Oaxaca, Oax.- Mediante una ceremonia se llevó a cabo la imposición del Palio Episcopal al arzobispo Pedro Vazquez Villalobos, el cual le fue otorgado por el Papa Francisco, cuyo representante, el nuncio Franco Coppola, presidió el acto.

Durante la ceremonia, el Nuncio llamó a sacerdotes y obispos a mantener su compromiso de atención a los feligreses, para llegar a ser como el Buen Pastor.

Los rasgos esenciales del obispo es ser un hombre de oración, anunció, y comunión, por ello también los sacerdotes y la feligresía deben seguir en el mismo camino, dijo.

Aseguró que para el obispo la oración no es una devoción sino una necesidad, pues debe buscar el contacto constante con Dios.

El corazón de los sacerdotes debe ser como los de los padres y madres de familia, que no dejan desprotegidos a ninguno de sus hijos, siempre velan por ellos, así debe vigilarse a los fieles, indicó.

Por su parte, Pedro Vázquez Villalobos se comprometió a mantener su ministerio, a trabajar para lograr la encomienda y para que se tenga una mejor diócesis.