“Nuestros esposos se quedaron en Los Morros a defender el pueblo; nos quieren quitar nuestras casas”, relata una de las mujeres desplazadas.Foto Sergio Ocampo

Leonardo Bravo, Gro. Cerca de cien mujeres, entre ellas, menores de edad, huyeron la madrugada de ayer por la violencia que persiste en el poblado Los Morros y otras comunidades de Leonardo Bravo; después de caminar 10 horas llegaron a Chichihualco, la cabe-cera municipal.

Una de las mujeres, que pidió el anonimato, dijo que si el gobernador, el priísta Héctor Astudillo Flores, no resuelve el problema en esta semana, nos vamos a plantar en el palacio de gobierno, para que vea lo que se siente.

Denunció que los elementos del 50 Batallón de Infantería de la Secretaría de la Defensa Nacional apostados en el poblado de Los Morros no hacen nada, solamente se andan paseando por las calles, y ahora están aliados con los de la Policía comunitaria de Tlacotepec.

Explicó que las cien mujeres salieron a las 4 de la madrugada de Los Morros, y llevaban horas sin comer, por lo que le pidieron al mandatario estatal atender el problema de inseguridad en esa región de la sierra Madre del Sur.

Mire usted, los niños vienen sin comer, ellos no tienen la culpa de nada. Nosotros no hemos hecho nada. ¿Qué hemos hecho? Que nos digan, porque no tenemos nada que ver con esa gente (con los delincuentes).

Recordó que el pasado miércoles de nuevo hubo balaceras, las cuales empezaron desde principios de noviembre. Los militares ahí están y no hacen nada. Los niños se espantaron; pero no sabemos nada porque no podemos salir. Nuestros esposos se quedaron en Los Morros defendiendo al pueblo porque nos quieren quitar nuestras casas.

La noche del jueves, dijo, nos sacaron a escondidas, y por la madrugada nos venimos caminando, pasamos a dormir al poblado de El Naranjo, (comunidad de Leonardo Bravo). Y queremos pedirle al gobernador Héctor Astudillo que saque a los policías comunitarios de Tlacotepec, exigió a nombre del grupo de mujeres y niños.

Otra mujer señaló que “los soldados están con los de Tlacotepec (integrantes del Frente de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero, FPEG, que incursionó el pasado 11 de noviembre en las comunidades Los Morros, El Mirabal, La Laguna y El Naranjo, de los municipios de Leonardo Bravo, Eduardo Neri y Heliodoro Castillo) y se enfrentaron a balazos con sujetos armados.

En esa ocasión, el FPEG afirmó que los comunitarios ingresaron en el corredor que va de Casa Verde, en la carretera federal Chilpancingo-Iguala, a Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, para encargarse de la seguridad y garantizar el libre tránsito de los pobladores, lo cual no ocurre.

Las mujeres desplazadas de este viernes aseguraron que los militares están bien vendidos, (porque) no hacen nada; están aliados con esa gente (los policías del FPEG). Queremos que el gobernador Héctor Astudillo venga a darnos la cara, porque cuando vino a pedir el voto nos fue a ver.

Y preguntó ¿qué le parece a él (el gobernador) que le tomemos las oficinas? Nosotros vamos a pedir el apoyo para que se fortalezca nuestra demanda.

Exhiben en redes cuerpos acribillados de dos jóvenes

En redes sociales uno de los supuestos grupos delictivos que operan en la región de la sierra Madre del Sur publicó un video donde se observa la ejecución de dos jóvenes, que aparecen colgados de los pies, y con marcas de haber sido acribillados con cientos de disparos. En otro video se observa otro asesinato con una amenaza de los criminales a quienes intenten denunciarlos.

A todo esto, el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Alvarez Heredia, señaló que la versión de bajas no está confirmada por el personal militar ni por los policías que están acuartelados en Los Morros.

El miércoles 28 de noviembre se hablaba del homicidio de 13 personas en esa zona, donde existe una disputa entre grupos criminales, pero el reporte fue desmentido por Álvarez Heredia este viernes.

La Jornada