Fenómenos naturales dejan en 2018 miles de damnificados a lo largo del país

México.- En lo que va de 2018 se registraron al menos ocho fenómenos naturales, algunos de los cuales causaron desastres materiales y dejaron a su paso miles de damnificados en varias regiones del país, según información de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Sin embargo, gracias a la actuación oportuna de las autoridades en la materia, que instrumentaron acciones de prevención en los casos previsibles y de reacción y de atención inmediata a la población en los de imposible predicción, se disminuyó al mínimo posible el número de víctimas. Aun así, se reportaron 13 mil damnificados, sólo por “Willa”.

El 16 de febrero se registró un sismo de 7.2 grados en las costas de Oaxaca, que no cobró vidas, pero dejó dos lesionados por fracturas en Pinotepa Nacional y causó daños graves a 50 viviendas, la iglesia y la presidencia municipal de Jamiltepec, así como a la red eléctrica, dado que 998 mil quedaron sin luz.

El 14 de junio, ante la formación de la tormenta tropical 4-E, que amenazó con generar tormentas en Michoacán, Guerrero, Puebla, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala y Ciudad de México, se recomendó a las autoridades y a la población extremar precauciones.

De manera preventiva, el gobierno de Guerrero suspendió actividades escolares para todos los niveles el 15 de junio en las regiones de Costa Chica, Costa Grande, Montaña, Centro y Acapulco; se cuenta con 599 refugios temporales con capacidad para albergar a más de 156 mil personas. No se registraron víctimas.

El 15 de junio, tras el paso del huracán “Bud”, se informó que la oportuna coordinación de los tres órdenes de gobierno y la pronta respuesta de la población al atender las recomendaciones de las autoridades para acudir a los 18 refugios temporales que fueron habilitados en Los Cabos, Baja California Sur, dio como resultado saldo blanco.

En esa misma fecha se formó la tormenta tropical “Carlotta” frente a las cosas de Guerrero y Oaxaca, la cual amenazó con tormentas. Se realizó monitoreo preventivo del sistema y se informó que Guerrero cuenta con 599 refugios temporales habilitados con capacidad para albergar a más de 156 mil personas; Michoacán, con 112 para 58 mil; y Oaxaca con 368 para 130 mil. No se reportó pérdida de vidas humanas ni damnificados.

A mediados de septiembre, la depresión tropical 19-E azotó con lluvias los estados del noreste, entre estos a Sinaloa, uno de los más afectados. Las autoridades evacuaron y llevaron a 29 refugios a más de tres mil de personas. Se puso en marcha el Plan DN-III para distribuir ayuda a los afectados. Pese a esas acciones, hubo personas desaparecidas y, resultado de las labores de búsqueda y rescate, se localizó el cuerpo sin vida de una mujer en Puente Negro, Culiacán. El fenómeno dañó la red eléctrica y de agua potable y causó la suspensión de ambos servicios a 60 mil y 150 mil personas, respectivamente.

En los primeros días de octubre, ante el impacto del ciclón tropical “Rosa” en las costas de Baja California. El presidente de la República ordenó acciones preventivas, entre las que destaca la evacuación y resguardo de 153 personas en albergues de Ensenada y Mexicali. Tras el fenómeno se reportaron daños materiales, pero no pérdida de vidas humanas.

El 22 de octubre, ante la presencia y pronóstico de impacto del huracán “Willa” y la tormenta tropical “Vicente”, se instaló el Comité Nacional de Emergencias, a fin de coordinar las acciones de las dependencias de las Administración Federal y de los sectores público y privado, con el objetivo de reforzar las tareas preventivas ante la presencia y pronóstico de impacto del sistema ciclónico.

Derivado de lo anterior, la Secretaría de Defensa Nacional mantuvo activado el Plan DN-III en su fase de prevención, con 12 mil efectivos desplegados en Colima, Jalisco, Nayarit y Sinaloa, más una fuerza de apoyo en la Ciudad de México, conformada por tres mil 115 efectivos; la Secretaría de Marina, el Plan Marina, con tres mil 862 elementos; y la Policía Federal, 464 elementos. Todo ello, más decenas de aeronaves y cientos de vehículos terrestres.

Adicionalmente, la Secretaría de Salud dispuso una infraestructura de mil 705 unidades médicas, 87 hospitales, 11 mil 493 médicos, 15 mil 926 enfermeras, 529 camas de urgencia, 14 mil 445 camas de hospitalización y 216 quirófanos; además, dispone de servicios auxiliares, laboratorios clínicos y bancos de sangre. Adicionalmente, ha desplegado estratégicamente 59 elementos en 18 vehículos a Escuinapa, Sinaloa; Acaponeta, Nayarit; y Puerto Vallarta, Jalisco.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE), la Comisión Nacional del Agua, Petróleos Mexicanos, las secretarías de Comunicaciones y Transportes, de Turismo, y de Economía, entre otras dependencias del gobierno federal se declararon listas para, en el ámbito de sus respectivas atribuciones y competencias, ayudar a restablecer los servicios y la actividad económica en las zonas afectadas.

Pese a las medidas preventivas, el fenómeno causó daños materiales y dejó miles de damnificados en Escuinapa, Sinaloa y Tecuala, Nayarit, principalmente. Los gobiernos estatales y distintas dependencias de la Administración Federal desalojaron a más de 13 mil personas, de las cuales casi 10 mil fueron albergadas en 60 refugios temporales.

La Secretaría de Gobernación emitió declaratorias de emergencia extraordinarias para esas entidades, a fin de liberar recursos del Fonden y cubrir necesidades de alimento, agua, cobija e insumos de primera necesidad para los afectados.

Excelsior