Juchitán, Oax., Los presidentes municipales que asumirán funciones este martes en el Istmo de Tehuantepec despacharán en inmuebles rentados o prestados debido a que los edificios oficiales resultaron dañados por el terremoto del 7 de septiembre de 2017. Las alcaldías de Juchitán, Salina Cruz, Ixtaltepec y Unión Hidalgo presentan severos daños; una es del siglo pasado y otra tuvo que ser demolida.

La reconstrucción del palacio municipal de Juchitán corresponde al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por ser un edificio antiguo; sin embargo, han transcurrido 15 meses desde el sismo y no ha sido reparado, por lo cual la administración que encabezará Emilio Montero Pérez “seguirá en oficinas provisionales. Lo urgente es arreglar el drenaje colapsado. La reconstrucción de escuelas y casas ha sido lenta. Un palacio municipal no es lo todo”, expresó el alcalde electo.

Resaltó que ha solicitado al INAH un informe de avances en inmuebles históricos como la casa de cultura, la alcaldía, la parroquia principal y la biblioteca.
Recalcó que la prioridad son las escuelas, las viviendas y la salud de los ciudadanos, afectada porque 80 por ciento del drenaje está dañado.

Una alternativa que propone para agilizar la reconstrucción es obligar a las 14 empresas eólicas establecidas en esta región a que “paguen impuestos municipales, porque desde 2005 no lo hacen”.
En San Blas Atempa, el munícipe saliente, Augusto Acevedo Osorio, no esperó recursos federales ni estatales, y reparó la alcaldía con lo recaudado por el ayuntamiento.
El alcalde electo, Antonino Morales, afirmó que “más que un palacio municipal, urge la rehabilitación de escuelas y viviendas”.

Destacó que su administración privilegiará el tequio (trabajo colectivo no remunerado) en las labores de reconstrucción. Recordó que la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu) excluyó de sus censos a muchos damnificados, por lo que no han recibido ayuda,.

El palacio municipal de Ixtaltepec fue demolido. Óscar Toral Ríos, quien asumirá la alcaldía por segunda ocasión, habilitó un espacio provisional. Confió en que a finales de 2019 terminen la edificación del palacio municipal.
César Carrasco Vicente, presidente electo de Unión Hidalgo, donde 70 por ciento de las viviendas y el histórico palacio municipal fueron destruidos por el sismo, manifestó que trabajará en la biblioteca publica mientras llegan los recursos extraordinarios solicitados.

En esta comunidad hay cerca de 300 personas que no recibieron apoyos para reconstrucción. Tampoco hubo un segundo censo, como ocurrió en ocho municipios del Istmo, por lo cual el alcalde electo pidió a las autoridades atender esta demanda. “Las escuelas, las iglesias, las casas y el palacio municipal están en el abandono”, refirió.
En Salina Cruz, el munícipe electo, Juan Carlos Atecas, dijo que su prioridad será la prevención, pues el Istmo es una zona de alta sismicidad. Se elaborarán atlas de riesgo y programas de protección civil. La alcaldía local tampoco ha sido rehabilitada.

*La Jornada