Taibo atenta contra la Constitución Moral Obradorista.

Juan Manuel López García.
“El lenguaje en un escritor debe ser pulcro, prístino, cuando menos en público, así hay congruencia”  Manolo.

En sus más de 80 años de historia, el Fondo de Cultura Económica ha sido partícipe y protagonista del sistema de educación superior y de los movimientos culturales y literarios de México e Hispanoamérica a través de sus autores, sus editores y sus traductores. Entre quienes han protagonizado la historia del Fondo se encuentran personalidades como Alfonso Reyes Ochoa, Juan Rulfo, Juan José Arreola, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Jorge Luis Borges, Carlos Pellicer, Raimundo Lida, José Gorostiza, Alí Chumacero, Salvador Elizondo, Ramón Xirau, Juan Goytisolo, Camilo José Cela, Luis Rosales, María Zambrano, Miguel Delibes, Ricardo Piglia, Gonzalo Rojas, Mario Vargas Llosa, Juan Gelman, Nicanor Parra, Álvaro Mutis, Alejo Carpentier, Sergio Pitol, Elena Garro, Rosario Castellanos, Elena Poniatowska y Fernando del Paso.

De ese nivel de intelectuales no encaja el historiador Paco Taibo II, siendo una pena la desafortunada, vulgar y corriente expresión utilizada por el escritor utilizada en el marco de la Feria Internacional de Libro FIL para burlarse de los integrantes del Senado de la Republica, del “Fondo de Cultura Económica” FCE, así como de aquellos que nos oponíamos a su nombramiento, después de esta declaración, si el Presidente electo tiene un poco de congruencia, debe de retirar su candidatura para ocupar dicho puesto. El comportamiento vulgar del tipo, español por cierto, a quien nuestro país recibió con los brazos abiertos, quien manifestó “… y ultimado caso si todavía no pasa para el lunes va a haber un Edicto del presidente nombrándome encargado de despacho mientras sale la ley, o sea, sea como sea, “se las metimos doblada, camarada”.

Recordemos que en 1997, hace 21 años lo bajaron también, horas antes, del puesto de Secretario de Cultura del entonces DF, por haber señalado “no vamos a andar de putos”, y en plena campaña amenazó a los empresarios a fusilarlos en el Cerro de las Campanas. Este es el tipo que pretende el Presidente dirija una institución pública, precisamente dedicada a la promoción de la cultura en nuestro país. Lo más grave es que tanto el presidente electo como este tipo militan en un partido político, que pretende ahora, endilgarnos una famosa “Constitución Moral”, sospecho que incluirán en ella como uso común de sus militantes ese lenguaje, con la excusa de que es muy mexicano, pero lo peor es que los legisladores, tanto Diputados como Senadores, se presten al juego amoral de modificar leyes “a modo” de acuerdo a simples deseos del Presidente para incorporar en puestos públicos a sus incondicionales aunque no cumplan los requisitos impuestos por la ley para determinados puestos, tal es el caso de la “Ley Federal de las Entidades Paraestatales” que establece como requisito para ocupar el cargo de director el ser mexicano por nacimiento, situación que no cumple el personaje de marras, sin cumplir insisto los requisitos de ley, es más fácil modificar las leyes para evadirlas, que cumplirlas, eso se llama autoritarismo, conducta que debería ser reprobada en esa Constitución Moral, ¿o será también una Constitución Amoral hecha a modo?

Pero su mayor ilusión es que en ese nuevo texto quede plasmado su ideario político y que “su doctrina” perviva en el tiempo. Mientras, y como un ejercicio previo designó a los constituyentes que redactarán su “Constitución Moral”. Si ese catecismo obradorista fuera algo más que mera retórica, uno de los gurús del morenismo no podría ser director del FCE, y aunque la elegante y humilde afirmación de Taibo  es cierto en lo jurídico y en lo moral, mantener su nombramiento contradice la aparente preeminencia ética que presume el Presidente López Obrador, mina su seriedad y pone en duda la credibilidad de sus palabras.

Por mucho menos, pero mucho menos, le habrían caído a palos a cualquier escritor del mundo: éste escritor será el nuevo director del Fondo de Cultura Económica, esa institución que guarda el mayor acervo de la cultura editorial mexicana. Muy bonito. A otro escritor le quitarían el cargo en el acto, pero no a éste, en las filas de Morena se puede ser majadero, homófobo, sexista y nadie chista. Taibo es un cretino ufano, se enorgullece de sus majaderías.

De verdad y sin mentira, si se tratara de un gobierno priista, las declaraciones de Taibo habrían ocasionado manifestaciones, cartas, desplegados y desde luego su renuncia a ocupar el cargo.
Ah, los problemas con el lenguaje. fue un intelectual que se autoproclama de “izquierda” para demostrar su “virilidad” ideológica, machista y misógina para ofender a los mexicanos y a las instituciones como el Poder Legislativo, que le confeccionaba una ley a modo. Bienvenidos a la “cuarta trasformación”, el régimen de las descalificaciones y atropellos, con las expresiones verbales que se empezaron con aquella famosa “¡cállate chachalaca!”. Se abre el telón ahora con Taibo atenta contra la Constitución Moral Obradorista.

Jugadas dela Vida.

Ofreció la mañana del viernes último de noviembre del año cursante en su domicilio Olga Cordero, hoy Secretaria de Gobernación, un desayuno con los gobernadores del PRI. En tanto por la noche invitó a cenar a la presidenta del CEN del PRI, Claudia Ruiz Massieu.
Twiter:@ldojuanmanuel

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."