Aunque Evodio Velázquez Aguirre deje su cargo hoy, tiene 72 horas para que explicar la situación. Tras la revisión que realizó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a la Secretaría de Seguridad Pública de Acapulco, se detectó el faltante de 342 armas de un total de mil 771, por lo que la dependencia federal le dio 72 horas al alcalde Evodio Velázquez Aguirre para que explique la situación.

Dicho planteamiento fue avalado por las instancias que integran el Grupo de Coordinación Guerrero (GCG); su vocero, Roberto Álvarez Heredia señaló que si ya se había presentado una demanda anterior por el faltante de dicho armamento, el presidente municipal tendrá que demostrarlo con las denuncias respectivas por robo o extravío.

Por medio de un comunicado, las instituciones de Seguridad que integran el GCG se deslindaron de la designación que el alcalde Velázquez Aguirre realizó de Max Lorenzo Sedano Romano como secretario de Seguridad Pública de Acapulco pues detallaron que en su oportunidad, le comunicaron en dos ocasiones que este había reprobado sus exámenes de Control y Confianza.

De acuerdo con la ley, el edil está obligado a devolverlas porque firmó el resguardo de la totalidad del armamento. No obstante, este domingo, Velázquez Aguirre dejará su cargo cuando tome posesión la morenista Adela Román Ocampo. Según reporta El Universal, en la revisión también se detectó que 202 de los 408 policías de tránsito no se presentan a la SSP, pese a que están en nómina. También se encontraron “cantidades mínimas” de marihuana y cocaína, así como inconsistencias en la documentación, como el incumplimiento en los procesos de evaluación y certificación, al solo tener 674 aprobados vigentes de mil 309 agentes.

El pasado martes 25 de septiembre, elementos de las secretarías de Marina y de la Defensa, así como policías federales y estatales tomaron el control de la seguridad del municipio de Acapulco, Guerrero, por la “probable infiltración de grupos delictivos. La medida, señaló el GCG, obedeció al incremento de la incidencia delictiva que se ha registrado en el municipio y la nula actuación de la policía municipal para enfrentar el fenómeno delictivo.

Acapulco es considerado uno de los municipios de Guerrero más violentos, el célebre destino turístico del estado es la segunda ciudad del país con más muertes violentas, según cifras oficiales. En 2017 hubo 834 homicidios dolosos en la ciudad, mientras que el resto del país batió el récord de asesinatos de las últimas dos décadas, cuando se empezaron los registros.

HuffPost