Oaxaca, Oax.- Dos semanas después de asumir el poder el nuevo gobierno mexicano, emanado del Partido Morena, ya nadie se acuerda de Enrique Peña Nieto, pese a la cadena de corrupción, crímenes, feminicidios, ataques y muertes a periodistas, alto endeudamiento, crisis económica y pobreza que subyace.

Sí, el ex gobernador del Estado de México, que se casó con la actriz Angélica Rivera, con lo cual le dio tinte de telenovela a su gobierno, terminó siendo el más repudiado presidente de México, con el nivel más bajo de aprobación, según encuestas, como del periódico Reforma, que sus antecesores.

¿Qué dejó de herencia Peña Nieto? ¿Cuáles son sus escándalos? Son muchos y de todo ello la sociedad los tiene presentes, pero la justicia no.
Dejó un país con 55 millones de pobres, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); esa cantidad equivale al 45% de la población total de México, superior a 120 millones.

¿Qué decir de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa? Cadena de inventos desde la Procuraduría General de la República, cuya instancia también terminó muy cuestionada, tras los hechos sucedidos el 26 de septiembre de 2014.

¡La Casa Blanca!, investigación periodística que reveló la adquisición de una enorme mansión, en 2014, valuada en 7.5 millones de dólares, construida por el Grupo Higa, que fue beneficiada por contratos millonarios por el Presidente; al final Angélica Rivera tuvo que salir a medios que la compró con su propio dinero, lo cual nadie creyó.

La matanza de 21 personas en Tlatlaya, Estado de México, otro escándalo aún no esclarecido; la fuga bien planeada y con apoyo gubernamental de “El Chapo” Guzmán; los constantes viajes de Peña Nieto por el extranjero, con más de 30 giras internacionales; número similar de su esposa, acompañada por un séquito y con guardias presidenciales, sólo para ir de compras a tiendas famosas y caras.

Está también el costosísimo avión presidencial, aunque adquirido en el gobierno de Felipe Calderón, finalmente lo recibió Enrique Peña Nieto; fue valuado en siete mil 520 millones de dólares y es el que actualmente oferta el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Eso y más dejó Enrique Peña Nieto. Qué decir de la grave inseguridad que priva en todo el país y el reinado de los cárteles de la droga, que se extendieron por toda la República Mexicana y que hoy no solamente dominan el mercado de las drogas.

También han incursionado de manera fuerte en la trata de personas, en el tráfico de migrantes, en el robo de combustible, conocido como huachicoleo, en las extorsiones telefónicas y en los secuestros; hasta el momento no hay fuerza pública que pare esa crisis.

Y se fue con absoluta impunidad. Al final, según diversos medios, hubo una separación o divorcio de Peña Nieto con Angélica Rivera, pero nada más. Ningún daño, ninguna investigación, ningún castigo por todos los crímenes, por la cauda de ricos, por la desaparición de los normalistas, por la extrema pobreza de millones de mexicanos, mientras unos cuantos se volvieron mucho más millonarios.

¿Se aplicará la ley? Lo dudamos. Fue un pacto de impunidad entre el gobierno saliente y el entrante, bajo la justificación de la “estabilidad social de México”. ¿Usted lo cree? Nosotros tampoco.

NIMIEDADES

1.- Diputado César Morales, argüendero y sin nivel político

Un periodista que no destacó en absoluto en su trabajo y un cargamaletas de Benjamín Robles Montoya, ese es CÉSAR MORALES NIÑO, diputado por el PT y actual presidente de la Mesa Directiva, cuyo cargo deshonró este martes, al mandar “a la chingada” al secretario de Finanzas durante su comparecencia. ¿Con ese lenguaje pretende seguir presidiendo la Honorable Cámara de Diputados? Alguien debería enseñarle a Morales Niño que ya no está en sus negocios de construcción que le lleva o llevaba a Robles Motoya, para andar de peleonero o buscapleitos; alguien le debería decir que tiene un cargo de alta investidura, como para comportarse como un patán.

2.-  Entra de lleno el gobernador a enderezar temas de seguridad

Hablando de suma de esfuerzos, este domingo 2 de diciembre mismo, el gobernador ALEJANDRO MURAT y la delegada del gobierno de México, NANCY ORTIZ CABRERA, iniciaron de inmediato una reunión del comité de seguridad, a fin de evaluar las acciones a emprender para abatir los altos índices delictivos; se espera que tras este encuentro, haya mejores acciones de coordinación y combate a los delitos entre el gobierno estatal y el federal. El gobernador quiere que el estado este en paz y el mismo estará vigilando las acciones en estas acciones.

3.- Ciudad de Oaxaca, cada vez más peligrosa y de graves homicidios

También en materia de seguridad, la ola criminal alcanzó desde hace varios meses la ciudad de Oaxaca y hasta ahora, la Comisaría de Seguridad Pública, que encabeza JORGE ALBERTO GUILLÉN ALCALÁ (quien fue funcionario con Gabino Cué en el C-4), ha sido absolutamente incapaz para frenar tantos intentos de linchamiento, agresiones armadas y narcotráfico en la Central de Abasto como en distintos puntos; tantas ejecuciones de taxistas, como el de la madrugada del sábado; tantos asaltos a cuentahabientes al salir de un cajero en pleno centro; tantos atracos a transeúntes en plenas calles del Centro Histórico; tantos robos a vehículos en la capital. Lamentablemente los dos años se le fueron de manera veloz al gobierno municipal y no tuvo capacidad para frenar la ola criminal.

4.- Fiscal Anticorrupción Emilio Iruegas, puras quejas y nada de resultados

Triste final del fiscal Anticorrupción, JORGE EMILIO IRUEGAS ÁLVAREZ, que se la ha pasado quejándose de que no hay presupuesto, de que no hay dinero, de que no tiene personal, para llevar a cabo las investigaciones. Habría que recordarle que de cuatro “peces gordos” que se detuvieron el año pasado, sólo uno queda en la cárcel, Germán Tenorio Vasconcelos, todo por errores en la integración de las carpetas de investigación, todo por quejarse que tiene mal sueldo, que no tiene oficinas adecuadas; pero eso sí, no dice que se carga al menos 10 guaruras que lo cuidan hasta para ir al baño.