La vida de Yalitza Aparicio antes de 'Roma'

La actriz Yalitza Aparicio se sinceró con la revista Vogue México sobre su camino a “Roma” y la discriminación de la lengua mixteca.

Estamos siendo partícipes del éxito de Yalitza Aparicio, una maestra de preescolar originaria de Tlaxiaco, Oaxaca, que lo dejó todo por irse a Ciudad de México para filmar junto a Alfonso Cuarón, Roma, la obra más personal del director, y donde personifica a Cleo, la empleada doméstica de una familia de clase media alta.

En exclusiva para la revista de moda Vogue México, Aparicio relató su travesía para convertirse en Cleo, un personaje que en la realidad existe, se llama Libo y fue la empleada de la familia Cuarón. La publicación también describe lo que fue para la oaxaqueña abandonar su vida para convertirse en actriz de la noche a la mañana, que como bien señaló la publicación TIME, obtuvo en tan solo una oportunidad lo que miles de personas sueñan: encontrar ESE papel que la catapultará.

Dejar Oaxaca no le fue fácil. Nada. El problema de la trata de personas era un miedo constante en ella, en su familia y en una comunidad que vive los estragos de esta terrible práctica.

“En un principio se oponían (sus padres), cuando pasé a la siguiente etapa en la que tenía que viajar a la ciudad de Oaxaca se asustaron. Buscamos información, pero solo se mencionaba que se trataba de una película que se iba a hacer en México y que buscaban a mujeres de cualquier perfil”, compartió Aparicio a la revista, quien también aseguró que estos “miedos” se intensificaron cuando tuvieron que viajar a Ciudad de México.

Junto a ella siempre estuvo su madre.”Venía conmigo a los viajes, al igual que muchas chicas que iban acompañadas por sus maridos o sus papás; mi mamá estuvo conmigo hasta el último momento”, resaltó la maestra.

La inseguridad y el temor de que se tratara de una trampa no impidieron a Aparicio continuar el proceso, pero en el camino se topó con otro “pero”: el idioma.

Cuando Yalitza fue elegida por Cuarón para personificar a Cleo, la producción le preguntó si tenía una amiga o alguna conocida que hablara mixteco. “Nancy” (Adela en la película), pensó la actriz.

“La conozco desde hace seis años, y después de que hice el casting y quedé seleccionada me preguntaron que si yo tenía alguna amiga que hablara la lengua de mi comunidad, y pensé en ella”, compartió Aparicio.

Gracias a Nancy, Yalitza puso en práctica el mixteco, lengua que sí habla su padre, pero que nunca le quiso enseñar por temor a ser discriminada.

“Fue un reto, porque yo no lo hablo, mi papá sí pero no lo aprendimos porque él temía que fuéramos discriminados por no poder hablar bien el español, cosa de la que suelo hacerle burla: Bueno pues a fin de cuentas no hablo bien el español, me hubieras enseñado mixteco”.

No te pierdas la entrevista completa en vogue.mx

 

* El País / Por Cristina Díaz