Este es el tiempo que debe durar el sexo perfecto

Solemos pensar que mientras más largo, mejor. Pero, ¿es realmente así?

El mito del “macho” que dura en la cama siempre ha estado muy bien considerado, mientras que hombres con problemas de eyaculación precoz o que no cumplen las expectativas sociales, sufren una gran presión a la hora de tener relaciones.

Tanto a nivel social como incluso en la cultura pop (la rapera Missy Elliot deja claro en sus canciones que no quiere “hombres de un minuto”), muchos se ven sometidos bajo el yugo del cronómetro sexual y temen quedarse cortos.

Y es que, cada persona y pareja tienen sus propios ritmos pero, ¿hay realmente un tiempo determinado para que una relación sea óptima?

Lo breve, si bueno, dos veces bueno
El buen sexo debe durar entre siete y 13 minutos. Al menos así lo afirma un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania.

Los investigadores Eric Corty y Jenay Guardiani efectuaron una encuesta a 50 miembros de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual con el objetivo de establecer una media del tiempo empleado por las parejas desde el momento de la penetración hasta la eyaculación.

Para los encuestados un coito demasiado corto estaba entre el uno y dos minutos; uno adecuado, entre tres y siete, de los diez minutos en adelante ya se considera largo.

La duración no es tan importante como podríamos pensar: “No hay un número estándar, varía según la persona. Una relación sexual gratificante puede durar desde cinco minutos hasta dos horas. Depende del momento, de la situación y la motivación” asegura la sexóloga y directora del Institut de Sexología de Barcelona, Francisca Molero.

Tras unos 10 o 15 minutos las mujeres empiezan a perder el nivel de excitación y lubricación.

Francisca Molero. Sexóloga y directora del Institut de Sexología de Barcelona
Aunque a veces pensemos que satisfacción es sinónimo de más tiempo, la realidad es que la relación sexual también puede ser rápida y aún así ser gratificante. Se trata de algo que, indica la sexóloga Nuria Jorba, “depende de los patrones que tenga cada pareja”.

El exceso puede se​r insatisfactorio
De hecho, cuando el sexo dura mucho tiempo puede convertirse en una tarea monótona, producir molestias y afectar al nivel de excitación de la pareja.

“Te puedes acabar cansando y, si se perpetúa porque no acabas de llegar a la eyaculación, puede resultar poco agradable porque la pareja puede empezar a desconcentrarse”, indica Molero.

13 enormes beneficios para el cuerpo y la mente al practicar sexo frecuente
Además, añade Jorba, tras unos 10 o 15 minutos las mujeres empiezan a perder el nivel de excitación y lubricación. Algo que también puede ocurrirle a los hombres, aunque en menor medida.

Que la relación se prolongue más de lo que queremos puede deberse a la llamada eyaculación retardada.

Esto, matiza Molero, puede ocurrir porque los hombres estén muy pendientes de la otra persona o porque se hayan acostumbrado a un estimulo determinado para eyacular.

Pero no solo le ocurre a ellos, algunas mujeres solo llegan al orgasmo a través de la masturbación y no logran conseguirlo con sus parejas.

La relación perfecta, según Molero, es aquella en la que las dos personas están motivadas para dejarse llevar, descubrir, sorprenderse y compartir un momento de placer. Sin presiones, sin tener una meta”.

Por su parte Jorba recomienda que pensemos más calidad que en cantidad y duración. Y si realmente nos preocupa el tiempo y queremos que la cosa dure un poco más, el secreto está en los preliminares.

Clarín