Se enfilan sucedáneos de López Obrador.

“Siempre habrá en un gabinete, integrantes que buscan suceder al gobernante que los puso” Manolo.

A setenta y dos meses de que tome posesión el presidente de la República que será elegido –de ninguna manera relegido- en el 2024, y cuando ni siquiera ha tomado posesión el presidente que gobernará los próximos seis años su proceso sucesorio ya se ha iniciado. El líder del Senado y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México ya están realizando actos anticipados de campaña, y de manera soterrada uno de los hijos de López Obrador está armando la maquinaria con la que operará política y administrativamente, ese aparato, llegado el momento, lo pondrá a su servicio para intentar sustituir a su padre como presidente de México.

La posición de hombre independiente y justiciero que trata de mostrar Ricardo Monreal tiene el objetivo de decirles a los morenistas (y a la población) que ninguno de ellos -ni siquiera AMLO- tiene la formación jurídica, trayectoria política, experiencia administrativa y carrera legislativa que él ha acumulado, y que como líder de la mayoría en el Senado se le deberá tratar con mucho respeto y se le tendrá que tomar en cuenta en todo.

El senador Monreal durante el tiempo que permanezca en su escaño tratará de obtener los mayores réditos, lo que supone que cada asunto que transite por esa cámara tendrá un costo para el presidente o un beneficio tangible para el senador, la forma o los términos en que serán aprobadas o rechazadas las iniciativas que provengan del Ejecutivo, de senadores de su propio grupo o de la oposición, el trámite que se le dará a cada una de las minutas que provengan de los diputados, las negociaciones que tendrán que hacerse para aprobar las propuestas que haga el presidente para la ratificación de nombramientos, y en general, cualquier cuestión de carácter político que se presente en el Senado o que requiera el aval de ese cuerpo tendrán que pagar el peaje que determine Monreal. Por su parte Clara Sheinbaum antes de asumir su cargo como jefa de Gobierno de la ciudad de México también ya ha iniciado su campaña para la presidencia de la República, la manera controversial como lo hizo le ayudó más de lo que hubiera imaginado pues la polémica que se suscitó por un supuesto plagio fue muy útil para ella pues ahora todos han visto ese remedo de logotipo que pretende imponer como símbolo de la ciudad capital, dibujo que nada tiene que ver con la historia y tradición de esa urbe que se hizo, no para representar a la ciudad, sino para ser utilizado como logotipo de la campaña presidencial de la señora Sheinbaum.

Es ofensivo que quieran engañar con explicaciones absurdas, ese símbolo es un diseño que refleja las siglas CS (el hecho que mis iniciales sean CS ayuda a captarlo más claramente) que le servirán a la gobernadora para que los mexicanos la identifiquen a través de esa silueta.
Algo se ha dicho respecto a que ese logo está inspirado en el Códice Mendoza o Mendocino elaborado a principios de la conquista para que el rey Carlos V conociera más respecto de sus súbditos, pero basta observar dicha lamina para constatar que no existe la menor similitud ni es fuente del adefesio que se ha dado a conocer. Más importante que someter a la consideración del IMPI ese dibujo, sería mejor pedir la opinión de personas calificadas como don Miguel León-Portilla o Eduardo Matos, eminentes mexicanos expertos en arqueología, el México prehispánico, símbolos nacionales, identidad nacional, toponimia y otras materias que dominan de manera enciclopédica, sus punto de vista sobre el significado y relación de esas siglas con la CDMX aclararía todo. El tercer aspirante presidencial es el hijo de López Obrador, de momento está “tapado”, pero pronto quedará al descubierto los alcances de su poder político y administrativo, a quien sus allegados le dicen Andy,  no sólo por ser el hijo favorito de caudillo sino porque será quien manejará a la dirección formal de Morena, y en lo administrativo porque muchos de los omnipotentes delegados que se designarán le responderán de manera directa. Por respeto y porque en este momento no parece que sea su objetivo no se incluye a la esposa del presidente, pero llegado el tiempo electoral y si las encuestas le son favorables, la señora Beatriz Gutiérrez de López tendría que ser considerada como seria aspirante. ¿Cuál será el escenario para los partidos de oposición en el 2024? Si se estableciera la segunda vuelta electoral pudiera haber alguna posibilidad de derrotar al candidato oficial, como seguramente no será así, la única posibilidad de competir pasa por la postulación de un candidato común. A seis años de distancia pareciera que ese aspirante sólo puede ser alguien con amplio recorrido político como Monreal, Ebrard o cualquier otra figura que sea defenestrada por el obradorismo. Así vemos a quienes se enfilan como sucedáneos de López Obrador.
Jugadas e la Vida.

Si un empleado de Google muere su pareja cobra la mitad del sueldo durante 10 años.
Twitter:@ldojuanmanuel.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."