El accidente en el que presuntamente se vio involucrado el diputado federal por Morena, Cipriano Charrez Mendoza, marcará un parteaguas para eso que llaman La Cuarta Transformación. Y es que ya algunos de sus compañeros de bancada ya adelantaron que no habrá impunidad y que si estuvo involucrado enfrentará la justicia. Si esto no cambia de última hora o salen con alguna argucia como siempre se ha hecho entonces realmente se convertirá en un hito, si no, será una promesa más de esas que ya no se cumplieron antes del primero de diciembre.

EL CAMINO A LA PACIFICACIÓN
Todos apuntan a que el camino para la pacificación del país deberá de ser la legalización. El secretario de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos volvió a abrir el debate al aceptar que legalizar la amapola con fines medicinales podría lograr que deje de correr la sangre en Guerrero. Su propuesta recibió el espaldarazo de académicos, intelectuales, activistas y hasta personalidades del nuevo gobierno. Y no está de más, esta es la primera vez que un secretario de las Fuerzas Armadas propone una camino político y no de seguridad para erradicar el problema. Enhorabuena.

DE MAL EN PEOR
El PRI va de mal el peor en Jalisco. Sobre los hombros del aún gobernador, Aristóteles Sandoval, recaen la crisis de inseguridad, el tráiler de la muerte, los tres estudiantes de cine desaparecidos y brutalmente asesinados y la derrota del tricolor en el estado. Estas malas políticas provocaron que la representación del Revolucionario Institucional sea minúscula y vaya disminuyendo. Resulta que el diputado priista, Héctor Pizano Ramos abandonó el barco tricolor y saltó a la bancada naranja de Movimiento Ciudadano. Este movimiento dejará al PRI con solo cuatro legisladores y perfilará a MC a la mayoría en el Congreso con lo que podrán conseguir la “refundación de Jalisco” promovida por Enrique Alfaro. Atentos.