¿Hay seguridad en Oaxaca ¿Hay procuración de justicia?

*Santa Lucía del Camino, de mal en peor; crecen inseguridad y bares
*Logra ahorros en gobierno la Secretaría de Administración estatal

La pregunta es recurrente entre los oaxaqueños: ¿hay seguridad en Oaxaca? ¿en dónde están las autoridades responsables de vigilar que en nuestro estado haya un clima propicio para las inversiones, para la estabilidad social y para la vida tranquila de la población?
Y la propia sociedad se responde a sí mismo: no hay autoridades ni seguridad ni policías ni patrullas ni vigilancia ni nada. Entonces, ha tomado una peligrosa vía: la justicia por mano propia, como ocurrió el pasado domingo, en que en la comunidad de la Boquilla Chicometepec, Santa María Huazolotitlán, lincharon a un presunto violador.
O como ocurre casi todos los días en la Central de Abasto o las calles del Centro Histórico, donde la detención de rateros por parte de los vecinos y comerciantes es frecuente, así como robos a usuarios de bancos o cajeros, a la luz del día y en la Alameda de León.
Qué decir de las regiones Mixteca, Cañada, Cuenca, Istmo o Costa, donde cotidianamente hay asesinatos, asaltos a transeúntes o transportistas, ajustes de cuentas entre grupos de la delincuencia organizada. Apenas la noche del miércoles fue ejecutada otra persona en Jamiltepec.
Sin embargo, para la Secretaría de Seguridad Pública y la Policía Estatal, que dirigen José Raymundo Tuñón y José Anicento Sánchez Saldierna, sí hay resultados, sí hay operativos, sí hay vigilancia. Pero largo sería enumerar los graves asesinatos de mujeres, hombres y jóvenes, en todas partes; qué decir de Juchitán, donde la alcaldesa Gloria Sánchez López no ha hecho absolutamente por detener la violencia y pronto será diputada local.
En resumen, la seguridad es uno de los saldos de la actual administración y el gobernador Alejandro Murat Hinojosa tendrá que dar un golpe de timón, pero ya, para revertir los índices de inseguridad y violencia; deberá colocar a funcionarios que realmente conozcan el estado y a su gente; que recorran constantemente las comunidades para conocer las necesidades de la población, y no solamente estar encerrados en cuatro paredes, con policías y guaruras afuera y adentro listos para enfrentar cualquier amenaza.
¿Y la procuración de justicia? Como antecedente, hay que recordar primero, que la Fiscalía General del Estado es un ente autónomo, es decir independiente del Poder Ejecutivo, pero en estrecha relación de trabajo con sus instancias de seguridad y justicia. También, que el actual fiscal, Rubén Vasconcelos Méndez, fue electo en mayo del año pasado por el Congreso del Estado, luego de una terna enviada por el mandatario Alejandro Murat Hinojosa.
Otro antecedente que se debe tomar en cuenta es la podredumbre que prevalece en distintas instancias de la Fiscalía, principalmente en la Agencia Estatal de Investigaciones.
Con ello, ¿hay procuración de justicia ágil, imparcial, expedita? En realidad, en año y cuatro meses, Vasconcelos Méndez ha enfrentado una serie de resistencias internas, que le han propinado incluso tropezones o reveses, como fue el caso del niño Edward, o como el más reciente de la fotoperiodista María del Sol Cruz, ultimada el pasado 2 de junio y que por errores de subalternos y probables intereses personales del juez, fue liberado uno de los presuntos autores materiales, Jehú Gómez.
Aparejado a ello, el fiscal ha emprendido una fuerte modernización y reorganización de las áreas, pero no ha sido suficiente. Aún hay quejas de la ciudadanía en la tardanza de la recepción de una demanda ante los Ministerios Públicos; los fiscales actuales siguen actuando con consigna o por intereses propios, los elementos de la AEI son continuamente señalados de exigir dinero para realizar sus labores. La limpia, prevemos, llevará su tiempo.
No obstante esas resistencias, sí ha habido avances; Vasconcelos Méndez fue designado por el gobernador Murat Hinojosa como responsable del Grupo de Coordinación Oaxaca y la semana pasado dieron pormenores de los logros alcanzados en ese aspecto.
Como por ejemplo que durante el 2018 se logró reducir la incidencia de secuestros en más del 40 por ciento con respecto al 2017; en este año se han presentado 20 casos, mientras que el año pasado fueron 58.
Asimismo, se han desarticulado dos bandas dedicadas a este tipo de actividades ilícitas, en septiembre en sólo dos semanas se logró la resolución exitosa de dos casos. También se ha logrado la liberación de 23 personas.
Recientemente, por esos y otros avances, el fiscal de Oaxaca fue designado vocero de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, que por cierto sesionará en los próximos días en nuestra entidad.
Hace falta mucho por hacer sin duda; en seguridad, demasiado, pues es un tema de alta sensibilidad para la sociedad, y hasta ahora no se ven resultados; en procuración de justicia, importantes pasos pero elemental intensificar los esfuerzos; más aún, que haya la suficiencia presupuestal para concretar la modernización y transformación de las áreas, por el bien de la sociedad.

NIMIEDADES

1.- Otro que terminó de mal en peor es el edil de Santa Lucía del Camino, el priista RAÚL CRUZ, de quien sus propios gobernados se quejan de haber abandonado el ayuntamiento; la mayoría de las colonias y sus tres agencias municipales, como Ixcotel, Rancho Nuevo y San Francisco Tutla, los vecinos tuvieron que colgar mantas de amenazas a los delincuentes, ante la grave ola de inseguridad, que se incrementó con el alto número de bares y prostíbulos. Apenas el lunes pasada, una mujer fue asaltada al salir de un banco, ubicado en Ixcotel, frente al mercado de la colonia Las Flores; en esa zona son frecuentes los asaltos y no hay poder humano que obligue al edil surgido del PVEM-PRI, a regresar al ayuntamiento; eso sí, prefiere andar en bodas, fiestas y borracheras.
2.- Sin duda que en tiempos de austeridad y crisis, son loables los anuncios del gobierno estatal de cuidar los recursos presupuestales. Según se dio a conocer, en 20 meses de gestión, el plan de austeridad implementado por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa ha dado como resultado un ahorro de más de 50 millones de pesos en el gasto público, logrando mejorar la administración y destino de los recursos estatales en beneficio de la sociedad oaxaqueña. Y eso ha sido en mucho a la gestión del actual encargado de la Secretaría de Administración, CARLOS MELGOZA MARTÍN DEL CAMPO, quien detalló que en lo que va del año 2017 a la fecha se han registrado reducciones en gastos que se venían realizando en gestiones anteriores, que aunados a las modificaciones a la estructura gubernamental, generaron los ahorros.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."