Justo mientras el huracán Florence se acerca al sureste, el área cubierta por los vientos huracanados se ha duplicado, lo que significa que mucha más gente será atacada con vientos de 119 kilómetros por hora o más.

Para la tarde del jueves, las costas de Carolina pueden esperar vientos que superen los 128 kilómetros por hora. Y eso es solo el preludio de incontables días de miseria.

Expansión