"En México he encontrado situaciones de pobreza que ni en África": Nuncio Apostólico

Nuevamente estuvo de visita pastoral en tierras oaxaqueñas Mons. Franco Coppola, Nuncio Apostólico en México; esta vez vino a dar posesión (el miércoles 26 de septiembre) de la Diócesis de Tehuantepec a Mons. Crispín Ojeda Márquez. Agradezco a quienes hicieron posible que el Nuncio nos brindara una entrevista exclusiva, como también nos la brindó Mons. Arturo Lona Reyes, Obispo Emérito de Tehuantepec, y el Padre Eleazar López Hernández del Centro Nacional de Ayuda a las Misiones Indígenas A.C. (CENAMI); entrevistas que, Dios mediante, les compartiré más adelante. En primer lugar agradezco la confianza y apoyo de nuestro Arzobispo, Mons. Pedro Vázquez Villalobos; así como la ayuda del P. Víctor Manuel, Párroco de Nejapa; de San Dionisio Ocotepec gracias al Párroco, P. Joel, a su invitado, P. Lázaro, a la secretaria Andrea, de manera especial a don Nacho y doña Carmelita por su amable recepción y ese delicioso desayuno; así como a Juanita de San Pablo Guilá.

Monseñor Franco Coppola ¿cuál es el sentir y la prioridad del Papa Francisco al tomar la decisión de nombrar a los nuevos Obispos para esta Provincia Eclesiástica?

Tomó en cuenta que era una región que había sido duramente golpeada por el sismo el año pasado, entonces se apresuró a nombrar los sucesores de los Obispos, pues había varias Diócesis vacantes, para que cada una de ellas tenga en su Obispo a la persona que pueda ayudar al pueblo a la reconstrucción material, por lo que el sismo ha destruido, y moral, porque siempre tenemos que construirnos moralmente.

¿Qué mensaje tiene el Papa Francisco para el pueblo mexicano, ante las situaciones de violencia, inseguridad, desempleo, falta de crecimiento económico, etc?
Recientemente México tuvo elecciones, fue un ejercicio muy bueno de democracia, porque el pueblo se pronunció; y se pronunció dando confianza a una persona, esa persona, el Presidente Electo, ha despertado la esperanza del pueblo; eso es muy positivo, porque yo llevo a penas dos años en México, por eso no conozco muy bien todo en México, pero había podido experimentar cuánto la población estaba enojada con la situación que prevalecía; enojada y casi desesperada, la desesperación no es un sentimiento positivo, porque lleva a hacer actos de violencia; en cambio México se ha mostrado un país, un pueblo maduro, que ha buscado una solución a sus problemas de una manera política, de una manera correcta, democrática; entonces ahora tenemos que juntarnos con el nuevo gobierno, el nuevo Presidente, para resolver los desafíos grandes que tiene México.

Yo vengo de África, hasta hace dos años estaba ahí, México no es África, México es un país que tiene muchísimos recursos, que tiene una posibilidad de educación extraordinaria, es un país que está cercano a Estados Unidos y tiene también la buena influencia que puede tener un país como Estados Unidos; pero tengo que confesar que yo he visto en estos dos años, desafortunadamente, situaciones de pobreza que ni en África había encontrado. Hay una ciudad, una gran ciudad de México donde cada tres días una persona muere de hambre, no se puede pensar esto en México. México tiene un problema de distribución desigual de la riqueza, hay personas riquísimas y hay personas que no llegan a poder comer. Entonces esto es una prioridad.

Dios mediante la próxima semana continuaremos con esta entrevista a Mons. Franco Coppola; y desde ahora nos unimos a las oraciones por Mons. Crispín Ojeda, para que su ministerio episcopal sea bendecido y fructífero, en bien de Tehuantepec y de la Iglesia. ¡Que así sea!

LUBIA ESPERANZA AMADOR.
lubia_ea@hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."