“No soy héroe”: dice soldado zapoteca a un año del 19-S

Roselia Chaca / Corresponsal

3-4 minutos
El uniforme verde olivo siempre estuvo presente en la casa del cabo Moctezuma, así que para su familia su integración a las fuerzas armadas fue sólo cuestión de tiempo, con 21 años acuesta, el joven zapoteca originario de la Séptima Sección de Juchitán, Oaxaca, pasó de un simple soldado a un “héroe”, título que dice no merecer.

Martín Moctezuma Luis Hernández, es bilingüe, con el zapoteco como lengua madre creció en la medianía.

Su padre fue soldado raso por nueve años hasta que dio de baja. Él es padre de una niña de tres años, para mejorar su condición de vida y la de su nueva familia se dio de alta en marzo del 2017 en Jojutla, Morelos, siete meses antes del sismo del 7 de septiembre que colapsó la  vivienda de su madre en Juchitán.

Con poca experiencia en el servicio militar, Moctezuma fue integrado al equipo del Plan D-N-III del Ejército Mexicano durante las labores de rescate en el centro de Jojutla el 19 de septiembre, fue ahí, donde su vida cambió, ese día no pudo rescatar con vida a un bebé con su madre de los escombros de su vivienda.

Él quebrándose en llanto y sostenido por voluntarios en medio de la tragedia fue captado en una fotografía que inmediatamente se hizo viral y lo catalogó como un héroe. Cuando se le pregunta por el calificativo, sólo niega con la cabeza y repite una y otra vez que no lo es, que no se siente uno.

No olvida

Ese día no se le borra de la mente, las manos del bebé tampoco desaparecen, la sangre menos. Pudo ser su hija y esposa, su madre, pudo ser alguien que ama. Su  reacción la considera natural ante la fragilidad de su estado anímico, dos semanas antes había recibido la llamada de su madre anunciando que el terremoto de 8.2 grados los dejó sin casa.

“Fueron días difíciles, yo no estaba bien. En Juchitán estaba mi familia, mi esposa y mi hija sufriendo por los daños del terremoto del 7 de septiembre. Estaban asustadas por tantos sismos. Yo no podía ir a verlas, a protegerlas, a consolarlas. Mi deber era cumplir con la patria, ayudar, pero al ver al bebé no pude más. Fue una sensación terrible que me hizo llorar”, comenta con el rigor de un soldado entrenado.

Después vino el reconocimiento del propio Ejército por su valentía ese día, meses después se le premió con su integración en el 98 Batallón de Infantería de Ciudad Ixtepec, a media hora de Juchitán, su tierra, de su familia.

Acercarlo a su familia es el mejor premio que dice haber recibido “lo mejor es tener al soldado cerca de su familia.”. Además el gobierno federal reconstruyó la casa de su madre.

El regreso

Al llegar a la base militar en el Istmo de Tehuantepec, Moctezuma se dio cuenta que su otra familia, el Ejército,  había perdido su emblemático cuartel en Ciudad Ixtepec por el terremoto del 7-S, que los más de 300 militares vivían en tiendas de campañas en los campos de 13 Regimiento de Caballería, mientras su edificio se  reconstruye.

El soldado y sus compañeros, acostumbrados a las incomodidades, cuando no están en operativos de vigilancia o de rescate, se reparten en las 45 tiendas de campañas, y así estarán hasta el 30 de octubre, cuando se concluya la construcción del nuevo cuartel.

Moctezuma espera su próxima misión de rescate con el Plan DN-III, aspira a ingresar a la academia miliar, tener un grado, ser un jefe dentro de las fuerzas armadas, seguir siendo útil al país.

“Sueño con escalar en grados, volver a rescatar personas, ser un buen soldado”

 

Septiembre. El mes en el que hay más sismos

5-7 minutos

Septiembre es el mes con más sismos en los últimos 118 años. De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional (SSN) de la UNAM, han ocurrido 14 mil 602 movimientos durante este mes desde 1900 hasta la fecha.

Con base en datos del SSN, durante todos los años la actividad sísmica se mantiene constante en un mínimo de 11 mil 205 y un máximo de 12 mil 506 terremotos; sin embargo, en septiembre el número aumenta casi dos puntos porcentuales. El jefe del Departamento de Análisis e Interpretación de Datos Sísmicos del SSN, Víctor Espíndola Castro, comenta que esto sucede por las réplicas ocurridas después de los terremotos de 1985 y 2017.
“Las réplicas ocurren porque en sismos de gran longitud, anchura y magnitud quedan en el interior de la tierra muchos lugares inestables y ahí es donde se originan, pueden durar desde meses hasta años. Incluso ahora casi hay la misma cantidad de réplicas que de sismos”, afirma.
Añada que “el número de réplicas que ha habido del 7 de septiembre de 2017 a la fecha ha sido de 27 mil en esa región del golfo de Tehuantepec”, ubicada entre Oaxaca y Chiapas. Un año después “ya estamos en una cantidad estable de sismos.

“Ahorita ocurren sismos casi como ocurrían antes porque si la energía se libera completamente se entra en una estabilidad”, precisa.

De igual manera, el número de actividad sísmica de 1985 a la fecha se ha multiplicado ocho veces con respecto a lo registrado entre 1900 a 1984. El jefe de departamento de análisis del SSN explica que los sismos comenzaron a aumentar a partir de 1985; es decir, con la utilización del sistema sismológico financiado para tener más estaciones y equipo se lograron detectar más movimientos telúricos; “entonces sismos que antes no se reportaban, ahora se reportan”.

Desde 2010 se han extendido las estaciones a estados como Oaxaca, Sinaloa, Veracruz, Monterrey y Chihuahua. Actualmente, el SSN cuenta con 102 equipos para el registro de temblores y 61 estaciones de operación, el doctor menciona que el crecimiento ha sido de 75%.

“Al principio se registraban las fallas más fuertes. Los sensores para los registros que ahora se utilizan son más sensibles que antes, 100 veces más sensibles, entonces es más fácil que no se nos escapen los sismos en general“, comenta.

En total, el SSN tiene registrados 146 mil 976 temblores de 1900 a 2018, de los cuales 305 tuvieron una magnitud de 6.0 a 8.2, esto significa que en promedio cada año ocurren 2.5 temblores.

Con base en el Servicio Geológico Mexicano (SGM), en México en promedio ocurre un movimiento de igual o mayor magnitud a 7.5 cada 10 años; cinco actividades telúricas de igual o mayor escala de 6.5 cada cuatro años, y 100 temblores de igual o menor escala aproximadamente cada año.
Si bien se conoce el mecanismo por el que ocurren los terremotos, el sismológico no puede predecir la fecha ni la magnitud del evento porque “se necesitan conocer las características de la tierra como densidad, temperatura, contacto entre placas, qué tan áspera es, donde se propagan las ondas. En China se hicieron predicciones utilizando el comportamiento animal y tuvo un resultado parcial, pero posteriormente fracasó. Son estudios, pero no son definitorios”.

La diferencia entre la magnitud y la intensidad de un sismo es que la primera mide la energía liberada por el movimiento de la tierra y la segunda proporciona los efectos que el temblor tuvo sobre la población.

Espíndola menciona que las alertas sísmicas de la Ciudad de México funcionan tomando en cuenta sólo la magnitud del movimiento, porque dependiendo de ésta es que puede haber afectaciones sobre la población, por eso los altavoces suenan a partir de un temblor de escala 6.0.
No obstante, las alertas “no están hechas para lugares muy cercanos porque no son predictivas, nada más nos avisan de lejos cuando ya vienen las ondas que son más lentas”.

El sismo del 19 de septiembre con epicentro en Puebla, a 131.1 kilómetros de distancia de la Ciudad, por esto la alarma sonó cuando la tierra se estaba moviendo.

Los estados que concentran la mayor actividad telúrica son los ubicados en el sur de la República: Oaxaca, Chiapas y Guerrero. Tan sólo en esas tres entidades se registraron 79% de los sismos enumerados en el SSN; los siguientes estados con actividad sísmica son Colima, Jalisco y Michoacán, con 12 mil 223, que representan 8% del total; en tercer lugar Baja California y Baja California Sur, con 7 mil 963, esto es, 5%.
La República está dividida en cuatro zonas sísmicas. En la zona A se encuentran estados como Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila. Según el Servicio Geológico Mexicano “no se tienen registros históricos de sismos en los últimos 80 años”; no obstante, el Servicio Sismológico de la Universidad tiene contabilizados 482 temblores con epicentro en esta zona.

Las zonas B y C están compuestas por 24 regiones, entre los que se encuentran la capital del país y la parte norte del Estado de México. El SGM detalla que “son zonas intermedias, donde se registran sismos no tan frecuentemente o son zonas afectadas por altas aceleraciones, pero que no sobrepasan 70% de la aceleración del suelo”.
La Ciudad de México ha sido epicentro de 225 sismos desde hace 118 años, pero ninguno ha sido de magnitud mayor a cuatro grados.
El área D incluye la parte sur de las entidades de Guadalajara, Colima, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, donde “se han reportado grandes temblores históricos, la ocurrencia de sismos es muy frecuente y las aceleraciones del suelo pueden sobrepasar 70% de la aceleración de la gravedad”, como fue el caso del sismo del 7 de septiembre en Chiapas, con magnitud de 8.2

 

Replegarte puede salvar tu vida en el próximo sismo de gran magnitud
10-13 minutos

El 19 de septiembre es una fecha que quedó marcada en la historia de México, debido a que en 1985 y en 2017 sismos de gran magnitud sacudieron a gran parte del país; el primero fue de 8 y el del año pasado de 7.1.

De ahí la importancia de conocer y aplicar los protocolos de seguridad ante terremotos, los cuales se crearon a partir del 85 y que se han venido complementando con nuevas tecnologías como la alerta sísmica y la inclusión de nuevas brigadas, como la psicológica.
Autoridades y especialistas en Protección Civil recomiendan no confiarse y estar alerta los 365 días del año, así como realizar por lo menos tres simulacros al año, no solamente el de septiembre.

Y es que México está ubicado en la orillas de diversas placas tectónicas y aunque no se puede predecir el momento exacto de un terremoto, si podemos estar preparados ante la contingencia, para así salvar nuestra vida y la de los demás.

Hacen énfasis en el repliegue para sobrevivir ante sismo 

Hacemos énfasis en el repliegue, porque por ejemplo en el sismo del 7 de septiembre tuvimos más de 60 segundos a que llegará el impacto, pero el 19 fue un epicentro más cercano a la ciudad, entonces el sistema de alerta se activó posterior a que ya había llegado la onda sísmica, explicó César Trejo Alcaraz de Protección Civil en Movimiento y con 18 años de experiencia en el tema. 

Al escuchar la alerta sísmica se debe mantener la calma, buscar una zona segura y realizar de inmediato el repliegue, ya posteriormente llevar a cabo la evacuación, abundó.

Después de 1985 el protocolo era que al sentir el sismo, todos a evacuar, lo cual era fallido, porque a mitad del camino te agarraba la onda sísmica”, comento.

En caso de realizar una evacuación en 40 0 50 segundos, solamente planta baja y primer piso pueden hacerlo, siempre y cuando las características del inmueble y el número de personas lo permitan.

Y es que después del sismo del 19 de septiembre de 2017, los cuerpos de las víctimas rescatadas de entre los escombros fueron encontrados en los pasillos, en los cubos de las escaleras o muy cerca de las salidas de los edificios, detalló César Trejo.

Aunque el edificio colapse tienes más probabilidades de sobrevivir si ubicas la zona de menor riesgo y realizas el repliegue. La gente que se pudo rescatar con vida, si bien es cierto con lesiones, pero salvaron su vida, fueron encontrados en estos espacios vitales”, afirmó.

Buscan consolidar brigadas de primeros auxilios psicológicos 

Por su parte, Susana Báez Tlaxalo, psicóloga y colaboradora en primeros auxilios, reveló que trabaja en coordinación con autoridades de Protección Civil en un protocolo en primeros auxilios psicológicos y de manejo de crisis en caso de sismo.
Susana Báez estuvo participando en las brigadas que laboraron en Álvaro Obregón 286 en la colonia Roma, en donde un edificio colapsó tras el sismo del 19 de septiembre. 
Afirmó que el año pasado no hubo muy buenos protocolos en cuestión de primeros auxilios psicológicos.
Fue un caos, pero estamos trabajando en esta parte y en capacitar a personas, ahorita vamos a comenzar con voluntarios de todas las carreras, no tienen que ser precisamente psicólogos”, señaló.
Hace un año, dijo, vimos muchos casos de crisis, incluso de los mismos rescatistas, personas que caminaban sin rumbo, no sabían ni como se llamaban, no hablaban y no se les daba apoyo psicológico.
Entonces esto los pone en peligro, porque es una persona que padece alucinaciones, muchas personas se sienten como si estuvieran en el cine y estuvieran viendo una película de lo que está pasando y pueden perder la vida, por eso es importante el apoyo psicológico tras el evento sísmico”, aseguró.

La psicóloga catedrática de investigación y estadística, también recomendó en caso de una crisis tras un sismo, buscar el apoyo de la brigada de auxilios psicológicos, porque en caso contrario puede generarse el estrés postraumático, que luego desemboca en insomnio, sobresaltos y sudoraciones nocturnas.  

Ya posteriormente, agregó, se trabaja en una terapia y realizar algo que nos guste, como hacer ejercicio o escuchar música, también ayudaría.
Adelantó que para el macromisulacro del próximo 19 de septiembre, las autoridades de Protección Civil contrataron actores que representarán crisis nerviosas durante el ejercicio, para que precisamente sean atendidas por una brigada de primeros auxilios psicológicos.
En el macrosimulacro de este año también se van a simular colapsos y se va habilitar un refugio temporal, agregó.

Piden estar alertas ante nuevo sismo de gran magnitud

De acuerdo al ingeniero José Ángel Gómez del Río, corresponsable en Seguridad Estructural ante el Gobierno de la Ciudad de México, debemos estar muy alertas ante un nuevo terremoto, ya que el material de soporte de la capital se está desgastando, por ello estamos viendo tantos socavones y grietas.

En la CDMX todas las colonias tienen fugas de agua ya que se rompieron las tuberías por el sismo del año pasado, el material de soporte de la capital se está desgastando, el subsuelo, afirmó.

Tenemos una olla de lodo y en el próximo terremoto va a ver calles que se van hundir en las delegaciones que han presentado socavones. Las autoridades no dicen nada de esto, es lo más preocupante”, aseguró.
Incluso dijo que “el Ángel, cuya estructura está muy mal, yo te apuesto que va volar como en el sismo del 28 de julio de 1957”.
Asimismo, aseguró que lo peor que podemos hacer durante un sismo es salir corriendo, “es una tontería”.
Si suena la alarma y estás en un lugar alto  busca el triángulo de vida; en las escuelas lo recomendable es estar cerca de las columnas en los salones; si estás en casa puedes replegarte en el baño, porque son espacios que tienen cuatro castillos y forman una especie de jaula, que te protege, con eso tienes la garantía de no morir”, explicó.

El ingeniero recomendó revisar el trabajo del científico Ben Davison, fundador del monitor de desastres naturales Proyecto Observatorio, para entender por qué se están presentando sismos de gran magnitud por todo el mundo.
Ven avances en protocolos de seguridad ante sismos
César Trejo consideró que en México se ha avanzado en los protocolos de seguridad ante sismos de 1985 a la fecha, “no estamos tan en pañales como mucha gente pensaría”.

Si hacemos un comparativo de las pérdidas humanas del 85 al 2017, si es una diferencia abismal, que todavía falta, sí, todavía falta mucho más cultura, en el repliegue sobre todo, aún tenemos miedo a que se nos caiga una vivienda o un edificio y quedar atrapados”, comentó.
Recalcó que más gente debe estar capacitada con la finalidad de garantizar el mínimo impacto y una correcta rehabilitación después del terremoto.
Aunque no seamos de brigadas debemos participar, realizar bien los simulacros para saber bien los protocolos en cada inmueble. Invitar a amas de casas, adultos mayores que busquen la capacitación, identificar las zonas de menor riesgo”, dijo.
Asimismo, pidió difundir la información los 365 días del año, porque de los tres simulacros que  exige la ley, nada más se realiza uno en septiembre, “porque pensamos que nada más en septiembre va temblar, inclusive hay muchos memes en redes sociales, los sismos pueden suceder cualquier día o mes del año, en el día, en la tarde o en la noche”.

EL ECONOMISTA

19-S afectó actividades escolares de 444,112 niños en Oaxaca, Puebla, Morelos y CDMX
4-5 minutos

Save the Children
Tras un estudio realizado en 183 escuelas de las cuatro entidades, 1,640 alumnos dejaron de acudir a clases, lo que representa 7% de la matrícula.
Redacción El Economista 19 de septiembre de 2018, 07:39

La organización Save the Children estimó que, tras los sismos de septiembre del año pasado, se han dificultado las actividades escolares de 444,112 niñas y niños en Oaxaca, Puebla, Morelos y Ciudad de México.

La coordinadora de respuesta humanitaria de la ONG, Fátima Andraca indicó que, tras un estudio realizado en 183 escuelas de las cuatro entidades, 1,640 alumnos dejaron de acudir a clases, lo que representa 7% de la matrícula.
Se reportó que en Oaxaca, una de las entidades con mayores daños, de 109 escuelas, 41% imparte clases en aulas temporales en condiciones precarias.

Al presentar el documento “Balance a un año de los terremotos de septiembre del 2017”, la organización informó que han atendido una población total de 141,310 damnificados, de los cuales 69,829 son niñas, niños y adolescentes y 71, 481 adultos.

Asimismo, indicó que 52,749 personas se quedaron sin vivienda, mientras que 96,573 han pasado a vivir en condiciones inseguras.

La directora general de Save the Children, María Josefina Menéndez, enfatizó la necesidad de que el gobierno en funciones continúe con las labores de reconstrucción y de apoyo a los damnificados hasta el último día de su administración.

“El presidente en funciones tiene una obligación en rendición de cuentas y ejecución de resultados y hoy vemos que esos resultados a nivel federal, en los estados que hemos trabajado, resultan insuficientes; es necesario seguir exigiendo el cumplimiento de la inversión en los meses que quedan, con mayor seguridad y transparencia”.

La ONG detalló que ha ejercido 58 millones 817,000 pesos, con corte al 5 de agosto, de los 70 millones 187,646 que recaudaron a través de donativos, 63% proveniente de Save the Children Internacional.

Insistieron al equipo del próximo presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sobre la necesidad de una agenda pública en materia de infancia que incluya aspectos estratégicos, así como acciones coordinadas de rendición de cuentas para tener un programa de protección civil y post-emergencia.

20 MINUTOS

 

20minutos.com.mx

López Obrador realizará hoy visita de agradecimiento a Oaxaca

20Minutos

1minuto
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, visitará este miércoles el estado de Oaxaca, en el marco de su gira de agradecimiento, como lo prometió durante su campaña proselitista en busca de la Primera Magistratura del país.
En su sitio de Internet, López Obrador señaló que a las 09:00 horas de este día, realizará un evento público en el municipio de Ixtepec, mientras que a las 11:00 horas hará lo propio en Juchitán, ambas poblaciones en el Istmo oaxaqueño.
El mandatario electo continúa con su recorrido de agradecimiento a los ciudadanos que, con su voto, lo llevaron al triunfo en los comicios del 1 de julio pasado. El domingo 16 de septiembre, estuvo en Nayarit y Sinaloa, mientras que el lunes 17 visitó Baja California Sur y el martes 18, Jalisco.