Mucho amor a los centroamericanos… ¿Y los mexicanos?

Oaxaca, Oax.- Bajo el argumento de que tienen derechos humanos que no deben ser violentados, alrededor de seis mil, primero, y después otros tres mil indocumentados, pasan libremente y a todo lujo por nuestro país.

Desde nuestro punto de vista fue un exceso el apoyo institucional que se ha dado a los migrantes centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos… pero de manera ilegal.

Sí, es y será un tema polémico, como sin duda lo será nuestra postura, pero partimos de dos bases fundamentales: ¿por qué ayudar a alguien que viola todas las leyes, agrede, exige, grita y golpea policías para buscar un destino mejor? Incluso se ha corroborado que hay delincuentes, es decir personas con antecedentes penales, en la caravana, de los que al menos seis han sido detenidos.

Y segundo, ¿por qué no tratamos igual a nuestros paisanos mexicanos, principalmente oaxaqueños, que día con día buscan el llamado sueño americano, y lo único que hacemos es darles una patada en el trasero cuando gritan que son golpeados por la Migra y que son humillados por los norteamericanos? ¡Y más aún envían cientos de miles de dólares! Y ni así somos capaces de entenderlos y ayudarlos.

Pues bien, desde hace más de dos semanas, entre cinco y seis mil migrantes hondureños abandonaron su país, con bebés incluidos, familias completas, para aventurarse a cruzar miles de kilómetros, a pie, en aventón, entre ríos, entre maleantes, entre pleitos y entre personas que lucran con su movimiento. En segunda caravana, que ahora se encuentra en el Istmo, vienen al menos otros tres mil.

No negamos que tengan el legítimo derecho de buscar su bienestar, de buscar mejores horizontes de vida, pero, ¿alguien ha recriminado al gobierno de Honduras o de otro país hermano por su criminal abandono y todavía más criminal decisión de permitir un éxodo masivo?

En Oaxaca y otras entidades, las autoridades han sido tolerantes, permisivas e incluso han apoyado, hasta en exceso, el tránsito de la caravana de ilegales, que se escuda bajo la bandera humanitaria.

Como nunca lo hizo con sus paisanos los damnificados por los sismos, la presidenta municipal de Juchitán, por ejemplo, les sirvió durante tres días desayuno, comida y cena, además de acondicionar albergues.

¿Sabrá la alcaldesa que comete un delito al cobijar a otros que bajo delitos de tránsito ilegal en el país pretenden quedarse en México o llegar a los Estados Unidos?

Incluso, el gobierno mexicano, como lo hizo el de Chiapas, ofrecieron fuentes de empleos para los centroamericanos, como si no faltaran para los mexicanos, para los chiapanecos, para los oaxaqueños.

De manera inédita, organismos institucionales, como la CNDH y la Defensoría de los Derechos Humanos, además de organismos civiles, se han involucrado directamente en la protección de las personas que violan leyes a su paso por México.

Apenas son tocados por el aire, de inmediato hay quejas y protestas airadas para denunciar a los gobiernos que no los atienden.

Pero, insistimos, ¿y los mexicanos que cruzan hacia los Estados Unidos? ¿Alguna vez la CNDH o la DDHPO o cualquier otro organismo ha estado pendiente de que a lo largo de su trayectoria tengan agua, cobijo, protección de sus derechos? ¿Que los menores de edad que viajan con ellos tengan alimentación apropiada, médicos y hasta atención sicológica y social? ¡En absoluto! Eso jamás ha ocurrido ni ocurrirá, porque los defensores de derechos son candil de la calle y oscuridad de la casa, simple y llanamente.

Mire por ejemplo, cómo contribuyen los mexicanos que trabajan en los Estados Unidos:

“BBVA Bancomer estimó que en el 2018 las remesas que llegan a México alcanzarán 33,000 millones de dólares, lo que representará un crecimiento anual de 9%, mientras que para el 2019 la expectativa es que se alcancen 35,000 millones de dólares, un alza de 6 por ciento.

“Carlos Serrano, economista en jefe del banco, explicó en la presentación del Anuario de Migración y Remesas 2018 que ello obedece al crecimiento de la migración de connacionales, sobre todo, a Estados Unidos, una vez que se han recuperado los flujos migratorios a ese país y a que los niveles de empleo están al alza por el buen comportamiento de la economía.

“El Economista destacó que estas cifras son de gran relevancia en términos macroeconómicos, toda vez que ya representan 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando en el 2009 (en plena crisis) la proporción era de 1.9 por ciento. En algunos estados, explicó, representa ya 10% del PIB”.

Y ni así somos capaces de defender a nuestros miles y miles de migrantes mexicanos y oaxaqueños, que en medio de la violencia y la pobreza, llegan como pueden para trabajar en campos agrícolas del norte del país, como esclavos, o en los Estados Unidos.

¿Debemos apoyar a los migrantes centroamericanos? Sí, sin duda, sin que represente apoyar la violación de las leyes. ¿Pero qué tal si primero empezamos con nuestros migrantes mexicanos que tanto aportan al país?

NIMIEDADES

Arturo Peimbert y sus notorios afanes de publicitarse

1.- Increíble la diarrea verbal de ARTURO PEIMBERT CALVO que sólo busca cualquier pretexto para abrir la boca, así sea arriesgando la vida de migrantes centroamericanos. El fin de semana se aventó la puntada de decir que más de 100 viajeros se extraviaron y que posiblemente hayan caído en manos del crimen organizado. Así, sin ninguna prueba, sus dichos quedaron en eso, en exhibición, pues ninguna autoridad ni organismo nacional o internacional de defensa de derechos tuvo una noticia similar ni se preocupó por investigar… por que eran inventos de Peimber. ¿Y qué tal si le pedimos los oaxaqueños que se venga a trabajar a Oaxaca en lugar de andar paseando por otros estados y la capital del país?

Secretario de Seguridad vive crisis familiar y pública

2.- Muy mal y de malas el secretario de Seguridad, JOSÉ RAYMUNDO TUÑÓN JÁUREGUI; enfrenta una serie de conflictos familiares, que han sido hecho públicos a través de las redes sociales e incluso lo exhiben como probable defraudador del erario estatal. Ello se agrega al grave clima de inseguridad que hay en el estado pues no hay día en que no haya asesinatos a balazos. En realidad, el señor coahuilense debería pensar seriamente en separarse para atender sus problemas conyugales y luego venir a demostrar que efectivamente sabe de estrategias de seguridad, de eso no nos cabe duda que sabe.

Santa Lucía del Camino pasa muertos entre escombros

3.- Graves y muchas denuncias y enojos de vecinos de Santa Lucía del Camino contra el aún presidente municipal RAÚL CRUZ, pues únicamente se aparece para posar en unas cuantas fotos y ya. Resulta que precisamente durante las fiestas del Día de Muertos se le ocurrió abrir zanjas en varias calles a lo largo de Camino Nacional, o avenida Lázaro Cárdenas, y ahí dejó montones de escombro, para perjudicar a los vecinos, que no pudieron disfrutar de la realización de sus actividades con normalidad; no hay, no se ve ningún beneficio colectivo en las obras que realiza y por eso hay más irritación social contra el edil, que se refugia en los vicios para olvidarse de sus penas matrimoniales.

Director del Instituto de la Juventud, nuevo millonario

4.- ¿Alguien conoce al director del Instituto de la Juventud Oaxaqueña? Pues no, porque prefiere vivir en el ostracismo, primero porque no tiene nada que informar; segundo porque no hay absolutamente ningún programa de apoyo para los jóvenes, y tercero, porque de la noche a la mañana es un nuevo rico, cosa que nadie quiere que sepa. Pero, según se comienza a difundir en redes sociales, GERARDO IVÁN VELASCO CRUZ, posee un nuevo AUDI A3, de casi un millón de pesos; realiza viajes a oriente, como a Japón, y está construyendo una megaresidencia en la zona norte de la capital. ¿De dónde tanto dinero cuando sigue siendo un don nadie? Tiene también fijación por colaboradoras guapas, con quienes derrocha el dinero, y hasta le alcanza para pagar cuotas a un funcionario estatal que lo recomendó en el cargo. ¿Alguien sabe si ya Contraloría General del Estado ya investiga el caso? Pronto más noticias.

 

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."