en 2017, donde el 21 por ciento de las personas atendidas dijo tener esta misma sensación.

Al cuestionar el nivel de la emoción, el 40 por ciento expresó tener un nivel intenso; un 32 por ciento, intermedio; el 22 por ciento, bajo y el 6 por ciento, nulo.

“Esto demuestra que el ciudadano sigue en proceso de duelo por la tragedia de hace un año y que no se han tomado el tiempo necesario para expresar lo que les hizo sentir el evento, sus emociones se acomodaron sin ser procesadas y por ello el miedo regresa casi con la misma intensidad cuando alguien experimenta un estímulo similar, como la alarma, un sismo, el simulacro”, indica el Consejo en su sitio web.

Martínez aconsejó acudir con un profesional a aquellos que presenten miedo, angustia o ansiedad al momento de participar en un simulacro o al escuchar la alerta sísmica.

“Si en ese momento no lo tienes a la mano, lo importante es poder hablar de ello, es de mucha ayuda porque descargas de alguna manera esa emoción. Ya para los simulacros o para lo que pueda acontecer es importante tener un plan de acción, en comunidad, en tu trabajo, con tus vecinos, en tu familia, eso te ayuda a que las emociones negativas se pongan en marcha”, detalló.

El Consejo Ciudadano preguntó cómo podríamos actuar como sociedad para protegernos de los sismos. El 36 por ciento consideró que mejorando las medidas de seguridad de sus espacios de interacción (casas y trabajo); un 31 por ciento con capacitación sobre protocolos de protección civil; y un 10 por ciento la capacitación en intervención psicológica, y solo un 4 por ciento señaló que mejorar las alarmas sísmicas.

Se realizaron diversas preguntas sobre el próximo simulacro del 19 de septiembre, donde un 32 por ciento dijo que no ha pensado en el mismo, pero 12 por ciento cree que será igual que siempre y un porcentaje igual cree que habrá una mejor respuesta de la gente.

Martínez recordó que está a disposición de la población la línea ciudadana 55335533.

 

El Financiero