La cifra de víctimas por el desbordamiento del río Cutio y la represa Parástico, del municipio de Peribán, se elevó este lunes a ocho personas entre ellas tres menores, dio a conocer el coordinador estatal de Protección Civil de gobierno del estado, Carlos Mandujano.

El último hallazgo fue el cuerpo de una niña de 10 años de edad, originaria de la colonia Tirinditas, que fue arrastrada por la corriente mientras jugaba con su hermano en el patio trasero de su casa.

Los pobladores del lugar, hablan de entre ocho y once desaparecidos de las diferentes colonias que se vieron arrasadas por el alud que formó el desbordamiento del río y la represa.

Por el momento no ha sido dado a conocer la identidad de las personas encontradas y que dejó a su paso cuantiosos destrozos estructurales, entre casas, autos y calles.

El gobernador Silvano Aureoles se trasladó al lugar de los hechos para evaluar los daños de la contingencia y ordenó que el Comité Estatal de Emergencias se mantuviera en sesión permanente.

El gobierno estatal firmó en una solicitud dirigida al gobierno federal para declarar estado de emergencia para el municipio de Peribán debido a las afectaciones y al pronóstico de mayores precipitaciones pluviales. Esta declaratoria ya fue realizada por la Secretaría de Gobernación.

Funcionarios de diversas dependencias del gobierno estatal se han trasladado también a Peribán para realizar el censo total de las afectaciones y levantar un padrón de las familias afectadas y sus necesidades.

Aureoles Conejo señaló que cerca de 600 elementos de la Policía Michoacán, el Ejército Mexicano, Protección Civil Estatal y Municipal, de la Comisión Nacional Forestal, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, entre otras instancias “coadyuvan en el desazolve y limpieza en las zonas afectadas”.

“No los vamos a dejar solos. Nos hemos organizado para el trabajo permanente y coordinado para darles toda la asistencia y apoyo a quienes tuvieron pérdidas humanas y materiales”, señaló el mandatario.

Aristegui